El Revival

.

Ah los noventa. ¡Qué época!

Esta semana nos han bombardeado las redes con arrebatos de nostalgia por la muerte de Kurt Cobain. Fue hace 23 años, creo. Ni siquiera hace falta que el aniversario sea redondo. Todos los abriles, Kurt vuelve a nuestras vidas, aunque sea sólo durante un estornudo. Y está bien que vuelva Kurt. Como que vuelvan la chaqueta Bomber, las botas Martens, las cazadoras vaqueras y las camisas de franela a cuadros, símbolos estéticos de aquella época dorada en la que se superó la falsa felicidad ochentera para caer en la autocomplacencia premilenio, la depresión de adosado y el pánico al efecto 2000.

Pero de estos ‘Comebacks’ tan saludables –al fin y al cabo la música y la estética son cíclicas-, el que más me interesa en estos momentos es el del House de los 90. Es un revival francamente interesante, con muchas aristas. Empezando por lo básico: ¿Realmente ha vuelto el House de los 90 o nunca se ha ido? ¿Puede la que fuera la música del futuro haberse convertido tan pronto en una reliquia sobre la que opere la nostalgia?

Personalmente, diría que el House es un género joven, saludable, que está entrando en una etapa adulta, pero cuyas claves más definitorias las fijó de un plumazo Larry Heard hace ya casi 30 años, y cuyas variaciones o subramificaciones han sido innumerables desde entonces. El resultado es una escena amplia y palpitante de una vida de la que difícilmente pueden presumir otros géneros recientes. No obstante, donde hay vida y surge un ADN, rápidamente hay replicación de células y se extingue la novedad.

La propia vuelta de Larry Heard el año pasado con un excelente EP y su retorno a los escenarios puede ser una de las claves para entender que, más que un revival, lo que se está viviendo es una nueva época de reconocimiento a los cimientos de un género que en los 90 era el rey de las pistas, pero que, con la llegada de los dos miles, vivió un periodo de desplazamiento. Desplazamiento interior, si se quiere, para llegar a donde está ahora, de nuevo en boca de todos.

Para hablar de todo esto hemos contactado con Tony 'Bruce Lee', miembro destacado de la escena barcelonesa precisamente desde mediados de los 90, ‘connoisseur’ de la música electrónica en todas sus vertientes y dueño de la tienda de discos Rhythm Control, en Barcelona. Tony es un amante del House noventero, algo fácilmente comprobable en su tienda y en sesiones como las que ilustra este post.

Bruce Lee tiene una visión nítida sobre el Revival del género: "Es que mola mucho más que la mayoría del House que se hace hoy en día. Es por eso que no paran de salir reediciones de cosas de los 90. Es difícil encontrar House hecho hoy en día que sea contundente y pistero sin que sea comercial o facilón, o esa es mi percepción", dice al respecto.

Lo cierto es que mucho House noventero se puede escuchar en el podcast que acompaña a estas líneas, grabado vinilo a vinilo el pasado 18 de febrero en directo en Razzmatazz, tras la sesión del gran Floating Points, y que da continuidad a la que publicamos en este blog hace unas semanas, firmada por Canela en Surco Djs.

Bruce Lee recuerda que su plan aquella noche era poner primero House y terminar con Techno, aunque, al ver que la sala que se encontró seguía repleta de seguidores de Floating Points, apostó exclusivamente por poner House y virar hacia el Techno en función de cómo se desarrollaba la noche.

"Tanto si hago un set de House como de Techno, me gusta poner cosas claramente de baile pero variadas. No me gusta poner toda la sesión el mismo tipo de música", dice el artista, que recuerda particularmente lo bien que respondió al público a temas como el de Club Skam 'Sometimes', del sello X-Masters. "Es un disco que salió el año pasado que puse entre mis favoritos de 2016 en mi blog, que lleva la vocal de Candi Staton You Got The Love", especifica.

Tony pasa hoy sus días rodeado de sus discos en la tienda y al cargo de su hija, que nació poco antes de que abriera el negocio. Compagina todo ello con su sello End Of Dayz y con el lanzamiento de un nuevo proyecto editorial que llevará el nombre de la tienda, y cuya primera referencia la firman Phran y la norteamericana Ivy Barkakati, con remixes de John Barrera, de Supply Recs. (USA) y el madrileño TR. El misterio sobre el sonido de esta primera referencia, y sobre si sonará como el House noventero lo dejamos para cuando vea la luz.

Mientras tanto, el propio Bruce Lee nos lleva de viaje a la época con este mix en directo, plagado de joyas noventeras, con un importante componente de espiritualidad, soul e instrumentación jazzera, claves del mejor House. Ese género que tomó el testigo del Disco como música soul de baile entre la comunidad afroamericana.

Etiquetas
Publicado el
7 de abril de 2017 - 10:17 h
stats