Las famosas 52 preguntas de la PAC (I)

Una vez que Bruselas ha fijado ya el marco de la Reforma de la Política Agraria Comunitaria ahora le "toca" al Ministerio de Agricultura, las

Comunidades Autónomas y las diferentes organizaciones agrarias y Cooperativas, las negociaciones para establecer cómo se va a aplicar esta política agraria en España.

Agricultura ha remitido a las distintas autonomías y a las organizaciones del sector, las famosas 52 preguntas, que titulan esta humilde columna, y la verdad es que el cuestionario es bastante amplio, para intentar resumirlo desde aquí, pero lo que sí es verdaderamente complejo, y máximo cuando hay intereses divergentes y distintos, en un Estado tan complejo y tan diverso como es el español. Son muchísimas las cuestiones que hay que abordar, y principalmente habrá que determinar que se entiende por explotación agraria verdaderamente activa,

y que actividades mínimas habrá que realizar.

Hay que pensar en que a pesar del efecto de la convergencia interna, (o sea, madrecita que me quede como estoy) a través de un modelo

de regionalización,

habrá que mantener un determinado nivel de producción específica, debido a que en muchas zonas rurales no hay alternativas, y digo yo que habrá que poner las medidas para reducir el riesgo de abandono, con toda la problemática social y medioambiental. Por no hablar también, de la importancia de muchas industrias relacionadas con la agricultura en esas zonas rurales.

Por supuesto que también habrá que compensar las desventajas que afectan a los agricultores de un sector determinado como consecuencia de las continuas perturbaciones que le afecten por el mercado correspondiente.

Así que cuanto mayor sea el porcentaje destinado a ayudas asociadas, menor efecto de convergencia al disponer de menos fondos para asignar a las regiones agronómicas.

Y una cuestión vital será determinar qué se entiende por agricultor activo, y no me estoy refiriendo a la famosa lista de personas jurídicas que serían excluidas del beneficio de las ayudas, como por ejemplo compañías que gestionan aeropuertos, ferrocarriles, suministro de agua, inmobiliarias, establecimientos deportivos o de recreo, me refiero a que se ve venir que se prepara un frontal ataque al pequeño campesino o pequeño agricultor, al que se está pensando en dejar fuera del sistema.

Miles de pequeños propietarios que simultanean su trabajo en la explotación con otras funciones, y que parece ser que no tienen derecho a ayuda, en la boca de las Organizaciones Profesionales Agrarias,

que tan sólo defienden al Agricultor a Título Principal.

Esto puede suponer la exclusión social del mundo agrario y rural de miles y miles de pequeños agricultores y ganaderos, que también pagan sus impuestos, y por cierto, más en índice porcentual que los agricultores a Título Principal.

La siguiente cuestión, también importante, que pregunta el cuestionario, es desarrollar los criterios que establezcan los Estados miembros, para el mantenimiento de la superficie agrícola en un estado idóneo para pasto o cultivo;

cual será la actividad mínima a desarrollar en las superficies naturalmente mantenidas, hablando de pastos y barbechos naturales, que en mi opinión, tienen que haber sido usados como factor de producción, para tener derecho a las ayudas. Si hay una dehesa o un pastizal, tiene que tener su carga ganadera adecuada para poder tener las ayudas oportunas. Por supuesto que habrá que establecer la carga ganadera mínima y los barbechos como parte de un sistema agrario de rotación, definiendo cuantos años sin levantarlo y que labores mínimas de mantenimiento.

En fin, la próxima semana hablaré sobre más cuestiones de este tema tan candente y con tanto significado para el campo cordobés,

por ejemplo de las 30 ó 40 regiones que se va a dividir el territorio para la convergencia de las ayudas.

Etiquetas
Publicado el
22 de julio de 2013 - 08:00 h
stats