Ecos de Tokio: Los Juegos que nunca fueron

.

Hoy debería ser un día muy especial. La gran fiesta del deporte mundial. El inicio de un acontecimiento que cada cuatro años reúne al mundo entero en torno a alguna disciplina. Los mejores del planeta, reunidos con una máxima en mente; alcanzar la gloria. La llama debería haberse encendido. Y sin embargo, nada de eso será así. Una pandemia mundial propició que los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos para celebrarse del 24 de julio al 9 de agosto, tuvieran que cancelarse. La antorcha se apagó y las ilusión de centenares de atletas acabaron disipándose. Eso sí, solo temporalmente, pues la cita programó su fecha para el próximo año, concretamente, del 23 de julio al 8 agosto. Ahí se centran ya las miradas de los grandes protagonistas, entre ellos varios cordobeses, que este viernes deberían haber comenzado la competición por excelencia. Pero el Covid-19 lo paralizó todo. Habrá que esperar.

En efecto, entre la representación califal destacaba la presencia de Fátima Gálvez, la primera de todos los deportistas cordobeses en obtener plaza en Tokio. La tiradora se encontraba en plena fase de calibración final, por lo que la ambición es máxima en su caso. De hecho, la baenense parte con el propósito de alcanzar por fin un puesto en el podio, ya que será su tercera participación en unos Juegos, después del quinto puesto obtenido en Londres 2012 y el cuarto en Río 2016. Por tanto, como mínimo, a través de su mirilla únicamente apunta hacia el bronce.

Por su parte, otro de los que también tiene presencia asegurada, puesto que el Comité Olímpico Internacional ya anunció que reservaría las plazas ya obtenidas previamente, es el ex boxeador Rafa Lozano, en este caso en calidad de seleccionador. El doble medallista olímpico (Atleta 1996 y Sidney 2000) se encontraba en plena disputa del Preolímpico con la selección española justo antes de que toda la crisis sanitaria estallara definitivamente. Eso sí, pese a que la competición de Londres no llegó a finalizar, al balita le dio tiempo a asegurar la presencia de dos de sus púgiles. Son los casos de Gabriel Escobar y José Quiles, aunque podrían ser más en un futuro.

Así está el panorama para el olimpismo cordobés, aunque lo cierto es que todavía hay margen para que la presencia aumente aún más. En este sentido, ¿qué opciones tienen los no clasificados? A este respecto, las distintas federaciones deberán reubicar todos los torneos una vez que la situación se normalice. Eso sí, es muy probable que se programen ya con vistas a 2021, con el fin de que el pico de forma esté próximo a los Juegos. Por tanto, aquellos que necesiten marca tendrán más tiempo para alcanzarla. Así, la cordobesa que más opciones tiene en este caso es Julia Figueroa, en su caso por ranking internacional.

De hecho, la judoca, que ya estuvo en Río 2016, es actualmente la cuarta mejor luchadora del mundo en -48 kilogramos, y tiene cierta ventaja sobre su compatriota Laura Martínez, principal rival para arrebatarle la plaza. Al tiempo, entre esperanzas aguarda Carmen Avilés, quien, a sus 18 años, no descarta estar en el relevo femenino o mixto. De otra parte, el árbitro cordobés Antonio Conde deberá esperar para saber si es de nuevo designado para el próximo año en la modalidad de baloncesto. Por último, la nota agridulce la vivió Carlos Machado. El mejor palista español de la historia vio truncado su último sueño olímpico con el aplazamiento, pues éste era su último año con la selección española absoluta.

Etiquetas
stats