La Consejería de Universidad destina 300.000 euros al Imibic

IMIBIC, Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba

La Consejería de Universidad, Investigación e Innovación ha consignado en su presupuesto de 2023 un montante de 2,64 millones de euros para financiar la actividad y funcionamiento de siete centros, fundaciones e institutos públicos o público-privados dedicados a la investigación biomédica en Andalucía. Esa inyección económica, que se enmarca en los convenios de colaboración suscritos con estas entidades, supone un incremento del 29,3% con respecto al ejercicio 2022.

Entre esos centros se encuentra el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (Imibic), que contará con una inyección económica de 300.000 euros. Este instituto sanitario, creado a partir de un acuerdo entre la Junta de Andalucía y la Universidad de Córdoba, está acreditado para la investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. Sus líneas de investigación abordan desde la biología molecular y celular, la biología estructural y computacional y la química, hasta la proteómica, genómica, bioestadística, espectrometría de masas y microscopía digital avanzada. Entre las líneas de actuación de mayor relieve destacan el estudio del envejecimiento activo y la fragilidad, la nutrición, las enfermedades endocrinas y metabólicas, las enfermedades inmunológicas, infecciosas y el trasplante de órganos, así como el cáncer y las patologías crónicas e inflamatorias.

Los 2,64 millones se transferirán a estas entidades a través de subvenciones nominativas anuales y están dirigidas a dotarlas de recursos para su estabilidad y consolidación, con el fin de favorecer sus líneas de investigación en áreas tan relevantes para el avance médico y la salud como la genómica, la oncología, la medicina regenerativa, la biomedicina, la nanotecnología o el campo de los medicamentos innovadores.

El consejero José Carlos Gómez Villamandos ha destacado que estos recursos responden al compromiso del Gobierno andaluz de “seguir fortaleciendo la investigación científica y tecnológica, teniendo en cuenta que la ausencia de recursos en I+D+I e innovación compromete el futuro de un país o una región, ya que genera deficiencias que se reflejan en pilares críticos como la educación, la estructura del mercado de trabajo o la productividad”. En ese sentido, ha querido poner el acento en el esfuerzo que se realizará el próximo año con el incremento de casi un 30% de los fondos que se venían aportando a estos centros. “Hemos querido poner el foco en este campo tan sensible y relevante para el bienestar y la salud de la sociedad andaluza como es la biomedicina”, ha apostillado.

Asimismo, Gómez Villamandos ha subrayado que, apoyando a estos institutos y fundaciones, también se apuesta por “la colaboración público-privada y la cooperación necesaria entre la universidad, las empresas y la Administración”.

Los centros e institutos destinatarios de este presupuesto autonómico se localizan en Córdoba (Instituto Maimónides de Investigación Biomédica), Granada (Fundación Medina-Centro de Excelencia en Investigación de Medicamentos Innovadores en Andalucía y Centro de Genómica e Investigación Oncológica), Málaga (Instituto de Investigación en Biomedicina y en Nanotecnología) y Sevilla (Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, Instituto de Biomedicina y Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa).

De esa cuantía global, la partida más voluminosa está reservada para el Instituto de Investigación en Biomedicina y en Nanotecnología de Málaga (BIONAND), que recibirá 600.000 euros. Este instituto sanitario de investigación, fruto del acuerdo entre la Junta de Andalucía y la Universidad de Málaga, es un centro de vanguardia en biomedicina y uno de los institutos acreditados en España para la investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. Se dedica al estudio, control y manipulación de materiales, estructuras y dispositivos a escala nanométrica, magnitud en la que se han demostrado propiedades diferentes de la materia que pueden ser de gran utilidad en el campo tecnológico y biomédico. Con ello es posible generar nuevos sistemas de diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Constituye un espacio de investigación en el que confluyen la química, la biología, la física, la ingeniería y las técnicas de microfabricación.

El Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (CABIMER), radicado en Sevilla e impulsado por la Junta de Andalucía, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y las universidades de Sevilla y Pablo de Olavide, contará para el desempeño de su labor con 465.000 euros. Realiza investigación multidisciplinar en biomedicina, que integra la investigación básica y la aplicada con la finalidad de traducir los resultados de los trabajos científicos en mejoras directas en la salud y en la calidad de vida de los ciudadanos. Sus grupos de investigación trabajan en biología del genoma y reparación de ADN, entre otros campos, y las enfermedades afectadas por estos estudios van desde el cáncer a las neuropatologías, pasando por la diabetes o la degeneración de la retina.

Al Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CABD), un instituto de investigación mixto de titularidad compartida entre la Junta de Andalucía, el CSIC y la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, se han asignado 410.000 euros. Está especializado en el estudio de la biología del desarrollo, abordando temas como la regulación de la información en el genoma, mecanismos de diferenciación tisular y morfogénesis, embriología molecular, división, señalización y envejecimiento celular, entre otros. Se ubica en Sevilla y su Departamento de Regulación Génica y Morfogénesis dispone del reconocimiento María de Maeztu, una distinción de excelencia científica otorgada por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Dicho departamento investiga con una gran variedad de organismos animales a los que aplica técnicas para describir y modificar las instrucciones del genoma y su organización, así como para analizar el comportamiento de las células.

El mismo importe también se destinará al Centro de Genómica e Investigación Oncológica de Granada (GENYO). Esta entidad, participada por la Junta de Andalucía, la Universidad de Granada y la farmacéutica Pfizer, tiene un carácter estratégico en la investigación genómica y oncológica y constituye un referente internacional en patologías oncológicas y autoinmunes, atrayendo el talento de destacados investigadores. Se trata de un espacio de investigación sobre la base genética de enfermedades, entre ellas el cáncer, así como sobre la influencia de la herencia genética en la respuesta del organismo a determinados fármacos. Destaca en diferentes campos como la biopsia líquida, la terapia génica y celular o la genética de enfermedades inflamatorias crónicas.

Otros 300.000 euros se han reservado para el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS). Impulsado por la Junta de Andalucía, la Universidad de Sevilla y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, su objetivo es llevar a cabo investigación competitiva de nivel internacional sobre las causas de las patologías más prevalentes en la población y el desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico y tratamiento. El IBIS desarrolla su investigación a nivel molecular o celular y tiene como finalidad la transferencia inmediata de los conocimientos a la realidad clínica, potenciando al mismo tiempo la investigación de calidad clínica y epidemiológica.

Por último, la Consejería de Universidad transferirá 272.000 euros a la Fundación Medina, una entidad público-privada entre la Junta de Andalucía, la Universidad de Granada y la compañía biofarmacéutica MSD, que se ubica en el Parque Tecnológico de la Salud de Granada. Esta institución se dedica al descubrimiento de compuestos y terapias innovadoras en enfermedades infecciosas, parasitarias, el cáncer y la neurodegeneración y es uno de los centros de cribado de alta capacidad de la red europea Eu-Openscreen-ERIC reconocida por la Comisión Europea como Infraestructura de Investigación Europea (ERIC), una infraestructura transnacional de excelencia. Además, cuenta con una gran experiencia en la investigación y desarrollo de productos naturales de origen microbiano.

Otras vías de apoyo a la investigación biomédica

Al margen de estas transferencias nominativas vía presupuestos, la Consejería de Universidad financia la investigación biomédica, y cualquier otra línea de trabajo en el resto de las ramas del conocimiento, a través de los diferentes programas de apoyo a la I+D+I andaluza que anualmente convoca en régimen de concurrencia competitiva.

Incentivos para impulsar proyectos de investigación, para favorecer la formación pre y posdoctoral de jóvenes científicos, para captar talento y consolidar trayectorias de investigadores ya consolidados (Emergia) o para promover el fortalecimiento de entidades de I+D (Qualifica) con el fin de que puedan obtener los sellos de excelencia en investigación Severo Ochoa y María de Maeztu. Esas son algunas de las líneas de ayudas a las que pueden optar estas instituciones y centros.

Precisamente, CABIMER ha captado casi 670.000 euros a través del programa Qualifica, que ha sido recientemente resuelto por la Consejería, que también ultima la segunda edición de la iniciativa Emergia y la convocatoria de proyectos de excelencia de I+D.

Esta apuesta de la Consejería de Universidad, bien mediante incentivos o bien a través de financiación para su funcionamiento, entronca con el esfuerzo inversor que realiza la Consejería de Salud y Consumo en esta materia.

Etiquetas
stats