La AJFS pide un entendimiento entre clubes y jugadores

Córdoba Patrimonio de la Humanidad-Pescados Rubén Burela | MADERO CUBERO

La Asociación de Jugadores de Fútbol Sala (AJFS) está llevando a cabo durante los últimos días reuniones virtuales con los capitanes de Primera y Segunda División de la Liga Nacional de Fútbol Sala, así como con los delegados de Segunda B y Tercera de la Real Federación Española de Fútbol, en las que se han analizado las situaciones colectivas e individuales derivadas por el Covid-19, que ha forzado el parón de las competiciones y el confinamiento de los deportistas y de la población en general. En este sentido, según se ha indicado en un comunicado, la AJFS trasladó a todos sus asociados que “defenderá siempre sus intereses en beneficio del crecimiento, sostenibilidad y adecuación de todas las partes que componen la estructura actual del fútbol sala”.

Además, en dichos encuentros se informó a los futbolistas de las competencias de la AJFS como miembro activo de la RFEF, de las situaciones que pueden producir los ERTEs derivados por el Covid-19, de las garantías exigibles para que compitan sin riesgos para la salud y de que tienen asegurados sus contratos gracias al Fondo de Garantía Salarial de la LNFS. Así, entre los presentes estuvo Manu Leal, capitán del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, quien estuvo acompañado por su paisano Carlos Barrón, que ejerce dicho cargo en el Palma Futsal. Eso sí, ellos son solo dos cordobeses entre los 23 en total que militan este curso entre Primera y Segunda División. 

De este modo, el escrito recuerda que son ya diez clubes de Primera los que han aplicado un ERTE, “de los cuales seis se han comprometido a completar el 100% del salario de los jugadores; tres manifiestan que tratarán de completar una parte del salario y uno reduce el salario sin completarlo”. Eso sí, cabe puntualizar que el cuadro blanquiverde no está incluido en dicho grupo. Mientras, en Segunda División hay “tres clubes que han aplicado un ERTE” y “uno se ha comprometido a completar el 100% del salario de los jugadores”, aunque la AJFS matiza que “el bajo número de ERTES aplicados tiene su razón de ser en los pocos jugadores profesionales que hay en Segunda División”. 

Asimismo, ante dicha ejecución, la AJFS ha invitado desde un primer momento a los clubes a “llegar a acuerdos con los jugadores para intentar completar los salarios de éstos, siendo ambas partes conscientes de la situación actual y se muestran solidarias con el resto de la población”. Tanto los capitanes Primera como los de Segunda coinciden en que “hay que respetar los contratos firmados y que, en caso de tener que alargar la competición más allá de la finalización de éstos, se tratará a llegar a acuerdos entre jugador y club”.

Finalmente, en lo que se refiere a la propia competición, el organismo resalta que “habría que intentar no competir más allá del 31 de julio”, aunque “somos conscientes que la organización de la competición es competencia de la RFEF y que los jugadores deben desempeñar su labor”. Sin embargo, exige que “los clubes y las instituciones sanitarias aseguren las condiciones de salud en los entrenamientos, desplazamientos y partidos tanto para los jugadores como para su entorno, o no jugarán”. 

La AJFS ha recordado además que está vigente el Convenio Colectivo con la LNFS y que sus salarios “están asegurados”. Existe un Fondo de Garantía Salarial de 85.000 euros al que el jugador se puede acoger al final de temporada mediante la Comisión Mixta. También se ha informado que la RFEF ha puesto cuatro millones de euros, a devolver en dos años sin intereses, a disposición de las entidades para “poder afrontar los salarios de los jugadores, siempre y cuando cumplan con la legalidad vigente”. Por último, en lo que respecta a un posible cambio de las reglas de juego, el escrito manifiesta que la opinión mayoritaria es “no hacer cambios drásticos”.

Etiquetas
stats