Los enemigos, los enemigos mortales y los compañeros de partido

"Hay amigos íntimos, amigos, conocidos, adversarios, enemigos, enemigos mortales y... compañeros de partido" (Giulio Andreotti)

En todos los partidos, cuecen habas. Pero en unos más que en otros.

Desde que Susana Díaz decidió adelantar las elecciones andaluzas, en un tiempo récord se ha desatado la madre de todas las batallas en el interior de los partidos políticos: la elaboración de las listas electorales. En ninguna formación, ninguna, está siendo pacífico el proceso.

Los militantes del PP asumen con más o menos resignación que la decisión de quién irá en las listas electorales es jerárquica. Sus militantes saben que la primera palabra la tiene el presidente provincial del partido, José Antonio Nieto, la segunda el presidente regional, Juan Manuel Moreno Bonilla, y la tercera y definitiva el presidente nacional, Mariano Rajoy, que es el que al final decide los cabeza de lista en los lugares más importantes. No obstante, batalla ha habido y la habrá. La está habiendo para ver quién acompaña a Rosario Alarcón en la candidatura al Parlamento andaluz, y se está desatando para saber qué concejales repiten y cuáles no en la lista de José Antonio Nieto al Ayuntamiento. Es en esta donde más cuchillos (en el sentido figurado de la palabra) se están desenvainando, y sobre todo donde más cuentas se están echando. El PP asume que por Córdoba puede obtener unos cuatro parlamentarios. La clave está en saber cuántos concejales obtendrá en el Ayuntamiento. Casi todas las fuentes asumen como imposible alcanzar los 16 actuales.

En el PSOE siempre ha habido guerras. Estos días, históricos militantes socialistas recordaban la frase aquella de "cuerpo a tierra que son los nuestros". La elaboración de la lista que acompañará a Isabel Ambrosio al Ayuntamiento de Córdoba no ha sido pacífica. La candidata, no obstante, ha conseguido mantener en los puestos de salida (los socialistas creen que en 2015 conseguirán más de los cuatro concejales actuales) a nombres de su confianza. Pero el aparato del PSOE sigue mandando y mucho. Nombres como los de Mar Téllez en el número tres de la lista lo demuestra. Más pacífica está siendo la elaboración de la lista al Parlamento. Se asume que los primeros puestos los ocuparán Juan Pablo Durán, la consejera María Jesús Serrano, el actual parlamentario Jesús María Ruiz y la diputada Soledad Pérez. El PSOE cree que puede conseguir cinco parlamentarios y es en este tope donde más se está batallando. El exvicepresidente de Cajasur y exalcalde de Palma del Río, Salvador Blanco, es el nombre que más ha sonado para ser cinco. Pero al final parece que la batalla la ha ganado el alcalde de Montoro, Antonio Sánchez Villaverde. Mañana se reúne el comité provincial y decidirá.

Aunque el sonido de las explosiones de la guerra civil de Madrid se oye desde Córdoba, esta vez las disputas de IU para la elaboración de las listas no están siendo tan intensas. Quizás por que la batalla se libró un mes antes, con la dimisión del coordinador local Galileo Florido. Quizás por que el coordinador provincial Pedro García ha firmado la paz con la línea más dura del PCE en Córdoba (lo que no significa que García no sea de la línea dura del PCE). IU ha decidido elaborar las listas por primarias y que voten sus militantes y simpatizantes. Es una elección democrática, pero los militantes ya saben (y muchos así lo quieren, ojo) de la simpatía de la dirección para que Elena Cortés sea la número 1. Está por saber el nombre del número 2 (IU espera sacar al menos los dos parlamentarios actuales en las elecciones), que tiene que ser un hombre. Aquí, advierten muchos, puede haber "sorpresas". Pacífica parece también la lista al Ayuntamiento, donde cada vez está más claro que Alba Doblas será la número 2 de un Pedro García candidato.

Las encuestas señalan a Podemos como la futura tercera fuerza política en el Parlamento de Andalucía. La formación liderada por Pablo Iglesias ha convocado deprisa y corriendo unas primarias exprés. No obstante, el propio Iglesias ya ha señalado con el dedo a su favorita: Teresa Rodríguez. La gaditana ha pactado una lista con Equo, en la que estará el cordobés Pepe Larios, y ha incluido a otros dos cordobeses: el sociólogo de Puente Genil David Moscoso y Susana Luque. Tampoco están siendo pacíficas estas primarias. El sector que perdió las elecciones a dirigir Podemos en Córdoba, liderado por Manolo Ortega, ya ha acusado de "despotismo ilustrado" el proceso, a pesar de que en plena campaña provincial aseguró que se sumaba al proyecto de Teresa Rodríguez.

Compañeros de partido. Hay que temerles más que a los enemigos mortales. Miren lo que ha pasado en IU Madrid. Y esperen, que vienen curvas y en el PP y el PSOE, si se confirman las encuestas, pueden pasar muchas cosas. Atentos.

Etiquetas
Publicado el
8 de febrero de 2015 - 03:14 h
stats