Bellido de los bosques

Ya tenemos en discusión el expediente de ordenanzas fiscales para 2013. El normando Bellido, aprovechando que se quedó de guardia algunas semanas durante el verano, asumió el papel de Errol Flynn y se quiso mostrar como Robin de Locksley, anunciando que iba a recaudar impuestos para repartirlos entre los necesitados cordobeses. Ya se había escuchado a Moisés Nieto comprometerse a que este próximo año ningún cordobés pagaría ni un euro más de impuestos, y que solo se subirían las tasas de los servicios deficitarios. De esta forma, abandonaban la teoría de la "congelación" convertida, por aquello del juego de palabras, en subida de IPC, ante las duras críticas recibidas el año pasado de Carreto, convertido en feroz espadachín al estilo de Basil Rathbone. En cualquier caso, el expediente definitivo supone una nueva subida de la presión fiscal por suave que esta sea, por lo que, por segunda vez, incumplen su promesa electoral.

Hablar de que no suben los impuestos no deja de ser una falacia, puesto que hay varios de ellos (plusvalías, vehículos, ...) que simplemente es imposible que lo hagan, porque están al tope de lo que marca la ley. Pero más trascendental es el engaño sobre el IBI de cabañas, chozas, posadas, herrerías y otros inmuebles del bosque de Sherwood, puesto que este año se mantiene la subida del 10% aprobada por el gobierno central. Teniendo en cuenta que es este el impuesto más cuantioso, con diferencia, en la recaudación municipal, mantener esa tremenda subida no es ningún favor a la difícil situación de las familias. Por otro lado, se está extendiendo su pago entre las parcelaciones en vía de legalización, además de que se prepara la subida de valores catastrales para los próximos diez años, que, mucho nos tememos, consolidará esa feroz subida.

Por otro lado, hablar de subir las tasas en servicios y empresas deficitarias es una falsa excusa. No se puede afirmar que Sadeco, Aucorsa, Imdeco o Cecosam son deficitarios para justificar subidas por encima del IPC en sus tasas. De ser así, habría que poner una tasa al servicio de información que no genera ningún ingreso y sí costes. El que es o no deficitario es el ayuntamiento en su conjunto, pero no se puede segmentar la realidad municipal. Sadeco, por ejemplo, deja de presentar déficit en cuanto el ayuntamiento le transfiere dinero suficiente para equilibrar su balance, ampliando las partidas de limpieza de vía pública, recogida de residuos y limpieza de colegios y edificios públicos. Lo que no subimos en las tasas lo complementamos con el dinero de los impuestos de todos. En cuanto decidiéramos bajar el coste del agua, hasta Emacsa entraría en problemas. Otra cosa, es que sea razonable que el servicio nos cueste tanto dinero (de sacarlo a oferta pública, se reduciría en un 25-30% con facilidad), por lo que es necesario estar a favor de controlar sus gastos, para no hundir al ayuntamiento, moderar los impuestos y mantener el servicio público.

Por esa razón, creo que ha llegado la hora de que lospartidos dejen de creerse que benefician al pueblo sajón mediante promesas permanentes de bajar impuestos. Les pasa a todos los que están en la oposición, pero cuando llegan al Castillo de Capitulares se encuentran con que ello les obliga a despedir personal, bajar salarios o reducir servicios. El vecindario se encuentra en que el "salario indirecto" que supone el acceso a servicios bonificados como el transporte público, la seguridad, la limpieza, los servicios sociales, etc. desaparecen cuando los ingresos del ayuntamiento decrecen sin control. Aunque, en primera instancia, puede ser agradable ver como los impuestos y tasas no suben en demasía, luego se convierte en un empeoramiento de lo que recibimos del ayuntamiento. En esa situación, quien mejor sobrevive es el que personalmente vive una situación más cómoda, y la padece quien necesita, más que nunca, de la ayuda del sector público. Por eso, Bellido de Locksley cuando juega a reducir los ingresos públicos, para que le aplauda Carreto, en verdad actúa como el Sheriff de Nottingham al servicio del Príncipe Juan. Esperemos que pronto regrese Ricardo Corazón de León.

Etiquetas
Publicado el
26 de septiembre de 2012 - 06:00 h