Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Y después del descenso... las secuelas del bochorno

Lance de un partido del filial cordobesista esta temporada | TONI BLANCO

Redacción Cordópolis

0

El partido Córdoba B-Mérida no ha terminado. Le queda aún un epílogo en los despachos del Comité de Competición, que tendrá que decidir las sanciones que recaerán sobre los protagonistas de los bochornosos incidentes que sucedieron al final del choque, disputado en el Estadio Municipal Ciudad de Lucena este domingo. El partido finalizó con el resultado de 1-2, un marcador que firmó el descenso a Tercera del filial cordobesista y condujo a los emeritenses a una plaza en el play out, por lo que aún pueden salvar la categoría. El histórico equipo extremeño logró la victoria en un final cargado de polémica, marcando dos goles en los últimos minutos. El último, después de que fuera anulado uno al Córdoba B y tras la expulsión del portero local. Con un jugador de campo bajo los palos, el Mérida lanzó la falta y selló la victoria. Después se desencadenó una batalla campal en la que intervinieron algunos jugadores, según reflejó en el acta el árbitro.

Ambos conjuntos necesitaban la victoria, que el Córdoba B tuvo agarrada durante muchos minutos gracias a un gol de Alberto Quiles en el 40'. El Mérida empató en el 93'. Después, el árbitro anuló a instancias de su juez de línea un gol de los locales por fuera de juego, lo que provocó una tangana sobre el césped que obligó a detener el partido durante varios minutos. Durante el descuento, el portero cordobesista, Marcos Lavín, fue expulsado por tocar el balón con las manos fuera del área -era la segunda amarilla-, por lo que tuvo que ocupar un puesto bajo los palos el centrocampista Esteve. Era la última jugada del partido y supuso el 1-2 para el Mérida, cuyo jugador Kike anotó en el lanzamiento de la falta. Y ahí se desató el caos.

El acta arbitral del Córdoba B-Mérida

El árbitro Fernández Vidal, del Comité Valenciano, consignó en el acta del partido los episodios acontecidos en el apartado de incidencias. En él señala al jugador blanquiverde Filip Jankovic, relatando que “una vez finalizado el encuentro el jugador se acercó corriendo hacía mi posición en actitud agresiva y amenazante, con clara intención de agredirme, teniendo que ser detenido por las fuerzas públicas antes de llegar hacía mi persona”. En los mismos términos se refiere al jugador Alberto Quiles.

En una ampliación de los incidentes, relata el árbitro: “En el minuto 94 de encuentro y tras anular un gol al equipo local, jugadores y miembros del cuerpo técnico del equipo local salen corriendo a protestar la decisión a mi árbitro asistente número 1. Tras esto, jugadores y miembros del cuerpo técnico del equipo visitante se acercan también a la zona donde ya nos encontrábamos mi árbitro asistente número 1 y yo, produciéndose enfrentamientos entre jugadores de ambos equipos y varias tánganas, teniendo que estar el juego detenido durante 5 minutos, por las continuas protestas hacia mí persona y hacía mi árbitro asistente 1, teniendo que intervenir la fuerza pública para poder reanudar el juego”.

https://twitter.com/Albertoquiles9/status/996000834289889281

Igualmente, refiere que “una vez finalizado el encuentro se acercaron hacia mi persona y la de mi árbitro asistente número 2 unas 50 personas, entre las cuales pudimos identificar a jugadores y a miembros del cuerpo técnico del equipo local, protestando la decisión comentada anteriormente del gol anulado en el minuto 94. Las fuerzas públicas se acercaron rápidamente hacia mi persona y la de mi árbitro asistente 2, teniendo que protegernos con escudos para que los incidentes no fueran a mayores. Tal y como se ha comentado anteriormente, entre dichas personas se encontraban los jugadores número 8 y número 10 del equipo local, que tuvieron que ser sostenidos por los agentes, cuando se acercaban de forma agresiva hacía nuestra persona”.

El acta recoge un episodio final: “Una vez que la policía pudo sostener la situación y rodeados por una decena de agentes, conseguimos abandonar el terreno de juego unos pocos minutos después, recibiendo salivazos mi persona cuando entrábamos por la bocana de vestuarios. Destacar que durante todas las incidencias redactadas, el delegado de campo D. José Carrasco Rivilla ha colaborado con el trío arbitral y con las fuerzas públicas, separando a jugadores y resto de miembros del cuerpo técnico, ayudando a que los incidentes no llegaran a situaciones más graves”.

El comunicado del Córdoba CF

Al mediodía de hoy lunes, el Córdoba CF ha querido mostrar su repulsa por los incidentes en el partido disputado por su filial, además de disculparse por el comportamiento de algunos de sus futbolistas.

https://www.youtube.com/watch?v=MpKdgg2Ay30

“El Córdoba Club de Fútbol, por la presente, quiere hacer pública su disculpa tras recopilar información sobre los hechos acontecidos en la tarde de ayer en el estadio Ciudad de Lucena, donde jugaron el filial blanquiverde y el Mérida AD en el que fue el último partido de la Liga de Segunda División B del Grupo Cuarto.

La entidad deportiva hace constar que bajo ninguna circunstancia está justificado el uso de la violencia ni en acción verbal ni física, por lo que condena cualquier efecto en ese sentido, mostrando su rechazo hacia lo sucedido.

La institución cordobesista, tras analizar los datos, contrastar informaciones y visualizar los vídeos recopilados que muestran lo ocurrido traslada su más sentido pesar por la imagen que proyectó nuestro equipo filial, un conjunto que hasta la fecha había liderado la estadística en juego limpio de su grupo en la categoría.

De igual manera, pide disculpas al colectivo arbitral, en especial a la figura del colegiado que medió en la disputa, Francisco Javier Fernández Vidal, por las molestias ocasionadas y los momentos vividos en el terreno de juego y tras la contienda.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=3&v=77x9mibsp-Q

El Córdoba CF quiere hacer constar que lamenta la actitud de algunos de sus jugadores del filial, que siempre habían mantenido un comportamiento intachable en el campeonato, dentro y fuera del terreno de juego, como el resto de sus compañeros de plantilla, y les invita a que reflexionen sobre lo sucedido con el propósito de que puedan enmendar su comportamiento.

De la misma manera, el Club reprocha la actitud de algunos jugadores del conjunto visitante, el Mérida AD, que, en gran medida, provocaron una situación que nunca debió de haberse producido tras increpar verbalmente y de manera insistente a los integrantes del equipo blanquiverde durante la disputa.

La entidad cordobesista entiende que el fútbol es un deporte donde deben primar los valores propios de una competición siempre bajo el correcto uso y cumplimiento de sus normas y con el respeto que merece cualquier rival y afición“.

Etiquetas
stats