Así en el cielo como en la Tierra

José Luis Cuerda realizó una serie de películas entre surrealistas, absurdas o mágicas. Destaco "Así en el cielo como en la Tierra" porque en ella, Dios Padre, Fernando Fernán Gómez, decide enviar un segundo hijo a la Tierra ante la marcha preocupante del mundo. Pero Jesucristo, Jesús Bonilla, le convence de que no lo haga porque habría que reescribir la historia y le convence que lo suyo es que ponga en marcha el Apocalipsis. A ello se afana Dios Padre que prepara el Juicio Final. Pero en Córdoba parece que la derecha cuenta con dos hijos compitiendo entre sí para hacerse con el poder, y el resultado puede que también sea el apocalipsis.

Los encontronazos entre Masa Carreto y Mr. Chance Nieto rozan ya el absurdo o el surrealismo, porque magia, lo que se dice magia, destila poca. El último combate por el dominio del turismo cordobés, la única industria que mantiene el tipo, ha demostrado que, por mucha intermediación que se intenta, no se aguantan. Mr. Chance Nieto, con su paladín Terminator Navas decidieron cargarse a Vicente Carmona, luego a Federico Rodríguez Ardila y hasta amenazaron con disolver el Consorcio de Turismo si no se les dejaba mangonear a sus anchas. Masa Carreto se ha visto obligado a tragarse varios sapos, pero nunca ha aceptado que el niño Nieto le mandara.

Masa Carreto estuvo prudente, pendiente de las elecciones autonómicas y el previsible dominio absoluto del PP en las tres administraciones públicas, y aceptó aquello del Centro de Convenciones en el Pabellón Cajasur. Cuando se confirmó que Griñán seguiría mandando en la Junta, le faltó tiempo  para chivarse que el proyecto era responsabilidad del alcalde y que él no tenía nada que ver. Algo de un año después, la parte empresarial ha cuestionado el poder pepero en Capitulares al evitar la privatización de los puntos de información turística y obligar al nombramiento de un nuevo gerente, a pesar de que haya visos de irregularidades en el proceso. Eso de que el empresariado defienda lo público ha acabado por levantar las iras del equipo de la gaviota, que amenazan de nuevo con romper el Consorcio de Turismo si no se le deja mandar.

Ya desde la época de Cleopatra Aguilar, Mr. Chance Nieto se enfrentó a masa Carreto por el apoyo que prestaba a la alcaldesa, obstaculizando su oposición. Y es que el estilo populista de la neosocialista daba juego a personajes como el líder empresarial sin empresa conocida. El desprecio y la falta de respeto entre uno y otro eran conocidos, pero nadie podía pensar que cuando Mr. Chance Nieto ocupara el sillón de Capitulares, los enfrentamientos se multiplicaran. Es cierto que desde el gobierno municipal se ha pretendido convencer al empresariado que bajar los impuestos es, por ejemplo, subir el IBI un 10%, o el resto de impuestos o tasas entre el 1 y el 3 por ciento. Que desde Ceco se siga afirmando que nada ha mejorado para la empresa cordobesa, no es solo una apreciación justa sino que es comprobable por cualquiera que atienda a los datos y no a la demagogia, al argumentario de partido o a la intoxicación informativa.

Mr Chance Nieto no ha conseguido el apoyo de los empresarios representados por el Masa Carreto a su plan de desempleo, e incluso ha llegado a valorar como interesante el pastiche preparado por el Padrino Durán. No puedo sino recordar como José Luis Cuerda, en otra película (Amanece que no es poco) del mismo tono que la que he titulado la entrada, nos presentaba a Luis Ciges y a Antonio Resines acostados juntos y diciendo el primero al segundo: "¿Me respetaras? Está claro que entre los dos representantes de la derecha cordobesa no hay ningún respeto y que esto no es bueno para la ciudad.

Mientras seguimos teniendo cerrado el Centro de Recepción de Visitantes, sin que sepamos qué planes ocultos hay para su gestión. El vecindario no puede sino mostrarse sorprendido de que un equipamiento que costó tanto tiempo conseguir, en plena puerta de la Mezquita, siga sin abrirse y que el turismo siga sin contar con los beneficios de un equipamiento tan demandado. Claro que si desde el ayuntamiento se ha roto el consenso existente desde hace una década para instalar el Centro de Congresos en el entorno del río y del Casco, con más razón se sentirán legitimados para inventar qué hacer con el edificio de Juan Cuenca. Por no hablar de un alcalde convertido en mero delegado de su partido en Córdoba cuando justifica que el aeropuerto no se termine y se ponga en funcionamiento.

En definitiva, que hay partido. Que quien está cuestionando, y se ha convertido en la alternativa a Chance Nieto, es Masa Carreto mientras los representantes de la oposición de izquierda observan incrédulos el absurdo de la situación. Lástima que José Luis Cuerda no hubiera caído en hacer otra película que, en el caso de Córdoba, más que reír nos podría hacer llorar, ya que,  entre galgos y podencos, seguimos con 50.000 parados.

Etiquetas
Publicado el
19 de mayo de 2013 - 11:49 h