El fútbol al sol y a la sombra

Se ha escrito varias veces: en los últimos 30 años, la mayor inversión que ha hecho el Ayuntamiento de Córdoba ha sido para la construcción del Nuevo Estadio del Arcángel. Depende de quien dé la cifra, se puede hablar de más de 40 millones de euros (¡más de 40 millones de euros!) sin caer en el error. Esta cifra aún sería superior atendiendo a la construcción de un primer Nuevo Estadio del Arcángel que está a medio demoler (la Tribuna todavía se conserva) porque se construyó de aquella manera (mal, muy mal).

Hoy, el Córdoba ha vuelto a Primera División y todos nos hemos alegrado, algunos más que otros. Yo soy el primero que vibró con el gol de Uli Dávila y que se volvió loco con el asunto, que ya sabemos que tira más de lo sentimental que de otra cosa.

No obstante, y con la que está cayendo (sic), hoy hay que tener mucho cuidado con lo que es de todos. Y el Arcángel lo es. Hace años, el deporte cordobés (el que no es el fútbol) ya transigió con la retirada de una pista de atletismo que casi nunca se usó (estaba el Fontanar). Desde hace años también, se ha transigido con que el estadio lo esté usando una empresa que es privada en un régimen que podemos calificar como alegal: el Ayuntamiento mantiene desde hace décadas una cesión en precario al club que tiene casi más riesgos que ventajas.

El Córdoba ha subido a Primera y a todos nos han entrado las prisas. Es cierto que el estadio no cumple con los requisitos mínimos en cuanto a instalaciones se refiere como para que Cristiano Ronaldo se duche en unos vestuarios que tienen unas rajas por las que en una noche oscura se pueden ver las Perseidas. No obstante, esas obras de adaptación las debería hacer y hasta sufragar el propietario del edificio: el Ayuntamiento. De lo contrario, entramos en terreno pantanoso, por mucha prisa que tengamos.

Pero lo que no es menos cierto es que el edificio que más dinero le ha costado a todos los cordobeses no puede seguir siendo gestionando en un régimen extraño, en el que el propio concejal de Deportes, el histórico portero Miguel Reina, tiene que pedir permiso para poder hacerse una foto en el césped (permiso que fue denegado). Es urgente encontrar una solución, máxime cuando ahora sí medio mundo mirará a Córdoba, a un club que ya está en Primera después de tanto tiempo. Nos merecemos hacerlo bien.

Etiquetas
Publicado el
12 de agosto de 2014 - 08:48 h
stats