La Junta advierte que la nueva PAC pondría en peligro la sostenibilidad del sector

El delegado de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juan Ramón Pérez (dcha), en una finca de olivos.

El delegado de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juan Ramón Pérez, ha solicitado al Gobierno de España que escuche al sector agrario, y evite que Córdoba y Andalucía sean las grandes perjudicadas por la Reforma de la Política Agraria Común (PAC) que se está diseñando en Madrid. “La posición de la Junta y del sector agrario es unánime contra el Plan Estratégico Nacional de la PAC que se ha realizado de espaldas a Andalucía”, sostiene el delegado, quien añade que la nueva PAC “pondría en peligro la sostenibilidad del sector, ya de por sí perjudicado por la situación de pandemia”.

En una nota, Juan Ramón Pérez ha recordado que “Córdoba se juega mucho en esta PAC”, una provincia donde más de 40.000 ganaderos y agricultores cumplimentan anualmente la solicitud única, y que en la actualidad tiene la ventanilla abierta. Las ayudas directas superan en Córdoba los 290 millones de euros anuales, un apoyo esencial para la rentabilidad del sector y la fijación de la población en el medio rural.

Una reciente simulación efectuada confirma que la mitad de los agricultores y ganaderos de Córdoba perderían con el diseño que ha realizado el Ministerio de Agricultura de la nueva PAC, “ya que afectaría negativamente a más de 20.000 beneficiarios de la provincia y de ellos se reduciría en más de un 10% el importe de ayudas desacopladas que cobran actualmente unos 16.000 agricultores, un recorte que no es asumible por una provincia que tiene en el sector agroalimentario uno de sus principales motores económicos y sociales”, destaca el delegado.

Desde principios de 2019 se ha trabajado en la elaboración del Plan Estratégico Nacional de la PAC (PEPAC), cuya versión inicial se envió a la Comisión el diciembre pasado. La Junta de Andalucía ha defendido en todo el proceso de diseño unas posiciones claras, consensuadas con el sector a través de una

declaración institucional firmada con las Organizaciones Profesionales Agrarias y las Cooperativas Agroalimentarias.

“Andalucía apuesta por una PAC estable en el tiempo, que apoye la resiliencia de nuestras explotaciones agrícolas y ganaderas y de nuestra industria agroalimentaria y que refleje la amplia diversidad de territorios y sectores”, señala el delegado de Agricultura, quien matiza que “ni Córdoba ni Andalucía apoyan la versión inicial de PEPAC enviada por el Ministerio a Bruselas, ya que se trata de una versión que se ha realizado sin buscar el consenso con las comunidades autónomas ni el sector, y Andalucía se ha manifestado unánimemente en contra del mismo”.

Entre otras cuestiones el Ministerio ha incluido una fuerte reducción en las regiones que diferencian el apoyo a la renta en España pasando de 50 regiones a 20, una disminución del 60%. Esta disminución es aún mayor en los cultivos permanentes donde se pasa de 18 a solo 4, es decir una disminución de casi el 78%. para la Junta de Andalucía, esta drástica reducción no responde a la diversidad productiva andaluza y española y va a provocar que importantes comarcas agrarias tengan pérdidas que superarán, según estimaciones, el 10% en la ayuda básica a la renta.

Asimismo en los ecoesquemas, la principal novedad de la reforma, contempla la definición de unos tipos de superficies en cultivos leñosos, basados exclusivamente en las pendientes, sin tener en cuenta otros elementos como el tipo de cultivo o el suelo, que van a provocar igualmente una importante pérdida de niveles de apoyo a una gran parte de los olivareros de la provincia, aún cuanto los requisitos van a ser mayores. Esta pérdida superará, según estimaciones, el 30% en muchas comarcas.

Etiquetas
stats