“Tenemos la capacidad de salvar la categoría”

Florin Andone, delantero rumano del Córdoba CF | ÁLVARO CARMONA
Florin señala que su objetivo es “debutar en Primera e ir con la selección rumana” | “No me gusta sentirme sobrado”, asegura

Es una de las figuras emergentes de un equipo que mira al nuevo año con el mayor de los deseos de alcanzar un objetivo que por momentos parecía imposible y que todavía entraña una gran complicación. Atraviesa un momento dulce, pero es consciente del lugar que ocupa. “Nunca olvido de que estoy con gente profesional, que ha jugado muchísimos años en Primera y en Segunda. Yo soy un novato en esto. Estoy con muchísimas ganas de seguir mejorando en mis defectos, aprender de todo y poco a poco ver si puedo tener la oportunidad de tener minutillos”, expresa ese chaval que tanto gusta a Djukic y que empieza a entrar en los planes de un conjunto que aspira a mantener lo que tanto le costó lograr. Habla un perfecto español, tanto que cualquiera diría que nació en Rumanía -concretamente en Joldesti-. No en vano, Florin Andone lleva en España media vida. Tiene 21 años y un futuro por el que apuesta fuerte. Esta temporada, de entrada, consigue progresar y soñar con su debut en Primera.

Su principal reto no es otro que, precisamente, disputar sus primeros minutos con el Córdoba en Primera. “Sé que es muy difícil, pero mi objetivo es el debut, ir teniendo minutos y coger la experiencia que pueda”, indica. Con todo, muestra carácter de hombre de equipo y cuando es cuestionado sobre lo que pide para 2015 y para lo que resta de campaña asegura que “salvar la categoría, porque los deseos individuales son tontería”. “El equipo es lo que importa y si consiguiéramos el objetivo sería el mejor regalo que podríamos tener todos, la ciudad entera”, expone antes de añadir que “es muy difícil y hay que apretar los dientes todos y tirar para adelante”. Pero, ¿es posible la permanencia? “Creo que estamos haciendo las cosas bastante bien y en los próximos partidos tenemos tres rivales a los que se les puede sacar puntos. Estamos con muchas ganas y mucha ilusión. Es muy pronto para hablar de ello, pero creo que tenemos la capacidad de salvar la categoría”, indica.

En relación a la trayectoria del conjunto blanquiverde en el curso de su retorno a la máxima categoría del fútbol español, Florin apunta que “el equipo lo está dando todo, pero muchas veces por suerte o porque el rival es mejor no se consigue el triunfo”. “Es cuestión de ganar un partido en casa y rascar un puntito fuera y seguir así. La salvación es más que posible”, concluye después de insistir en que en los próximos encuentros, ante Granada, Rayo y Éibar, “hay que intentar sacar los máximos puntos posibles”. Lo cierto es que el rumano, que confiesa ser seguidor del Rapid de Bucarest y haber estado a punto de marchar a ese equipo tras su paso por el Atlético Baleares, piensa únicamente, en la actualidad, en blanco y verde. “Me encantaría cumplir el contrato -que es de tres años- y seguir aquí por mucho tiempo, porque es un club muy serio y me gusta estar aquí. Ojalá el equipo pueda mantener la categoría y seguir en Primera, porque lo que estamos viviendo este año es muy bonito”, afirma. En cuanto a su situación dentro de la entidad, con cada vez mayor presencia en el primer conjunto, tiene los pies en el suelo: “Es obvio que el día a día estoy con el primer equipo, pero soy jugador del filial, porque en mi ficha pone que soy jugador del B”.

“Mi objetivo es debutar en Primera, intentar coger experiencia, asentarme si puede ser e ir con la selección rumana. Si es con la sub 21, genial, y si es con la absoluta, pues mejor”, insiste al tiempo que señala tener claro que acudir con el combinado español “es imposible, porque hay muchísimo nivel”. El delantero, por cierto, conoce a la perfección lo que es vestir la elástica del cuadro nacional de su país, con el que jugó hasta edad sub 19. Por otro lado, sus 21 años no son sinónimo de falta de experiencia, pues en España ya militó en clubes como Castellón -donde llegó a debutar con el primer equipo-, Villarreal -en sus categorías inferiores- y Atlético Baleares, donde logró explotar y llamar la atención del Córdoba. También de otras entidades.

“Había otros intereses, también de Rumanía, de Primera, pero soy bastante joven y quiero seguir ligado al fútbol español. Quiero intentar llegar aquí a la máxima categoría y cuando el Córdoba se puso en contacto con mi representante no lo dudé”, desvela para agregar que en un principio “la idea era la cesión”. “Soy sincero. No quería volver a jugar en Segunda B y quería dar el salto a un equipo, mínimo de Segunda. Quería mejorar, pero se dieron las circunstancias que se dieron y estuve jugando con el B”, explica y asegura que por ese hecho no se arrepintió de firmar por la escuadra califal. “En mi mente siempre el objetivo era intentar hacerlo lo mejor posible para subir al primer equipo. He tenido mala suerte con las lesiones, pero ahora estoy súper contento y disfrutando del día a día del primer equipo y espero que sea así durante todo el año”, comenta.

La oportunidad le llegó al fin de la mano de Djukic, que ha contado con él ya en tres encuentros de Liga -aunque no jugó- y participó en los dos de Copa ante el Granada. En lo que a la relación con el técnico se refiere, ¿mejor con el serbio que con Ferrer? “Mi relación con los dos entrenadores ha sido y es súper buena. El entrenador es el que decide, piensa lo mejor para el equipo, y si no me dio la oportunidad (por el ex preparador blanquiverde) no pasa nada. Yo intentaba trabajar día a día lo mejor para mí y esperando. Ahora con Djukic he tenido la suerte de ir convocado, he jugado dos partidos de Copa y estoy muy contento”, expresa antes de concluir que para el balcánico sólo tiene “palabras de agradecimiento”. Y si se incluye en el paquete a José Antonio Romero, en una cuestión comprometida, ¿con cuál se queda? “Cada uno tiene cosas buenas y hay que intentar aprender de todos, de su veteranía de lo que han vivido. Es como un jugador. Tú no puedes elegir entre Cristiano, Messi o Suárez, porque todo el mundo tiene cosas buenas y malas, por lo que he intentado aprender de todos, de los que me puedan enseñar”, responde.

Aprender y crecer constantemente, ésa es la intención de un futbolista que mantiene bien colocada la cabeza sobre los hombros a pesar de su deseo de conseguir una buena trayectoria al máximo nivel. “Es mi primera experiencia a nivel profesional y me encanta sentir todos los días que tengo que mejorar cosas. No me gusta sentirme el mejor, ir sobrado. Me gusta estar con gente donde yo me pueda ver inferior y me pueda exigir”, indica después de admitir que no destaca técnicamente. “Me gusta mucho jugar al espacio, a la fuerza, pelear mucho y correr. Mi defecto es calidad. No tengo mucha, pero me defiendo más o menos. Cada uno tiene sus virtudes”, se define. En el aspecto personal, por cierto, afirma que echa de menos el mar, si bien “siempre te puedes dar un salto a Málaga y cada uno se tiene que adaptar a donde tiene que ir”.

Etiquetas
stats