Brújula perdida: el Peñarroya no encuentra el rumbo

.

La dinámica ya empieza a ser más que preocupante para el Climanavas Agrometal Peñarroya, que ha sumado su cuarta derrota de la temporada y sigue sin mostrar un equilibrio que anticipe posibilidades de evitar apuros en su aventura en el Grupo D-B de la Liga EBA. La falta de consistencia está provocando que el conjunto de Juanra Guzmán se vea abocado a una caída tras otra, sumido en una racha negativa de la que parece difícil que encuentre la salida. Y es que dicha mochila se llenó aún tras ceder en esta ocasión en la pista del Ciudad de Huelva, en un choque disputado en el Polideportivo Andrés Estrada y correspondiente a una jornada aplazada.

El conjunto minero quería resarcirse de los malos resultados anteriores, aunque en frente tenía a un rival que marcha como un tiro en la zona alta. Aún así, los primeros compases fueron de tanteo, pero con el conjunto local llevando la voz dominante. En efecto, los de Pedro Vadillo mostraron su talento en un inicio equilibrado entre el acierto de dos y el triple. Precisamente ese fue el gran lastre del equipo cordobés en los primeros diez minutos de partido, ya que apenas encontraron acierto en una ocasión de hasta ocho intentos desde la línea de tres puntos.

El Ciudad de Huelva se apuntó el primer parcial (18-13), aunque el Peñarroya quería mostrar que tenía talento de sobra para hacerle oposición. Y así fue, ya que el segundo periodo se lo llevaron los visitantes por 21-24, gracias al poderío exterior de un Blake Terry que se fue hasta los diez puntos al descanso (y seis triples de todo el equipo en esos minutos), y dejando a su plantilla a tan solo dos puntos de diferencia (39-37). Había esperanzas de cara a un segundo tiempo más que abierto.

No obstante, ahí apareció otra vez la desconexión. El cuadro califa desapareció completamente del partido tras la pausa, lo cual aprovechó el equipo onubense para irse de manera definitiva. Uno tras otro iban entrando los puntos de los locales, mientras el Peñarroya apenas encontraba claridad para el ataque. Situación que se resolvió con un contundente 21-7, que acababa con la moral de los de Guzmán de cara a un último en el que se mantuvo la inercia favorable para el plantel de Vadillo, ahora con mejor atino de su adversario, y el choque finalizó con un claro 83-61.

Etiquetas
stats