Cuando el coraje gana: un joven con parálisis cerebral hará El Rocío en una silla monorueda

Antonio Luque en la prueba  para el camino de El Rocío.

Antonio Luque tiene 19 años y sufre una parálisis cerebral que le impide valerse por sí mismo. Sus capacidades están realmente limitadas y no puede comer, hablar ni andar. Gracias a la ayuda de sus padres y a su silla de ruedas, Antonio lucha por disfrutar de una vida donde las barreras se le presentan en cada esquina. Pero el coraje y la ilusión hacen que, por primera vez, este joven se embarque en la aventura de hacer el camino a El Rocío en una silla monorueda cuyo precio supera los 3.000 euros. Su familia y la Hermandad del Rocío de Córdoba ya se han puesto manos a la obra para recaudar fondos, ya que el coste se incrementa por los gastos que supone el alquiler de la caravana.

Esta iniciativa de Javier Luque, padre de Antonio, se enmarca dentro de DisCamino, un proyecto de integración de personas con necesidades especiales o diversidad funcional. A través de esta organización, que tiene su sede en Vigo, se intenta ayudar a estas personas a conseguir los retos que se proponen y a superar las dificultades que se encuentran. De hecho, DisCamino nació con el propósito de ayudar a personas especiales a realizar el Camino de Santiago en triciclos adaptados, y desde 2009 lo ha hecho en múltiples ocasiones: desde Roncesvalles por el Camino Francés o desde Sevilla por la Ruta de la Plata; incluso peregrinando desde Roma.

En esta ocasión, los DisCaminantes pretenden hacer el camino a El Rocío en calidad de peregrinos acompañando a la Hermandad de Córdoba, a pie, compartiendo camino con los romeros que acompañan al Simpecado de esta hermandad. Para ello, Antonio viajará en una silla monorueda especialmente diseñada para actividades de senderismo. Para su manejo hacen falta cuatro personas: tres porteadores y un conductor del vehículo de apoyo, que serán el padre de Javier y amigos.

Sin embargo, los costes de este camino son realmente altos para la familia de Antonio ya que la silla Joelette asciende a 3.776,98 euros y el alquiler de la autocaravana para 12 días es de 2.948,80 euros. Por ello, tanto la familia del joven como la propia hermandad llevarán a cabo diferentes actos benéficos para recaudar el mayor número posible de fondos. Para tal fin, DisCamino al Rocío 2018 ha difundido una cuenta corriente en la que todo aquel que lo desee pueda realizar una donación. Para mayor transparencia, las aportaciones se realizarán en la cuenta corriente de Acpacys (ES42 2100 4013 462200012221). Además, tal y como apunta Javier, tras realizar el camino a El Rocío, la silla se donará a esta asociación para colaborar en la labor que realiza.

Para Javier, este nuevo proyecto tiene una doble recompensa: “Ver la satisfacción íntima que les das a tus hijos cuando consiguen el reto y visibilizar esta situación. Que se sepa que siempre hay alguien dispuesto a ayudar. Que no sirve decir no a algo por tener una limitación”, explica el padre del joven. Javier cuenta, además, cómo desde hace meses llevan preparándose para esta aventura. “Desde DisCamino nos cedieron el pasado año una silla como la que utilizará Antonio y con ella hicimos los últimos 10 kilómetros de El Rocío y realizamos la Subida a las Ermitas”, cuenta Javier, quien agradece toda la labor realizada por la hermandad, que se ha volcado en ayudar “desde el primer momento”.

Por su parte, desde la Hermandad del Rocío comentan que “es un honor colaborar con este tipo de iniciativas” y que desde el primer momento se han mostrado “abiertos a cualquier tipo de propuesta”. Además, explican que tras reuniones de asesoramiento para un mejor desarrollo del Camino, se llevará a cabo “algún acto concreto para colaborar con este proyecto”, como la comida benéfica que tendrá lugar el próximo 24 de febrero a partir de las 13:00 en la calle Sánchez de Feria, 2 . “Somos la Hermandad del Rocío de la ciudad y todo cordobés que requiera de nuestra colaboración se encontrará con las puertas abiertas. Estamos muy emocionados con esta iniciativa y haremos todo lo que esté en nuestras manos para que sea la mejor DisCamino de todas las que se han celebrado”, concluyen desde la hermandad.

Antonio ha realizado el Camino de Santiago y ha participado en la Vuelta Ciclista a España 2016 y en la Vuelta Ciclista a Andalucía 2017. Las carreras populares también están ya en su palmarés. Pero nunca ha realizado el camino a El Rocío. Antonio no para. Quiere vivir. Y que entre todos le ayuden a conseguirlo.

Etiquetas
stats