Bienvenido Mr. Marshall

Hoy se produce uno de esos episodios surrealistas de nuestra ciudad que nos hace inigualables. Los sindicatos mayoritarios celebran su manifestación-romería anual del 1 de mayo por la avenida de de la Victoria. Una hora más tarde, los sindicatos minoritarios realizan la suya particular, como si de la de Santo Domingo y la de Linares estuviéramos hablando, también por el mismo recorrido de partida. No ha habido forma de que se pongan de acuerdo, a pesar de la petición de diversas organizaciones sociales, porque los minoritarios consideran que los mayoritarios son partícipes de lo que ha sucedido en la pérdida de derechos laborales y sociales. Ante el desacuerdo, las citadas entidades han decidido aparecer tanto en una como otra, haciendo un sobresfuerzo de devoción romero-manifestante. Sin duda, el desencuentro es lo que explica la facilidad con que el gobierno de Manostijeras Rajoy, y los poderes de la banca y de la gran empresa, han podido destruir lo que tanto tiempo costó conseguir y de que los chicos de Mr Chance Nieto gobiernen la ciudad. Lo peor de todo es que mañana la noticia no será ni una ni otra manifestación.

Mañana la noticia es el inicio del mayo festivo con la cabalgata de carrozas que lanzarán centenares de claveles bajo la presidencia de Torrente Castillero. Es un mayo festivo que ya se adelanta al mes de abril con la Cata del Vino y con la romería de Santo Domingo y que se extenderá hasta junio. Es un mayo siempre esperado para el turismo, el negocio hostelero y el olvido de las penas, pero que en este año, de forma especial, esperamos la visita de un desconocido Mr. Marshall, debido al nombramiento de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Tras el fiasco de la nominación como Capital Cultural Europea en 2016, desde las fuerzas vivas de la ciudad, se está intentando convertir la Fiesta de los Patios en el elemento de desarrollo que nos dé identidad. Sin embargo, hay serias dudas de que realmente podamos articular la ciudad sobre una fiesta tan particular e íntima como los Patios, como si fueran unos Sanfermines o unas Fallas.

Mr. Chance Nieto se convertirá en unos días en el alcalde, que Pepe Isbert le perdone, de una Córdoba convertida en Villar del Río y, asesorado por los "Manolos" Morán que le rodean, pretenderá convertir la ciudad en una sucesión de actos folclóricos y festivos de la más genuina tradición. No sabemos si llegará a vestirse de corto y ponerse sombrero cordobés, pero ya se ha subido al púlpito del Mercado Victoria ("Os debo una explicación") para dirigirse al vecindario mostrando que este proyecto representa lo que pretende conseguir para Córdoba. De hecho ha conseguido que hoy tanto sindicatos como carrozas desfilen ante la antigua caseta del círculo, convirtiéndose en una gran baza publicitaria de su CO-10. Como sucede en la película, finalmente la explicación no se producirá y, en su lugar, se llama al vecindario, una vez más, a confíar en la promesa de los americanos, ... los chinos, los japoneses, los ingleses, los alemanes, los madrileños, los catalanes, ...

En estos días, los desahucios, los 50.000 parados, o los nuevos recortes quedarán para páginas de interior de los periódicos y para el rellano de informativos de radio y televisión. Hoy los medios de comunicación se centrarán en difundir una ciudad amable, vestida de faralaes, aunque el cartel del Mayo haya olvidado a la Chiquita Piconera. Pero que los "cordobitas" no se pongan nerviosos, porque hemos tenido a la mismísima baronesa Thyssen adorando a Julio Romero de Torres Estoy seguro que hasta los romeros sindicalistas acelerarán el paso para irse de cruces, o desandarán sus pasos para visitar el Mercado Victoria o la propia Batalla de las flores. En unas horas, como sucedía en Villar del Río, toda la ciudad parecerá una caseta enorme de feria. Seguro que Berlanga no sospechaba que Córdoba hubiera sido un buen escenario para su película o para cualquiera de Cifesa.

Pero, que nadie se venga abajo, que todo el mundo se "maquee" de mayo. El que quiera que elija el clasicismo, o el más atrevido, que emule el controvertido cartel de las fiestas. Que ensaye las palmas para las sevillanas y rumbas y que aclare su voz con un buen medio de la Sociedad de Plateros. Que no es tiempo de quejarse de los dos años de desempleo, de la falta de ayudas sociales o de tener que ir a casa de la suegra a comer. Que da igual tener o no vivienda, o que se pueda desayunar todos los días, que ahora lo que corresponde es apuntar en una lista, en la plaza de las Tendillas, nuestras peticiones para Mr. Marshall. Que llega mayo y es hora de salir a la calle como si en Villar del Río estuviéramos, siguiendo a Lolita Caracuel cantando aquello de "americanos, os recibimos con alegría, ...".

Etiquetas
Publicado el
1 de mayo de 2013 - 11:57 h
stats