Los Barrancos del Retortillo, una nueva joya medioambiental de la provincia que es protegida

Vista aérea de Hornachuelos.

El Consejo de Gobierno ha declarado este martes, a petición de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, un total de 13 nuevas zonas especiales de conservación en Andalucía (ZEC) de la Red Natura 2000 con funciones de conectividad ecológica e infraestructura verde. Estas zonas albergan una importante variedad y singularidad de ecosistemas, habiéndose identificado en ellas la presencia de hábitats y/o especies de interés comunitario. Se localizan en las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Jaén, Huelva y Sevilla, abarcando una superficie total aproximada de 13.368 hectáreas. Con la declaración de estas 13 nuevas, Andalucía cuenta en la actualidad con 176 ZEC que suponen más de 2,5 millones de hectáreas.

Los 13 espacios declarados son La Serrata de Cabo de Gata, en Almería; Punta de Trafalgar, Pinar de Roche y Corrales de Rota, en Cádiz; Los Barrancos del Río Retortillo, en Córdoba; Sierra Nevada Noroeste, Sierra de Baza Norte, Sierra de Gualchos-Castell de Ferro y La Malahá, en Granada; El Acebuchal de Alpízar, en Huelva; La Dehesa de Torrecuadros y Arroyo de Pilas, en las provincias de Huelva y Sevilla; Las estribaciones de Sierra Mágina, en Jaén, y el río Viar, en Sevilla.

Barrancos del río Retortillo

Entre los municipios de Hornachuelos y La Puebla de los Infantes (Sevilla). Comprende un tramo fluvial del río Retortillo y sus barrancos adyacentes y tiene como principal vocación la de servir de corredor ecológico en el ámbito de Sierra Morena. Está considerado como espacio complementario a la sierra de Hornachuelos para el lince ibérico, razón por la cual fue declarado como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), que son zonas de Europa designadas como tales por su potencial contribución a restaurar el hábitat natural. Además, es importante para especies como el lobo, la cigüeña negra, el buitre negro y el águila real, así como para especies de peces de interés comunitario como colmilleja, calandino, pardilla y boga del Guadiana.

Con esta declaración, todos ellos pasan a contar con una especial protección, al ser incluidos en el Inventario de espacios naturales protegidos de Andalucía e integrados, ahora como ZEC, en la Red Natura 2000. Su declaración es el resultado del compromiso del actual Gobierno de la Junta de Andalucía con la Red Natura y la firme intención de finalizar el proceso declarativo de la misma para preservar los valores ambientales y permitir además el desarrollo sostenible en los espacios protegidos con todas las garantías, todo ello enmarcado en su apuesta por la 'Revolución verde'.

Las 13 ZEC que se declaran no son coincidentes en el territorio con otras figuras de protección ni autonómico ni estatal, de manera que suponen una importante puesta en valor de los territorios y sus valores ambientales. La declaración de éstas incluye una cartografía de detalle de los límites de cada una de ellas.

APROBACIÓN DE LOS PLANES DE GESTIÓN

El Consejo de Gobierno ha aprobado también los respectivos planes de gestión, que contienen una caracterización general de la ZEC, la identificación de las prioridades de conservación, un análisis de las presiones y amenazas, los objetivos, las medidas de conservación y el sistema de evaluación. Los planes son las herramientas básicas que permiten a la Administración ambiental mejorar la eficacia y eficiencia de la gestión del espacio protegido en orden a garantizar la conservación de los excepcionales valores ambientales que alberga, aunque con su aprobación no se restringe el ejercicio de las distintas actividades en el espacio. Los planes establecen un sistema de evaluación y seguimiento, así como un procedimiento de revisión, que permiten una planificación adaptativa a la realidad existente en cada momento.

La administración y gestión de las ZEC corresponde a la Junta de Andalucía a través de la Consejería competente en materia de medio ambiente y para el desarrollo de estas funciones estará asistida por los Consejos Provinciales de Medio Ambiente y de la Biodiversidad que correspondan, de acuerdo con el ámbito territorial de cada una de ellas.

LA RED NATURA 2000 Y LAS ZEC

La Red Ecológica Europea Natura 2000 es una red ecológica coherente, basada en la Directiva Comunitaria Hábitats y compuesta por un conjunto de espacios de alto valor ecológico en el ámbito de la Unión Europea. Está integrada por los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), figura de protección europea que deben declararse y convertirse como zonas especiales de conservación (ZEC), una figura nacional.

En base a la presencia en los territorios de hábitats y de especies de interés comunitario (incluidos en la Directiva hábitats), las comunidades autónomas proponen estos espacios para su designación como LIC, competencia que corresponde a la Comisión Europea. Posteriormente, los Estados miembro a través de sus comunidades autónomas proceden a esta declaración y a la aprobación de sus planes de gestión.

Además de las ZEC, están las zonas de especial protección para las aves (ZEPA), que son declaradas por los Estados miembros y pasan a formar parte directamente de la Red Natura 2000. En Andalucía hay 63 ZEPAS, de las que 55 son coincidentes con LIC o ZEC, en su caso.

Estas figuras de protección pueden solaparse en el territorio con otras figuras amparadas por normativa autonómica (por ejemplo, los parques naturales) y/o la normativa estatal (como los parques nacionales). Por ejemplo, casi todos los parques naturales de Andalucía también están declarados como ZEC y ZEPA .

BENEFICIOS DE LA DECLARACIÓN

Con la declaración de ZEC se garantiza la conservación de sus valores ambientales, permitiendo para un territorio el reconocimiento europeo y una visibilidad de calidad, su puesta en valor y sus potencialidades como espacio protegido. Igualmente, se abren oportunidades para agricultores, ganaderos y silvicultores a través del nuevo Programa de Desarrollo Rural y las distintas líneas de Fondos Europeos, al tiempo que suponen grandes ventajas para los ayuntamientos y entidades de desarrollo rural. Finalmente, esta declaración permite generar oportunidades de financiación en materia de conservación, uso público, prevención de incendios y gestión forestal. Al tiempo, se dan condiciones para una mejor posición en el mercado de productos turísticos, artesanales, agrícolas, ganaderos y otros.

Todo ello facilita una mejor vertebración territorial y unos beneficios sociales y económicos mediante la generación de riqueza, la creación de empleo verde y la fijación de la población al territorio.

Etiquetas
Publicado el
29 de julio de 2020 - 07:45 h
stats