Los alojamientos rurales salvan el turismo de julio en Córdoba

Imagen de archivo de un ciclista en la montaña.

El turismo rural ha salvado la temporada de verano en Córdoba. Según los datos de ocupación extrahoteleras publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística, la provincia ha batido récords de ocupación durante el mes de julio, a la vez que se ha desplomado la ocupación en hoteles y en otro tipo de alojamientos como apartamentos turísticos.

Así, según el INE, en julio se ha incrementado la ocupación del turismo rural cordobés. En la provincia se han alojado 5.150 turistas en los diferentes alojamientos rurales regulados (se estima que la cifra es mucho más alta en los no regulados). En junio de este año fueron un total de 3.289 las personas alojadas en este tipo de recintos. En julio del año pasado fueron 4.570 los turistas alojados en estos establecimientos. Esta cifra contrasta mucho con la registrada en el resto de alojamientos extrahoteleros, como apartamentos, donde se ha mantenido la tendencia andaluza y nacional.

La mayor parte de los turistas rurales en la provincia eran españoles, 4.370 frente a los 780 extranjeros. Eso sí, la cifra más espectacular es la de pernoctaciones. En total, han sido casi 20.000 las registradas en julio en este tipo de establecimientos, lo que deja una media de casi cuatro noches por persona, una cifra jamás registrada en este mes del verano cordobés.

La pernoctaciones extrahoteleras en Andalucía caen un 45,6% en julio y los viajeros un 37,8%

Los alojamientos extrahoteleros --apartamentos, campings, alojamientos de turismo rural y albergues-- en Andalucía han registrado durante el pasado mes de julio un total de 1.328.327 estancias, lo que supone una bajada del 45,67 por ciento con respecto al mismo periodo del pasado año, y los viajeros han descendido un 37,87 por ciento hasta los 350.312, según recoge la estadística sobre alojamientos extrahoteleros que ha difundido este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el caso de los campings, se contabilizaron en el mes de julio un total de 153.891 viajeros, un descenso de un 20,2 por ciento en comparación con el mismo mes de 2019. Se realizaron 554.507 pernoctaciones, un 26,33 por ciento menos en la comparación interanual.

La estancia media registrada en los campings fue de 3,60 días. En Andalucía había en julio 136 camping abiertos, con un total de 78.329 plazas y había 1.267 personas empleadas. La ocupación fue del 31,04 por ciento por parcela y del 37,81 por ciento en fin de semana.

En cuanto a los apartamentos turísticos, sumaron el pasado mes de julio 147.737 viajeros frente a los 311.052 del mismo mes del pasado año, un 52,51 por ciento menos; mientras que las estancias han disminuido un 60,1 por ciento, con un total de 590.506 en julio de este año.

La estancia media en apartamentos turísticos en la región fue 4 días. En Andalucía había en julio 18.875 apartamentos, con un total de 77.506 plazas, y el personal ocupado era de 3.935 personas. El grado de ocupación por plaza fue del 24,51 por ciento, y del 28,17 por ciento en fin de semana.

Por su parte, los alojamientos de turismo rural registraron una caída del 10,2 por ciento en los viajeros, hasta los 43.966; y una bajada del 18,92 por ciento en las pernoctaciones, hasta las 169.118.

La estancia media de los viajeros en los alojamientos rurales fue de 3,85 días, y se estima que había 2.330 establecimientos abiertos, con un total de 18.986 plazas. El grado de ocupación por plaza fue del 28,65 por ciento, y en fin de semana del 38,05 por ciento. El personal empleado ascendió a 3.136 personas.

A los albergues andaluces llegaron en julio 4.618 personas, lo que significa una bajada del 69,32 por ciento frente a las 15.048 del mismo mes de 2019, e hicieron un total de 14.196 pernoctaciones, un 78 por ciento menos que las que se produjeron el año anterior.

La estancia media en los albergues fue de 3,07 días, y los nueve centros abiertos tenían disponibles 1.886 plazas, así como 200 empleados.

A nivel nacional, las pernoctaciones en alojamientos extrahoteleros (apartamentos turísticos, campings, alojamientos de turismo rural y albergues turísticos) superaron las 9,9 millones en julio, lo que supone un descenso del 49,9% respecto a las 19,8 millones de pernoctaciones registradas en el mismo mes de 2019, según el INE.

Este descenso interanual, el menor desde que estalló la pandemia del coronavirus, es resultado de la disminución de las pernoctaciones de los españoles en un 19,4% y del desplome en un 77% de las realizadas por los extranjeros.

El número de establecimientos abiertos en julio aumentó respecto al mes anterior, al pasar 56.845 a 127.553, si bien esta cifra todavía es un 29% inferior a la de julio de 2019. Así, los establecimientos extrahoteleros abiertos en el séptimo mes del año representan el 66,8% de los existentes en total.

El total de plazas ofertadas en julio fue de 1.347.477, un 80,2% del total. Casi tres millones de viajeros se alojaron en algún alojamiento turístico extrahotelero, lo que supone el 60,3% del total de viajeros y el 50,1% del total de pernoctaciones estimadas hace un año.

Según el INE, el turismo rural fue el que más se recuperó en julio, con 430.000 viajeros que realizaron 1,5 millones de pernoctaciones, un 10% menos que hace un año.

Durante los siete primeros meses de 2020 se registraron 26,2 millones de pernoctaciones en alojamientos no hoteleros, un 61,7% menos que en el mismo periodo de 2019.

Etiquetas
stats