González pide garantías para vender

Carlos González, junto a Alejandro González y otros miembros del club | MADERO CUBERO

¿Qué ha roto la operación de compraventa del Córdoba CF? Tras la rueda de prensa ofrecida por Jesús León y Luis Oliver, en representación de la empresa Aglomerados Córdoba SL, la sociedad blanquiverde ha respondido con un comunicado en el que expone las razones que a su juicio paralizaron la operación, que se iba a llevar a cabo en la notaría Serrano, 1, en Madrid, en “cumplimiento a lo acordado en el contrato de arras firmado el 20 de diciembre”.

Azaveco, empresa que posee casi el 99 por ciento del paquete accionarial del Córdoba CF SAD, indica en esta nota los siguientes aspectos, textualmente:

“Que revisando los medios de pago, esta parte ha constatado que los cheques bancarios presentados no habían sido emitidos por la sociedad Aglomerados Córdoba sino por dos sociedades terceras ajenas a la operación.

Que cuando esta parte ha exigido la aclaración correspondiente, ha descubierto que ambos cheques provenían de un préstamo recibido por Aglomerados Córdoba de esas sociedades terceras.

Contraviniendo toda lógica y buena fe, en el contrato de préstamo firmado entre las referidas sociedades terceras y Aglomerados Córdoba se establecía como garantía para la devolución del citado préstamo, la pignoración de las acciones del CCF.

Azaveco, en el contrato de arras de 20 de diciembre acordó con Aglomerados Córdoba como garantía de los pagos aplazados, una condición resolutoria del contrato para que, en caso de impago, las acciones volviesen a poder de Azaveco.

Queremos enfatizar que en ningún momento a Azaveco se le había solicitado ningún tipo de autorización ni consentimiento para que las acciones del CCF vendidas fuesen utilizadas como garantía en una operación de financiación para la compra del Club, lo que deja, desde un punto de vista práctico, sin efecto la garantía acordada entre Azaveco y Aglomerados Córdoba por los pagos aplazados.

Esta parte ha descubierto este extremo al examinar la documentación soporte de los medios de pago aportados por Aglomerados Córdoba y no porque se nos hubiese informado de este extremo, el cual nunca habría sido aceptado por Azaveco.

Ante esta situación, Azaveco no tiene las garantías suficientes negociadas en su día y previstas en el contrato de arras, para continuar con la compraventa. Esta parte entiende que lo mejor para evitar cualquier inestabilidad futura respecto a las acciones del Club, como las acontecidas en otros clubes andaluces, y velando por los intereses del CCF, es paralizar la operación hasta que la parte compradora ofrezca de manera clara e inequívoca las garantías legales suficientes.

Azaveco garantiza que a día de hoy no ha recibido ninguna otra oferta por las acciones del CCF de terceros, como se ha dicho en determinados medios de comunicación de Córdoba. Instamos a que Aglomerados Córdoba proceda de manera ordenada a materializar la compraventa de las acciones del Club en las condiciones y las garantías pactadas de manera explícita e implícita“.

Etiquetas
stats