El extraño retorno a casa de Carrión

Carrión, en el banquillo de Reus | LOF

El del próximo domingo (18:00) será un partido especial para él. En cierto modo tendrá un significado diferente, si bien las circunstancias harán que poco importe ese hecho. Como casi siempre pero esta vez más. Porque la victoria será esencial para evitar una nueva recaída y poner tierra de por medio con el descenso. Sea como fuere, el choque con el Nàstic tendrá ese carácter diferencial para Luis Miguel Carrión. No en vano éste supone su regreso al que fuera uno de sus más duraderos hogares deportivos en su etapa como futbolista. El preparador blanquiverde vuelve al Nou Estadi ahora como rival, al frente de un Córdoba que trata de escapar del apuro que conlleva habitar en la zona baja de la tabla de Segunda A. Sin embargo, el retorno a Tarragona será en esta ocasión un tanto gris, ya que el técnico lo vivirá desde la grada tras ser sancionado con dos jornadas debido a su expulsión en la más reciente ante el Alcorcón.

La experiencia resultará en ese sentido poco grata para Carrión, que no tendrá opción de sentarse en el banquillo de un Nou Estadi que conoce a la perfección. El catalán disfrutó de uno de sus mejores momentos como jugador con el cuadro grana. Aunque lo hiciera sin una regularidad sobre el césped. Cierto es que el hoy entrenador del Córdoba disputó menos de diez choques en la 2003-04, pero esta temporada saboreó la miel del éxito con el ascenso del Nàstic a Segunda A. Una campaña después, ya en la categoría de plata tuvo ocasión de participar en casi una veintena de encuentros. Un dato que se vio rebajado en el siguiente curso. Aquel 2005-06 en el que el conjunto tarraconense logró un histórico salto a Primera al tiempo que su actual club intentaba escapar de la Segunda B. Precisamente en esa división llamó al que hoy es su técnico la entidad califal. Fue en el mercado de invierno de un ejercicio que acabó sin pase al play off. Éste sí llegaría en la 2006-07, en la que el preparador barcelonés disfrutó de otra celebración. Fue la que trajo consigo el retorno de la escuadra califal a Segunda A en El Alcoraz.

De la mano del Córdoba el que ahora es su entrenador gozó de una mayor regularidad en el campo. Tanto que fue uno de los jugadores cuasi indiscutibles del equipo que en esa época dirigía Pepe Escalante. Participó en casi todos los encuentros de ese curso y medio en que vistió la blanquiverde y que comenzó a marcar su futuro próximo, una vez que abandonara los terrenos de juego para iniciar su trayectoria como técnico. Por otro lado, Carrión vuelve además a Catalunya, su comunidad natal, como preparador tras dos experiencias con dispares resultados y sensaciones. El ex del Nàstic debutó en Liga al frente del conjunto califal en Reus y lo hizo de manera victoriosa (1-2). Pero el cambio de año supuso una crisis dentro de la cual el equipo cayó en Girona (2-0). Una vez terminados los tiempos de decaimiento, el adiestrador cordobesista buscará en su antigua casa un triunfo que ofrezca a su vestuario más oxígeno. Eso sí, lo hará desde la grada.

Etiquetas
stats