Volver a la pista con el objetivo de “asentar al equipo donde merece”

Inicio de la pretemporada del Bujalance | BUJALANCE FS

Comenzar de nuevo, aunque con experiencia. El deporte sigue siendo uno de los pilares de la sociedad española y lo está demostrando conforme va pasando el tiempo. La pandemia originada por el Covid-19 hizo que las actividades deportivas se viesen suspendidas de un día para otro durante, al menos, cinco meses. Sin embargo, el esfuerzo de sacar adelante este hobby o empleo ha hecho que la mayoría de las disciplinas vuelvan con más fuerza que antes. Una de las más rápidas ha sido el fútbol sala y de hecho Córdoba está viviendo una de sus épocas doradas en el entorno masculino. Tras la permanencia del Córdoba Patrimonio de la Humanidad en la Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), el Bujalance logró la pasada campaña ascender a Segunda División B y se encuentra a las puertas de participar en la LNFS. Por ello, el conjunto rojillo quiere afianzarse en una categoría que merece por club y afición. “Trabajaremos para conseguirlo y veremos hasta dónde somos capaces de llegar”, explica su técnico Fermín Hidalgo a CORDÓPOLIS.

Y es que el equipo bujalanceño ha vuelto a la pista del Pepe Montalbán. La última vez que estuvieron en dicho pabellón, los de Fermín Hidalgo estallaron de alegría tras conseguir el ansiado ascenso en la tanda de penaltis decisiva ante el Alcalá de Guadaíra. “Los jugadores estaban con muchísimas ganas de volver a los entrenamientos, se presenta una ilusionante temporada deportivamente hablando”, explica un técnico que admite que los objetivos pasarán por mantener la categoría. “Tenemos ganas de que el balón eche a rodar y poder empezar a trabajar para demostrar hasta dónde somos capaces de llegar”, aunque “tenemos que tratar de asentar al equipo en la categoría” porque “es donde mínimo merece estar”, apunta el entrenador.

Sin embargo, esta vuelta no se ha podido producir antes. Por un lado, un integrante de la escuadra bujalanceña ha sufrido el Covid-19 y ha tenido que estar en cuarentena durante 21 días, siendo imposible realizar la práctica deportiva. Mientras tanto, el Bujalance no contaba con un protocolo sanitario que salvaguardase la salud de sus integrantes ante un posible contagio. Por ello, el equipo dirigido por Fermín Hidalgo no ha podido retornar al Pepe Montalbán con una mayor anterioridad. “Se retrasó el inicio de las competiciones por la falta del protocolo y ya fuimos atrasando el inicio de la pretemporada”, explica un técnico que alaba el trabajo realizado por la dirección deportiva. “Estamos muy contentos con la plantilla que hemos confeccionado” debido a que “van aumentar la competitividad del grupo, esperemos que cojan pronto los conceptos y el modelo de nuestro juego”, afirma.

Aunque el objetivo haya cambiado, las ganas y la ambición sigue siendo las mismas. La ciudadanía de Bujalance quiere volver a disfrutar del fútbol sala y eso pasa por volver lo más rápido posible a la LNFS. Por ello, Fermín Hidalgo quiere ir paso a paso, logrando lo antes posible la salvación. Sin embargo, para conseguir esto debe haber continuidad en la linea ascendente cosechada durante la anterior campaña. “Las sensaciones son muy positivas” ya que “venimos de realizar una temporada en Tercera División bastante buena, conseguimos ser un equipo bastante competitivo tanto dentro como fuera de casa y de ahí la buena línea de resultados que nos hizo llegar al play off y conseguir el ascenso”, asevera un técnico que verá como la entidad bujalanceña vuelve a la tercera división del fútbol sala nacional.

Etiquetas
stats