Como en casa, en ninguna parte: dos estrenos históricos

Jugadoras del Adesal en La Fuensanta. FOTO: MADERO CUBERO
El Adesal Córdoba y el AX Puente Genil debutan ante su público en la máxima categoría del balonmano nacional

Dos pabellones serán una fiesta este sábado. El de La Fuensanta, en Córdoba, y el Miguel Salas, en Puente Genil. Los anfitriones de ambas pistas afrontan su partido de debut en la máxima categoría del balonmano nacional. Nada menos. En la capital, el Adesal Córdoba encara su partido ante el Porriño en la División de Honor Femenina (17:00 horas). En la localidad pontana, el Ángel Ximénez recibe la visita del Gijón (18:30). Tanto en una como en otra entidad se confía en que el aliento del público, su presencia masiva en las gradas, provoque en los equipos el plus de competitividad necesario para alcanzar la primera victoria. Después de encajar en sus respectivos entrenos duros correctivos -el Adesal en Barakaldo ante el Zuazo y el Ángel Ximénez en Valladolid, ante el Cuatro Rayas: diez puntos de renta en contra unas y otros-, la misión es conquistar la primera alegría. Lo será el ver sus pabellones concurridos. Pero la sensación será plena si alcanzan su primer triunfo en la élite. Y en ello están.

Al Adesal se le han acumulado los problemas en forma de lesiones. La joven Alba Sánchez sufrió en la primera jornada una rotura fibrilar que la tendrá de baja por un periodo no inferior a tres semanas. No estará en la pista. Tampoco Esperanza López, lesionada de larga duración, algo que provoca una especial inquietud en el club por tratarse de una pieza básica. Sin la extremo canterana y la goleadora, el Adesal tendrá que exprimir al máximo el potencial del grupo para imponerse a un adversario incómodo, el Porriño. Con su campaña de abonos en plena ebullición después de haber firmado un acuerdo con el Córdoba CF por el que los socios blanquiverdes pueden sacarse el abono por sólo 5 euros, el Adesal confía en que La Fuensanta sea un hervidero.

En Puente Genil también sueñan con un lleno histórico en la instalación. Con más de 600 socios para el estreno en la Asobal, el Ángel Ximénez ha preparado con mimo su primer partido en el Miguel Salas, acondicionado para su nuevo rango. Después de la abultada derrota inicial, el AX Puente Genil considera pagada la novatada. El rival de esta jornada, el Juanfersa Gijón, es también un recién ascendido. "No quiero presión ninguna", ha manifestado Antonio Ortiz, entrenador del conjunto pontanés, aunque ha reconocido que los partidos de casa "son los que hay que sacar", por lo que perder con Gijón sería "un palo gordito", pero más allá de eso "hay que ir con tranquilidad".

Etiquetas
stats