Crónica

El Córdoba CF supera sus fantasmas

Victoria del Córdoba CF en Cádiz

0

La incertidumbre rondaba, en cierto modo, la visita del Córdoba CF al Cádiz B. Lo cierto es que había argumentos de sobra para vislumbrar un escenario positivo, teniendo en cuenta que se producía, además, la primera caravana cordobesista en el primer viaje del 2022. Eso sí, la lista de condicionantes no era escasa. Y es que los blanquiverdes eran conscientes de las dificultades que han encontrado en sus duelos como visitantes, y por si fuera poco, en esta ocasión se daba frente a un filial. Pero todo eso quedó atrás conforme el balón comenzó a rodar. Los de Germán Crespo hicieron sus deberes, dominando la contienda de principio a fin y dejando atrás unos fantasmas que hasta hace no mucho parecían casi inexpugnables. No obstante, el paso firme de este curso es superlativo. Otra lección más de orgullo y ambición.

El técnico granadino tuvo que confeccionar un once novedoso ante las numerosas bajas. De hecho, a las ya conocidas de Alonso y Cruz en defensa, quienes fueron suplidos por Visus y Gudelj, se sumaron en las últimas horas Casas y Perdomo en la línea de ataque, en ambos casos por Covid-19. Pero si algo ha demostrado este equipo es que cualquiera puede rendir al máximo nivel, virtud que está sabiendo exprimir Crespo hasta su máxima consecuencia. De este modo, el primer acercamiento del partido lo firmaron los califas, tras un disparo escorado de Fuentes que acabó en córner. Y de ese saque de esquina se sacó el segundo golpeo, en este caso en una internada de Ekatiz que también acabó repelida por Víctor Aznar.

La presión iba a ser el arma principal del Córdoba en los minutos iniciales, pues asfixió a los amarillos en la puesta en escena, y fruto de ello, además, llegó un robo que propició una contra en la que, tras trastabillarse el balón entre De las Cuevas y un zaguero local, apareció Willy para impactar un fuerte disparo lejano que se coló por toda la escuadra. El primero de la tarde ya estaba en la cuenta de los blanquiverdes. Una inercia que se mantuvo con el avance del crono. Fuentes probaría fortuna minutos después, aunque su golpeo se marchó lamiendo el poste. Sea como sea, el dominio estaba siendo claramente del Córdoba, tanto en posesión como en ocasiones.

Javi Flores, Bernal y De las Cuevas se hicieron dueños del centro del campo, moviendo el balón a placer ante la impotencia de un Cádiz B que no tenía más remedio que limitarse a defender con uñas y dientes. Sin embargo, fue mejorando progresivamente el equipo de Cifuentes, auspiciado, eso sí, por el cansancio de los de Crespo, cada vez con mayores dificultades para mantener las líneas defensivas tan altas. Aún así, Carlos Marín se mantuvo prácticamente inédito durante todo el primer acto.

El que sí iba a sufrir más fue Aznar. Mucho trabajo tuvo el meta, condicionado por una fragilidad defensiva notable. De hecho, el segundo pudo llegar en un mano a mano de Fuentes, que se plantó solo ante el meta, aunque éste sacó una mano providencial para evitar el gol. Pero, en segunda jugada, fue Javi Flores el que no falló, empalando con toda su fuerza el rechace y ajusticiando por segunda vez la portería gaditana. La comodidad en el juego de los visitantes propició cierta desesperando en el filial amarillo, que aumentó su dureza en el tramo final del primer acto, con no pocas jugadas fuera de lo legal. Así, el descanso era lo más necesario en un choque que estaba tomando un sendero muy tosco.

La pausa hizo que se volviera al guion inicial. Otra vez con el Córdoba al mando de todo, y no tardó mucho en ampliar su ventaja. Fuentes fue el encargado de materializar el 0-3 tras una grandísima jugada combinativa de los blanquiverdes. La fiesta no podía ser mayor para las decenas de aficionados desplazados a Cádiz. 

Los gaditanos intentarían cambiar la dinámica con una ristra de cambios ofensivos, dando lugar a un escenario más peligroso para los intereses del Córdoba que, no obstante, se mantenía con comodidad sobre el césped. Además, Crespo dio entrada entonces igualmente a varias rotaciones con el fin de dar frescura al plantel. Y las oportunidades, casi de forma monótona, siguieron produciéndose en el área amarilla. Una de las más peligrosas llegó por parte de Gudelj, quien se atrevió con una chilena tras saque de esquina, aunque el remate se marchó fuera por muy poco. El devenir del encuentro apenas tuvo incertidumbre. Los locales lo intentaron hasta el final, consiguiendo obligar al Córdoba a ponerse el mono de trabajo atrás. Y ni por esas causó estragos en la zaga cordobesista, firme y sin fisuras en todo momento. Con el compromiso ya visto para sentencia, un último chispazo de brillantez permitió a Luismi, el más listo de la clase al hacerse con un balón a la espalda de la defensa, convertir el 0-4. Así las cosas, el cuadro califa sigue sumando de tres, se hace fuerte lejos de El Arcángel y pone fin a un amargo historial frente a equipos filiales.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats