Bellido toma el mando

En política, ya saben, importa mucho más lo que no se ve y lo que no se dice, que lo que se ve y dice. Y los políticos, ya saben, son un poco gallegos, que cuando dicen que suben lo que hacen es bajar. Es un poco como en el fútbol, cuando el presidente ratifica a un entrenador que lleva una mala racha. Basta que diga que "confiamos en el míster" para que el entrenador sepa que está despedido.

El pasado viernes, el teniente de alcalde de Hacienda, José María Bellido, convocó una rueda de prensa en la que anunciaba que iba a abordar "asuntos de actualidad municipal". De motu propio, habló de Aucorsa y propuso lo de la "investigación externa" sobre las averías si así lo pedían los trabajadores. Bellido se sentó solo ante los periodistas, extrañados por que esas explicaciones no las estuviera dando la presidenta de Aucorsa y portavoz del grupo municipal del PP, Ana Tamayo, que estaba en el Ayuntamiento pues acababa de asistir a la Junta de Gobierno Local. Como el presidente de un club, Bellido contestó que no había "ningún problema" dentro del equipo de gobierno y que todos estaban en el mismo barco.

En esa rueda de prensa, si algo quedó claro es que el Ayuntamiento de Córdoba tiene un nuevo hombre fuerte tras los últimos acontecimientos: José María Bellido Roche. El teniente de alcalde de Presidencia, Miguel Ángel Torrico, tiene un pie y medio en Sevilla. Va de número cuatro al Parlamento andaluz y es un hombre de confianza de Juan Manuel Moreno Bonilla. Pase lo que pase tras las elecciones del 22 de marzo, agotará el mandato como concejal en Córdoba y no repetirá en una lista electoral donde siempre ha acompañado al alcalde, José Antonio Nieto.

Tamayo, portavoz del grupo del PP, acaba de ser desautorizada tras la gestión de las averías de Aucorsa, y el primer teniente de alcalde, Rafael Navas, también ha sufrido un pequeño varapalo, al no ser incluido en la lista al Parlamento de Andalucía, aunque su nombre sigue sonando para formar parte de la candidatura a las próximas elecciones municipales. Luis Martín bastante tiene con apagar el incendio de la Gerencia de Urbanismo; y el resto de los tenientes de alcalde funcionan de una manera autónoma.

Bellido, que ha llevado las riendas de Hacienda durante el mandato, ha sido el bombero de este equipo de gobierno: apagó el incendio en la Gerencia de Urbanismo, metió un plan de ajuste en Aucorsa para reconducir su déficit y ha salido airoso de la gestión al frente de su delegación. Ahora, con Torrico casi en el Parlamento, muchos de sus compañeros concejales se han puesto de facto a sus órdenes, mientras el alcalde hace de alcalde.

¿Puede significar algo que haya cogido el timón municipal ante la próxima candidatura a las elecciones municipales? Sí y no. Ya saben: en público siempre se negará que el PP tenga ahora mismo ninguna alternativa a liderar el Ayuntamiento de Córdoba más allá que la que ejerce José Antonio Nieto, que además es el presidente provincial del partido. Pero en privado son muchos los populares que empiezan a mirar con buenos ojos a Bellido. Ya lo hicieron cuando Nieto se dejó querer cuando Rajoy decidía quien iba a ser el líder del partido en Andalucía. Ahora, vuelven a hacerlo. Pero aún es pronto para todo eso. Y el PP en Córdoba tiene mucha cantera.

Etiquetas
Publicado el
1 de marzo de 2015 - 03:41 h
stats