Nuevos tiempos y vista vuelta al producto nacional

Ekeng salta junto a un jugador del Levante. | MADERO CUBERO
El Córdoba, que utilizó a quince jugadores extranjeros de trece nacionalidades en su temporada en Primera División, se reconstruirá con una base de futbolistas españoles

Nuevos tiempos, nuevo reto y nuevas caras. Españolas, en su gran mayoría. El paso por la Primera División sirvió al Córdoba para dejar fijados un montón de récords. Uno fue el de mayor número de jugadores extranjeros en el plantel en toda su historia. Utilizó hasta quince futbolistas foráneos en las 38 jornadas del campeonato, tras un desembarco de cesiones desde distintas ligas que convirtió el vestuario blanquiverde en la terminal de un aeropuerto. Por la caseta de El Arcángel pasaron Ryder Matos (Brasil), Mike Havenaar (Japón), Aleksandar Pantic (Serbia), Adrián Gunino (Uruguay), Patrick Ekeng (Camerún), Fede Cartabia (Argentina), Bebé (Portugal), Nabil Ghilas (Argelia), Héldon Ramos (Cabo Verde), Edimar (Brasil), Rene Krhin (Eslovenia), Fausto Rossi (Italia), Zuculini (Argentina), Jonathan Bijimine (Congo) y Florin Andone (Rumanía).

De todos ellos, sólo el rumano Andone dejó huella por su rendimiento y, principalmente, por su talante luchador y honesto hasta el final de la temporada. El joven internacional, curiosamente, llegó con menos pedigrí que todos los demás integrantes de la armada extranjera blanquiverde. Había quedado libre del Villarreal tras una cesión al Atlético Baleares y se incorporó para reforzar al filial en Segunda B. Luego, en invierno, el serbio Miroslav Djukic le dio la alternativa tras los descartes de Havenaar, que se fue al Helsinki finlandés, y Xisco Jiménez, que salió cedido al Mallorca. Los jugadores se marcharon ya a sus clubes de origen, pues venían a préstamo, a excepción de Patrick Ekeng.

El mediocentro camerunés, que fue fichado del Laussana suizo, permanece con contrato en vigor en la disciplina blanquiverde. El técnico que llegue determinará si cuenta con él para el proyecto en Segunda División, que adoptará un perfil mucho más casero. También tiene firmados dos años más el rumano Andone, aunque el club podría desprenderse de él en el mercado veraniego si llega alguna oferta económicamente potente. Varios clubes británicos, entre ellos el Aston Villa, se han interesado por el punta, que también ha sonado como posible refuerzo del Espanyol. Sin embargo, su salida está supeditada a que el club de destino desembolse una cantidad que podría rondar los dos millones de euros. Así las cosas, el peso de los jugadores extranjeros se reducirá de modo drástico para el próximo curso. Junto a Andone y Ekeng, el Córdoba podría contar también con otro futbolista africano, el congoleño Jonathan Bijimine, que ha actuado en el filial de Segunda B y llegó a debutar en Primera en el último partido de la temporada, ante el Eibar en Ipurúa.

Etiquetas
stats