Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Ni es exclusivo de la infancia ni impide hacer ejercicio: ideas falsas sobre el asma que hay que eliminar

Imagen de un aerosol.

La realización de pruebas específicas es “fundamental para certificar el diagnóstico de asma, ya que de cada tres pacientes con síntomas que pueden atribuirse a esta enfermedad, uno no la tiene, por lo que es muy importante realizar espirometrías con pruebas broncodilatadoras para aseverar el diagnóstico o descartarlo”, según ha afirmado el jefe del servicio de Neumología del Hospital Quirónsalud Córdoba, el doctor Luis Manuel Entrenas.

Tal y como ha indicado la institución hospitalaria en una nota, Entrenas ha explicado, con motivo del Día Mundial del Asma, que se celebra este martes y cuyo lema este año es 'Atención al asma para todos', que “nos queda mucha labor de diagnóstico y conseguir diagnosticar los casos de asma que no saben que tienen esta enfermedad”.

En este sentido, ha señalado que es importante estar vigilantes para reducir y prevenir las crisis, conocidas como episodios o exacerbaciones, y huir de “creencias equivocadas que no benefician a los pacientes”.

En este sentido, ha destacado que alrededor de esta enfermedad existen ideas falsas como que es una enfermedad de la infancia que se supera con la edad, que es infecciosa, que los asmáticos no deben hacer ejercicio o que sólo se puede controlar con dosis altas de corticoides, entre otras.

El especialista ha recalcado que el asma “puede aparecer a cualquier edad y no es una enfermedad infecciosa, sí que es cierto que las infecciones respiratorias virales como el resfriado y la gripe pueden provocar ataques de asma”. Además, ha indicado que “cuando la enfermedad está bien controlada, las personas con asma pueden hacer ejercicio e incluso practicar deportes de alto nivel, y se puede controlar en la mayor parte de los casos con dosis bajas de corticoides inhalados”.

El asma, que afecta al cinco por ciento de la población adulta en España, es una enfermedad inflamatoria de las vías aéreas que desencadena obstrucción bronquial y se manifiesta por dificultad al respirar, sensación de falta de aire, ruidos torácicos (pitos) y tos.

Puede ocurrir de forma aislada y limitada a las vías aéreas, pero con mucha frecuencia se asocia a manifestaciones en otros órganos del aparato respiratorio como la nariz (rinitis, rinosinusitis) o de otros sistemas, como la piel (dermatitis), especialmente en pacientes que asocian procesos alérgicos o inflamatorios.

Entrenas ha recalcado que el asma es “fácilmente controlable” con medicación, habitualmente administrada por vía inhalatoria, pero “solo un 30% de los asmáticos la toma”. La causa principal es la falta de adhesión a la medicación, se trata de una enfermedad crónica que requiere un tratamiento crónico pero en ocasiones, los pacientes se confían y abandonan el uso de estos medicamentos debido a la eficacia y potencia antiinflamatoria de los medicamentos.

El paciente no percibe la necesidad, pero pasados días o semanas, el proceso inflamatorio que estaba controlado, se reactiva y surgen de nuevo los síntomas, por lo que es preciso el uso de la medicación de rescate con frecuencia.

Hay un porcentaje de pacientes con asma, alrededor del cinco por ciento, que desarrolla asma de más gravedad, con gran impacto en su calidad de vida, con síntomas que afectan a las actividades diarias, al sueño, requerimientos elevados de medicación y frecuentes crisis, que a veces precisan atención hospitalaria y tratamiento con corticoides sistémicos.

Nuevos tratamientos

Existen novedades en la medicación de los pacientes asmáticos graves, según ha resaltado el especialista, gracias a la medicación con biológicos, que son fármacos que bloquean las señales biológicas entre las células que causan la inflamación en el asma consiguiendo evitar los ataques, las hospitalizaciones y mejorando el control de la enfermedad. Actualemente, “disponemos de cinco biológicos para diferentes perfiles de pacientes”.

El doctor Entrenas ha afirmado que la guía española para el manejo del asma recién publicada aporta la novedad de un anticuerpo monoclonal (tezepelumab), válido para la mayoría de los asmáticos, lo que lo diferencia de la medicación disponible hasta ahora, que sólo es efectiva en pacientes con una inflamación dependiente de los eosinófilos.

En primavera, al realizar mayor actividad en el exterior y aumentar la exposición a los alérgenos que hay en el aire, con un menor uso de mascarilla en exteriores, puede producir un aumento de las crisis de asma, por lo que ha insistido en la importancia de mantener un buen control de la enfermedad y así prevenir las crisis.

El Hospital Reina Sofía también alude a la importancia del diagnóstico precoz del asma para controlarlo

Asimismo, el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha señalado la importancia del diagnóstico precoz y correcto para poder comenzar un tratamiento adecuado cuanto antes. Así lo han apuntado profesionales de los servicios de Neumología y de Alergia, donde llegan los pacientes con asma derivados de otras consultas de especialista o Atención Primaria.

Tal y como ha indicado la Junta de Andalucía en una nota, cada año el hospital atiende a unos 4.500 pacientes con asma y, aproximadamente la mitad son asistidos en la sección de Alergia, donde se realiza un diagnóstico alergológico preciso y se indica inmunoterapia según su perfil de sensibilización, junto con la revisión exhaustiva de su tratamiento sintomático.

En el caso de Neumología, los especialistas atienden casos con asma grave mal controlado, en los que no se sospeche causa alérgica. El asma se caracteriza por la aparición de episodios de dificultad respiratoria (crisis o ataques), por obstrucción o estrechamiento de las vías que conducen el aire a los pulmones (bronquios) debido a una inflamación que hace más difícil el paso del aire al respirar.

Esto, según ha explicado la alergóloga Berta Ruiz, “da lugar a los síntomas y signos clínicos de sospecha de asma, como sibilancias o pitidos al respirar (el más característico), sensación de ahogo, tos (habitualmente seca y persistente) y opresión torácica (sensación de tirantez en el pecho)”.

En esta línea, el neumólogo Antonio Pablo Arenas ha detallado que “estos síntomas son intermitentes, variables en tiempo e intensidad y suelen agravarse durante la noche o al hacer ejercicio”.

Otros factores que pueden desencadenar o empeorar el asma es su aparición como respuesta a determinados estímulos que producen alergia: polen, ácaros del polvo, hongos, epitelios de animales, ciertos alimentos o exposiciones en el medio laboral, etcétera; las infecciones víricas (catarros); sustancias irritantes como el humo del tabaco, la polución ambiental, productos de limpieza, ciertos olores y emociones como la risa, entre otros, y medicamentos como la aspirina y sus derivados antiinflamatorios.

Enfermedad crónica

Se trata de factores que las personas asmáticas deben conocer, ya que es una enfermedad crónica, que puede afectar tanto a niños como a adultos. Según la Organización Mundial de la Salud, la prevalencia ha indo incrementándose y en la actualidad 262 millones la padecen. En España, afecta entorno al seis por ciento de la población adulta, aunque puede aumentar al 14 por ciento en algunas zonas.

Aunque hay diferentes niveles de gravedad, el tratamiento consiste en el uso de medicamentos llamados aliviadores (broncodilatadores) y, para disminuir la inflamación y mejorar el asma, hay que tomar de forma continua medicamentos controladores de la inflamación bronquial.

Alrededor del 60 por ciento del asma tienen origen alérgico, y según ha explicado la doctora Ruiz, “en las personas asmáticas en las que se demuestra que su enfermedad es debido a una causa alérgica relevante, y su asma no es grave y está adecuadamente controlada puede indicarse inmunoterapia con alérgenos (vacunas de la alergia)”.

Una correcta indicación de este tratamiento junto con el uso de extractos de calidad y buen cumplimiento permite al paciente reducir los síntomas y el uso de medicación, y en algunos casos curar su enfermedad.

Asma grave

En pacientes con asma grave, según han expresado los doctores Ruiz y Arenas, se están utilizando también fármacos biológicos que están dirigidos a tratar la inflamación subyacente mediante el bloqueo de diferentes proteínas implicadas en el desarrollo del asma.

En los últimos años, según han apuntado los especialistas, se han dado importantes avances en la investigación sobre los mecanismos implicados en la presentación de los distintos tipos de asma. Estudiando y definiendo ciertos grupos de pacientes con asma que tienen unas características clínicas o inflamatorias (fenotipo/endotipo) similares para encontrar tratamientos más personalizados para estos pacientes.

Actualmente están en investigación nuevos medicamentos biológicos con novedosos mecanismos de acción implicados en las vías inflamatorias del asma pendientes de probar su eficacia y seguridad, y que muy probablemente, en un futuro estarán disponibles para tratar a este tipo de pacientes.

Etiquetas
stats