Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

Los cofrades LGTBi piden paso

Los 'capillitas' virales de Sevilla.

0

A estas alturas de la película nadie se puede sorprender de que la Semana Santa y las cofradías son lo que son gracias, especialmente, al mundo LGTBi. Lo que son y lo que han sido siempre: un refugio en el que se han sentido realizados, útiles, necesarios e imprescindibles.

Todo el mundo lo sabe, lo tolera y lo comprende. La Iglesia también, pero ha mantenido un escueto silencio siempre y cuando el gay de turno no tuviese la osadía de decir alto y claro que lo era, o que sin decirlo lo demostrase de manera explícita. ¿Recuerdan el “guapa” que gritaban aquellos sevillanos vestidos de chaqueta al ver a su virgen? No hacían nada que no sintiesen o llevasen años expresando. Pero alguien les grabó con el móvil, lo subió a redes y todo se desmadró.

En Doña Mencía, un cura ha censurado una revista por que un antiguo hermano mayor hablaba precisamente de lo que supone no ser gay dentro de las cofradías sino decirlo. Censurado. Lean aquí una entrevista a la que poco más hay que añadir.

Sobre el papel, tampoco los divorciados pueden ser hermanos mayores o hasta presidentes de agrupaciones de cofradías, algo en lo que se ha mirado para otro lado. Por lo que admitir que uno es homosexual debe ser pecado mortal con pena de excomunión incluso. ¿Cómo se puede amar a Dios y a otro hombre, por favor? Tampoco las mujeres podían serlo. Ni eso ni costaleras. Y poco a poco, la cosa va cambiando.

Si por algo ha sobrevivido la Semana Santa a los poderes religiosos y civiles es por que es del pueblo. Y ha sido el pueblo el que ha decidido forjarla a su imagen y semejanza. Por eso no tengo duda de que llegará el día en el que el colectivo LGTBi acabe saliendo también del armario cofrade de una manera mucho más explícita que ahora. Por que, ¿alguien se ha parado a pensar que resulta profundamente inconstitucional que no te dejen representar a una cofradía solo por tu orientación sexual?

Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

Etiquetas
stats