N&B

Elena Cortés: “IU le ha dado un rumbo a la Junta que el PSOE no encontró en 30 años”

.

“¿Aquí vamos a hacer la entrevista?”. Manuel J. Albert refunfuña. Pero la consejera de Fomento y Vivienda Elena Cortés (Priego de Córdoba, 1973) ya se ha sentado en el pequeño murete de los jardines del barrio de Las Moreras. Cortés, consejera de Fomento y de Vivienda de la Junta de Andalucía, peso pesado del PCA en IU, ha escogido este humilde y populoso barrio de Córdoba. Y ya se ha acomodado al frío sol de mediodía del viernes 29 de noviembre, esperando las primeras preguntas.

Las grabadoras descansan en el centro de ese corrillo, improvisado y callejero, que componen los periodistas de CORDÓPOLIS, la impulsora del decreto antidesahucios de la Junta y sus dos asesores. Los vecinos de Moreras miran desde una distancia cómplice. A lo lejos, unos jóvenes reparan un coche, cuyos altavoces retumban. Más cerca, un grupo de jubilados que toma el sol mira con disimulo la escena. Al otro lado del parque, la ropa cuelga tendida de unos bloques de viviendas sociales limpios, ordenados y perfectamente integrados en la ciudad.

¿Por dónde empezar? ¿Relaciones de IU con su socio de gobierno, el PSOE? ¿Desahucios? ¿Respuestas a la crisis económica? Pero Alfonso Alba ya lo tiene claro.

PREGUNTA. Imagino que sabe cuál es la primera pregunta que le vamos a hacer.

RESPUESTA. Lo de la candidatura a la Alcaldía no, ¿verdad?

P. (Risas) Exacto. Eso es lo que muchos cordobeses se preguntan, si Elena Cortés va a ser la candidata de IU a la Alcaldía de la ciudad.

R. Sí, claro.

P. Bueno, a nosotros, los periodistas, nos lo preguntan mucho... Entonces... ¿va a ser la candidata a la Alcaldía de Córdoba?

R. Si me dieran un euro cada vez que me preguntan eso sería casi rica.

P. Replanteamos la pregunta: ¿Le gustaría ser la candidata?

R. No es un problema de gustar o no gustar. Yo creo que IU está haciendo un buen trabajo en la ciudad de Córdoba. Tenemos que hacerlo para recuperar una alianza de clase y de género con la ciudadanía y con las clases populares cordobesas. En eso es en lo que está ahora mismo la dirección local y yo espero que IU vuelva a ser el partido mayoritario de la ciudad porque haya sido capaz de establecer una alianza con clases populares y con las mujeres de clase y de género, y un modelo de ciudad claramente definido con la gente en unos momentos en los que hay que ser parte del conflicto, no ser neutrales desde la institución y defender claramente alternativas ante la agresión que están sufriendo los ayuntamientos, las ciudades y las clases populares. Y eso es lo que está haciendo IU y lo que hay que hacer. A partir de ahí, IU decidirá quien compone no sólo la cabeza de la candidatura, que es importante, sino qué equipo humano van a trabar para hacer verdad esa alianza por la ciudad de Córdoba.

P. ¿Tiene usted la impresión de que IU en Córdoba, en todas sus candidaturas tras el regreso de la Democracia municipal, siempre ha tenido una cabeza electoral muy reconocible, Rosa Aguilar, Julio Anguita..., y que eso ha sido lo que le ha llevado al éxito y a conseguir una sucesión de alcaldías? ¿Puede ser por eso por lo que ahora se le esté buscando a usted?

R. No, yo creo que lo que llevó al éxito primero al Partido Comunista y después a Izquierda Unida en esta ciudad no fueron los personalismos. Lo que llevó al éxito, en el sentido de que las clases populares se reconocían en un proyecto político, es precisamente el colectivo y que había un partido que formaba parte de la sociedad cordobesa. Luego vinieron alcaldes, efectivamente, que marcaron una época, fundamentalmente Julio Anguita. Que una ciudad como Córdoba tuviese un alcalde comunista y que éste dijese a las claras su opción por la clase marcó una situación. Pero lo importante de IU y del PCE es la capacidad de generar organización y colectivo. Creo que los personalismos son un absoluto error y un fracaso sin paliativos para una organización. Una organización tiene que tener líderes compartidos y sobre todo presencia en la calle, y ser líderes colectivamente en la ciudad. Si no, los proyectos no son transformadores.

Los personalismos son un absoluto error y un fracaso sin paliativos para una organización

P. ¿Qué pasó para que IU sufriese el batacazo electoral que sufrió en 2011 y cómo se podría recuperar esa posición que la formación tuvo en la ciudad?

R. A la vista está que hicimos muchas cosas mal. En un momento de estafa inicial no supimos, desde tiempo atrás, responder a los intereses de la ciudadanía. La gente no vio a IU útil para seguir proyectando un modelo de ciudad en unos momentos como estos. También tuvo que ver que el PP encandiló a muchas clases populares y trabajadores, que ahora bastantes se dan cuenta de que tal vez se equivocaron, que vieron a éste como un partido de cambio en una ciudad que llevaba mucho tiempo gobernada por IU. Fundamentalmente creo que agotamos un modelo de ciudad que se inició en la primera Corporación democrática, siendo alcalde Julio Anguita pero con una Corporación de concejales y concejalas muy destacada. Ese modelo se agotó. Y lo que hay que hacer es construir otro modelo de ciudad pero en el contexto en el que vivimos ahora. A cada realidad concreta, un análisis concreto. Y a eso es a lo que se está dedicando IU en Córdoba.

En 2011 agotamos un modelo de ciudad que se inició en la primera Corporación democrática, siendo alcalde Julio Anguita

P. ¿Coincide en el análisis de que gran parte de ese batacazo, que se explica, no hay duda, en la irrupción de Rafael Gómez Sandokán, pudo ser en parte culpa de algunos sectores de la IU de entonces que alimentaron a ese pequeño monstruo que los acabó devorando?

R. No, yo creo que lo de Sandokán es un elemento coyuntural ante una situación de crisis brutal para las clases trabajadores. La gente entendía que Sandokán hablaba su mismo lenguaje y entendió que Sandokán, con esa simbología que tiene, podía ser útil. Simplemente eso. Sandokán es una persona de esta ciudad muy conocida y algunas clases populares entendieron que iba a luchar y trabajar por ellos. Y por eso lo votaron.

La gente entendía que Sandokán hablaba su mismo lenguaje y que podía ser útil

P. ¿Se sigue implicando mucho en Córdoba?

R. Hombre, es mi ciudad.

P. Sin embargo, ahora también te preguntan mucho por Sevilla, por Andalucía y por si vas a ser la candidata de IU a la Presidencia de la Junta.

R. Es un clásico, sí.

P. ¿Verdad?

R. (Risas).

P. A esta pregunta le echamos dos euros. Y con eso podemos pagar la deuda.

R. Buenoooooo. ¿Qué deuda?

P. La de España.

R. Ojalá.

P. Elena, las reuniones del Consejo de Gobierno son secretas. Pero negociar unos presupuestos con el PSOE tiene que ser muy duro.

R. IU no negocia. IU elabora un presupuesto. Elaborar unos presupuestos para el año 2014 con 1.200 millones de euros menos es un trabajo duro. En eso hemos estado empeñados algunas semanas, con el objetivo de no privatizar servicios y de mantener los ensenciales para la ciudadanía, fundamentalmente educación, dependencia, salud y servicios sociales. Pero es duro, sí. Y es complicado. El PP no se lo está poniendo fácil a lo que ellos llaman el bipartito radical o el gobierno socialcomunista.

No es posible seguir deteriorando unos servicios públicos que ya lo están

P. En esa elaboración de presupuestos siempre se ha hablado que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, es una persona muy dura a la hora de entablar el contacto con la otra fuerza política.

R. Yo es que no he estado en el epicentro en el que se ha elaborado el presupuesto. He estado lógicamente en la Consejería y en la Dirección de IU. Ahí lo que hemos elaborado han sido cuáles eran las líneas rojas. Al final hubo una reunión entre Antonio Maíllo [nuevo coordinador regional de IU] y Susana Díaz donde IU lo que planteaba era que había que mantener el capítulo 1 [personal] de eduación y sanidad, y que sería imposible no mantenerlo. Así fue hasta el momento final, en el que se mantuvo el capítulo 1, porque no es posible seguir deteriorando unos servicios públicos que ya lo están. Yo quiero llamar la atención sobre que esa tasa de reposición del 10%: significa ni más ni menos que harían falta 500 trabajadores, 500 maestros de Historia, por ejemplo, y se van a convocar plazas para 50. Si no se hace con esa tasa de reposición, el Estado interviene esas oposiciones. Es preferible que no lo haga. Por lo tanto, hay un deterioro de los servicios públicos provocado por lo que llamamos troika. Es decir, Botín, Rajoy y Almunia. Botín, gran capital, Almunia la socialdemocracia europea y Rajoy la derecha europea. Lógicamente, el botín está en los servicios públicos y en los servicios públicos locales. De ahí todo lo que ellos llaman reformas estructurales. Eso es lo que tenemos que preservar desde Andalucía. Hay que preservar los servicios públicos y no entregarlos al capital.

Hay un deterioro de los servicios públicos provocado por lo que llamamos troika. Es decir, Botín, Rajoy y Almunia. Botín, gran capital, Almunia la socialdemocracia europea y Rajoy la derecha europea

P. ¿Es posible un presupuesto en 2015 con otros 1.200 millones de euros menos?

R. Cuando lleguemos a ese olivo, lo cavaremos, como dice Diego Valderas. Lo que sí es necesario es que para que este gobierno siga por el camino en el que vamos se produzca la movilización de la ciudadanía. El ataque es durísimo. Se están haciendo cantos de sirena de luces que vienen de no sé donde. No sé si están hablando del más allá o de encuentros en la tercera fase. No sé a que se refieren con eso. Sí sé a lo que se refiere Botín cuando dice que está entrando dinero a espuertas: a él, por supuesto. Lo que hace falta es concienciación y movilización por parte de la ciudadanía y que no venga nadie a robar o a intervenir una autonomía que conquistamos en la calle, y que logró el pueblo trabajador y las mujeres en una alianza clarísima para romper el guión que tenía escrito el centralismo español. Así que cuando lleguemos al presupuesto del 15 veremos, pero es necesario plantar cara y batalla con el pueblo en la calle.

Cuando lleguemos al presupuesto del 2015 veremos, pero es necesario plantar cara y batalla con el pueblo en la calle

P. ¿Cree que habrá adelanto de elecciones?

R. Creo que IU le ha dado estabilidad al Gobierno de una manera clarísima. Creo que IU le ha dado al Gobierno un rumbo en políticas sociales y alternativas que el PSOE no había sido capaz de encontrar en 30 años. Espero que se cumpla la legislatura. En cualquier caso, IU entrará en el contexto en el que estemos. Tenemos un buen momento para la formación, porque con mucha modestia y trabajo hemos demostrado que desde que llegamos al Gobierno no somos marcianos, que decían. Ojalá los elementos que estamos planteando se hubiesen llevado antes a cabo. No estaríamos en la situación en la que ahora estamos.

Hemos demostrado desde que llegamos al Gobierno que no somos marcianos

P. ¿Han sentido la presión de los militantes de IU en la elaboración de los presupuestos?

R. Constantemente. La presión del militante de IU es constante.

P. Al suelo que son los nuestros, que se dice.

R. No, no. No en ese sentido, aunque podría entenderse. La militancia de IU es muy crítica y formada, y orgullosa de que la formación haga las cosas y las haga bien, que esté al cabo de la calle, y que sea conflicto, y que sea gente. Los militantes de IU nunca pasan desparecibidos. Nunca. Afortunadamente, porque lo otro es la paz de los cementerios.

Los militantes de IU nunca pasan desapercibidos

P. Consejera de Fomento y Vivienda, sin apenas dinero pero legislando...

R. [Cortés interrumpe un segundo la entrevista y le pregunta a su asesor de prensa]... por cierto, hoy es viernes...

P. ¿Qué pasa porque sea viernes?

R. Nada, es que hoy hay Consejo de Ministros. Y hay posibilidad de un recurso a la Ley de la Función Social de la Vivienda...

P. Ah.

R. Bueno, perdón. Consejera de Fomento y Vivienda.

P. Comenta que el PSOE está asumiendo ahora políticas sociales que hasta ahora no había asumido...

R. IU le ha dado un rumbo al Gobierno que el PSOE no había encontrado en 30 años.

P. ... el decreto sobre la expropiación temporal del uso de las viviendas de las familias que están a punto de ser desahuciadas. ¿Cómo fue capaz el PSOE de asumir algo así e incluso de intentar capitalizar ese hito político?

R. El PSOE tiene que cumplir el acuerdo que firmó con IU. Y en el acuerdo que se firmó con IU que permitió el Gobierno venía negro sobre blanco que íbamos a tener un objetivo innegociable en la lucha contra los desahucios. Hablábamos de la necesidad de acabar con las viviendas vacías y deshabitadas. En la semana en que tomamos posesión nos pusimos a trabajar en ese decreto. El pacto se cumple sí o sí. No hay más remedio. Si no estaríamos en otra realidad. IU no va a estar en un gobierno para no cambiar las políticas, no va a ser comparsa y, por supuesto, no va a estar en un gobierno para no cumplir el acuerdo.

El pacto se cumple sí o sí. No hay más remedio. Si no estaríamos en otra realidad. IU no va a estar en un gobierno para no cambiar las políticas

P. Plan para que los parados de larga duración que vivan en viviendas sociales puedan pagar su alquiler a través de trabajos sociales. Esta medida ha sido asumida y aplaudida por otras formaciones políticas en el resto del país. ¿Está IU desde Andalucía marcando un camino a nivel nacional?

R. Sin duda. Estamos marcando el camino de que hay políticas concretas que son acertadas y entran en lo que de verdad la gente está sufriendo. Esas políticas no surgen por estar encerrado en un despacho si no por estar en contacto con las personas que viven en casas sociales y a demanda de gente trabajadora que sabe que lo público no es gratis y que cuesta mucho dinero. Pero lo público tiene mucha dignidad. Mucha más dignidad que los banqueros a los que se les perdonan 36.000 millones de euros. Esos trabajadores nos han pedido cómo pueden contribuir con lo público. A partir de ahí, sale el programa del alquiler compensado.

Lo público tiene mucha dignidad. Mucha más dignidad que los banqueros a los que se les perdonan 36.000 millones de euros

P. Eso es Vivienda. Pero, ¿y Fomento? No hay dinero para obra nueva, para nuevas carreteras, infraestructuras. ¿Corre riesgo Andalucía de sufrir un deterioro importante en su sistema de comunicaciones?

R. Andalucía se deteriora si seguimos con estas políticas de estafa financiera, económica y política, que protagoniza el bipartidismo con el cambio del artículo 135 de la Constitución Española. También la estafa que protagoniza el bipartidismo con el capitalismo monetario español que hace que se endeuden las familias por 600.000 millones de euros. Eso es lo que ha hecho una Andalucía dependiente y con una economía periférica. Y eso es lo que queremos cambiar estando y siendo gobierno. Respecto de las infraestructuras, lo que estamos haciendo es culminar lo que tenía un alto grado de ejecución. Andalucía tiene unas infraestructuras comparables a la de cualquier región europea, e incluso más. Tenemos más kilómetros de autovía por habitante que Alemania. Lo que se trata ahora es de acabar lo que tenga un alto grado de ejecución y de racionalidad: escala humana de las infraestructuras y mantener y conservar aquello que supone un patrimonio para los andaluces. En ese sentido, con modestia pero también con contundencia, el presupuesto para mantenimiento y conservación de la red viaria de Andalucía, que son más de 10.000 kilómetros, se ha incrementado notablemente. Hemos pasado de 45 a 51 millones de euros porque hay que mantener lo que se tiene.

Andalucía tiene más kilómetros de autovía por habitante que Alemania

P. El dato de que Andalucía tiene más kilómetros por autovía por habitante que Alemania nos ha dejado planchados. ¿Es quizás ese uno de los motivos de que estemos como estamos, y con esa gran deuda pública?

R. La deuda tenemos que auditarla. Y ver qué deuda es legítima y qué deuda es ilegítima. Y no. El problema de Andalucía es la triple estafa que se ha gestado desde la última década del franquismo. Ese es el problema fundamental que tenemos. También haber hecho infraestructuras sin mirar en la escala humana, sino pensando en otra cosa. Creo que ahora hay que amoldar esas infraestructuras a la escala humana y a un objetivo social. Las infraestructuras tienen que tener una función social como el que tiene la vivienda. Si no, no sirven de nada.

Las infraestructuras tienen que tener una función social como el que tiene la vivienda. Si no, no sirven de nada

P. Infraestructuras y vivienda fueron el gran motor de la economía y la creación de empleo durante la burbuja inmobiliaria. Con una política centrada más en el mantenimiento y la reforma, ¿se puede generar el mismo volumen de empleo?

R. Espectacularmente se genera tres veces más empleo con la rehabilitación de vivienda que con la construcción de obra nueva. Tres veces más empleo, no estamos hablando de cualquier cosa. Se consigue un empleo de economía productiva, de pequeña y mediana empresa, que está en los territorios y no grandes empresas que subcontratan, y subcontratan, y subcontratan. Se consigue la mejora del confort y calidad de vida del parque residencial andaluz. Y permite un elemento importante: que todos aquellos jóvenes que han sido formados en la rehabilitación y la eficiencia energética tengan empleo. Y también la incorporación de mujeres al proceso de rehabilitación de vivienda. La realidad del sector de la construcción es que una abrumadora mayoría del empleo que se generaba era masculino. Y con la conservación de las carreteras, exactamente igual.

Espectacularmente se genera tres veces más empleo con la rehabilitación de vivienda que con la construcción de obra nueva

Otra cosa: la deuda pública no se dispara hasta el año 2010. Son todos los procesos de rescate bancario los que disparan la deuda pública.

P. Acerca de la deuda y del flujo del crédito se habla de la creación de una banca pública. También de un banco de tierras. ¿En este contexto se están abriendo vías en el contexto del cogobierno?

R. El banco de tierras no aparecía en el acuerdo de gobierno. Pero se refresca en el acuerdo cuando se nombra a Susana Díaz como presidenta. Su objetivo es la función social de la tierra. Ya aparece en los presupuestos de la Junta para 2014 con algo más de tres millones de euros que es el inicio de cómo efectivamente generamos un banco de tierras en Andalucía. Y la banca pública sí que está en el acuerdo. Se creó un grupo en el Parlamento donde se trabajó durante muchas semanas con el objetivo de crear una banca pública andaluza para dar crédito a la economía productiva y que permita también que pueda haber depósitos de las familias. Esto, hace 20 años no era tan impensable. Pero el bipartidismo entonces acabó con la banca pública. El proceso de bancarización de las cajas también lo hemos sufrido: cómo se han entregado a los bancos, que es capital privado, las cajas de ahorros, que eran de capital público. Independientemente de lo bien o mal que hayan actuado algunas cajas de ahorro. Pero se ha dejado al pueblo sin un instrumento bancario que permita dar préstamos a la economía productiva.

La banca pública no era tan impensable hace 20 años, pero el bipartidismo acabó con ella

P. Nos comentan que acaba de dimitir el secretario general de UGT Andalucía [la entrevista se realizó el viernes 29 de noviembre por la mañana]. ¿Qué ha pasado con los sindicatos para llegar a este punto? La corrupción se ha entreverado hasta llegar a donde no pensábamos que llegaría, como a un sindicato de clase.

R. En este caso lo que parece evidente es que ha habido una falta de control de dinero público. Lo que hay que retornar es al control y al cuidado de cada euro público que se destina a cualquier cosa. Y retornar al control de cada euro que se invierte o que sale del Gobierno. Es la gente la que paga con sus impuestos eso y hay que tener un absoluto cuidado y mimo con ese dinero: en qué se gasta, cómo se gasta, para qué se gasta. Hay que hacer controles porque lo otro no es tolerable. Independientemente de eso, los trabajadores necesitamos una herramienta que nos defienda, y esa herramienta son los sindicatos. Si viviéramos en una sociedad sin sindicatos esto sería una selva de individuos que batallan contra el capital. Aquí hay algo que se llama lucha de clases y los sindicatos son absolutamente fundamentales para defender a la clase trabajadora.

En el caso de UGT  ha habido una falta de control de dinero público. Lo que hay que retornar es al control y al cuidado de cada euro público que se destina a cualquier cosa

P. Pasa lo mismo que con los partidos, que son necesarios para que funcione la democracia pero a los que se les cuelan chorizos. Los sindicatos han tenido estos años atrás mucho poder y dinero, y parece que no han estado tan cerca de los ciudadanos como deberían.

R. Yo respeto que cada una de las organizaciones haga su proceso crítico o autocrítico de los momentos en los que vivimos. Y de como responder siendo un instrumento útil a la lucha de clases, a la defensa de los trabajadores y a hacer un reparto equitativo de la riqueza que se genera. La riqueza la genera el trabajo y los trabajadores.

P. ¿Cree que el PSOE ha sido lo suficientemente crítico consigo mismo por el caso de los ERE?

R. No. Me remito a lo que ocurrió en el voto de la comisión de investigación y del dictamen final que elevó el presidente, Ignacio García. Creo que no.

El PSOE no ha sido lo suficientemente crítico por el caso de los ERE

P. ¿Y es fácil gobernar con un partido que no ha hecho ese proceso?

R. Desde que IU forma parte del Gobierno andaluz ha llegado la regeneración democrática. La actuación del Consejo de Gobierno es transparente y está a la vista de todo el mundo. Planteamos que había que constituir una comisión de investigación que había sido negada una y mil veces por el PSOE cuando tenía mayoría absoluta. El pueblo andaluz, sabiamente, decidió romper el espinazo al bipartidismo en marzo del 2012 y consideró que IU debía tener más fuerza y tomar más decisiones. Creo que el bipartidismo es responsable de la situación en la que estamos.

P. Hace poco comentó le que parecía poco menos que alucinante que la Iglesia no pagase el IBI. Aquí, en Córdoba, tenemos quizás el símbolo de las demandas para que la Iglesia pague impuestos, como es la Mezquita. Hay incluso quien rechaza que el Cabildo pague el IBI al considerar que el edificio no es suyo. También se reclama que se pague el IVA por las entradas al monumento.

R. Tenemos que caminar hacia un estado laico de verdad. La Iglesia debe sustentarse con sus propios fondos. Y tiene que pagar impuestos como todo hijo de vecino. Pero yo hice esa comparación porque las viviendas sociales lógicamente pagan IBI. El Consejo Consultivo nos dijo que ese IBI lo teníamos que repercutir a los vecinos que viven en esas viviendas. De manera que la Agencia de Rehabilitación de Vivienda de Andalucía paga el IBI a los ayuntamientos y luego los repercute a los vecinos. Mi comparación es que cómo es posible que pudiendo haber una bonificación de hasta el 90% en el abono del IBI de las viviendas sociales los ayuntamientos no modificasen en sus ordenanzas sociales esa modificación. Es que es terrible que muchas familias pagan más de IBI que de renta. Es terrible que donde vive una gran parte vulnerable de la sociedad los gobiernos no respondan con medidas como esas. Y sin embargo, se excepciona el IBI, entre otras, a la Iglesia.

La Iglesia debe sustentarse con sus propios fondos. Y tiene que pagar impuestos como todo hijo de vecino

P. ¿Que las administraciones tomaran cartas en el asunto de los desahucios se debió a que la gente se organizara entre ellos?

R. Fundamental. Sin la gente organizada y en la calle, no se habría puesto en la agenda política un conflicto social como es el de la vivienda. Sin eso, no estaríamos donde estamos ahora mismo. Y sin eso el decreto de la Función de la Vivienda habría sido más complicado. Es necesaria la movilización de la ciudadanía crítica para que lo que era un conflicto social no formara parte de la agenda política.

Sin la gente organizada y en la calle, no se habría puesto en la agenda política un conflicto social como es el de la vivienda

P. ¿Pero de verdad está movilizada la gente?

R. Sí, ha habido huelgas generales, manifestaciones convocadas por los sindicatos en las que la gente ha respondido. Pero no se le puede pedir a la gente es que esté permanentemente movilizada. Ahora, que la gente ha entendido que estamos ante un cambio estructural y de época, y que se pronuncia cuando va a votar para que los gobiernos legislen para reequilibrar el desequilibrio que ha existido entre el capital y la ciudadanía, es evidente que se hace. Ahora, permanentemente movilizado no es posible.

P. A diario asistimos a manifestaciones. Nunca son muy masivas. Siempre es algún colectivo concreto. Pero parece que empieza a calar el pesimismo de que no se están consiguiendo los objetivos a través de la movilización en muchos casos. En otros como el caso de los desahucios estamos viendo que sí. Pero en otros, no.

R. No, no. Yo no coincido con ese análisis. Cuando aquí los sindicatos han convocado manifestaciones en contra de esta política de recortes y por la crisis, la gente ha respondido. Cuando ha habido manifestaciones contra la Lomce, la gente ha respondido. Las clases populares, los padres y los hijos, no mandaron a sus hijos a la escuela ese día de manera muy mayoritaria. Y acudieron a las manifestaciones de la tarde a decir que quieren un sistema educativo de calidad, público y gratuito. Yo creo que sí existe conciencia de que necesitamos defender y ser propositivos. Primero defender lo que mantenemos y seguir avanzando. Y la gente responde, la gente responde.

Cuando la gente se moviliza, hay consecuencias. Las hay siempre

P. Pero se viene un poco abajo porque la ley de la reforma educativa se aprobó antesdeayer, la reforma laboral está en vigor y la gente se está yendo despedida a su casa con 20 días de indemnización... A eso me refiero con que no se consiguen los objetivos y que al final cala la desmovilización y el pesimismo.

R. No estoy de acuerdo. Sin las movilizaciones, nosotros no hubiésemos sacado el decreto de la Función Social de la Vivienda. Sin las movilizaciones nosotros no hubiésemos podido plantear el que hay que hacer de las infraestructuras algo que tenga una escala humana. Ahora, otra cosa es que haya un partido político como el PP que gana con un programa las elecciones generales por mayoría absoluta y el voto de muchas clases populares que pensaron que iban a traer la prosperidad a esta tierra. Ese Gobierno es un gobierno ciego, sordo y mudo para las clases populares. Y que gobierna abriendo las puertas al capital que es la otra parte de la lucha de clases. Pero cuando la gente se moviliza, hay consecuencias. Las hay siempre. Si no, no seríamos dialécticos.

P. Quizás nos hemos vuelto impacientes.

R. Bueno, es que el momento es muy duro para mucha gente. Una crisis muy larga y una estafa muy larga. Pero la movilización siempre consigue cosas. Ahí está la historia de la lucha de la clase obrera.

[En ese mismo momento de la entrevista, el Consejo de Ministros está aprobando el anteproyecto de la Ley de Seguridad Ciudadana propuesta por el ministro del Interior Jorge Fernández Díaz y la consejera de Fomento añade:] Es tan evidente que la movilización sirve y es efectiva, que el PP y el poder nos quiere multar por hacerlo. El poder tiene mucho miedo a la movilización.

Es tan evidente que la movilización sirve y es efectiva, que el PP y el poder nos quiere multar por hacerlo

Etiquetas
stats