El viaje del Guernica, un grito antifascista en mitad del Paseo de la Victoria

.

Picasso tardó cinco semanas en plasmar el horror de la guerra, de todas las guerras, en un cuadro. A sus 57 años, el pintor malagueño estaba ya consolidado como un artista revolucionario. Murió solo dos años antes que Franco, sin poder ver cómo el Guernica, su cuadro más conocido y desde luego una de las obras más importantes del siglo XX, regresaba a España. “El último exiliado de la Guerra Civil que volvía al país”, según recordaba el presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, durante la inauguración, en el Paseo de la Victoria, de la exposición El viaje del Guernica, una muestra itinerante que llega por primera vez a Andalucía.

La exposición se estrenó en octubre en Guernica, justo cuando se cumplían 80 años del bombardeo de la Legión Cóndor sobre una ciudad indefensa. Los nazis apoyaban a Franco y acabaron arrasando la ciudad simbólica del País Vasco. El horror de las imágenes que llegaban a París, donde vivía Picasso. El pintor, conmocionado, aceptó el encargo del Gobierno de la II República, que le pagó 150.000 francos para un cuadro que se colgó por primera vez en la Exposición Universal de París. El recibo y la carta que señala que se pagó, firmada por el escritor Max Aub, están en la exposición que desde este jueves puede visitarse en el Paseo de la Victoria.

“En 1937, cuando se pintó el Guernica, Córdoba vivía uno de sus momentos más amargos. Más de 4.000 vecinos fueron fusilados”, recordó la alcaldesa, Isabel Ambrosio, durante la inauguración de la muestra. “En Europa están surgiendo movimientos fascistas y neofascistas”, con “lo difícil y doloroso que es superar etapas” por culpa de “un revisionismo histórico que intenta generar dudas sobre lo que ocurrió sobre la verdad”, dijo. Un cuadro como el Guernica y una exposición como esta llega “en el momento más oportuno que nunca para que tengamos certezas de lo que ocurrió”, explicó.

El largo viaje de una de las obras más emblemáticas del arte del siglo XX

El viaje del Guernica propone un recorrido histórico de la obra de Picasso desde su creación en París en 1937 hasta su emplazamiento permanente en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en 1992. Los visitantes podrán descubrir el proceso creativo que llevó a cabo el célebre artista español para realizar su obra, así como su significado de denuncia antibélica.

Los distintos espacios y recursos expositivos de la muestra descubren el contexto histórico de la época, así como las claves para entender la importancia y el significado del Guernica. La exposición incluye audiovisuales, reproducciones fotográficas y de carteles de la época, y facsímiles de documentos y dibujos que pretenden explicar la historia de la creación y los viajes de una de las obras más representativas del artista más importante del siglo XX.

Picasso. El viaje del Guernica se divide en cinco ámbitos que repasan el recorrido de la obra en sus distintas fases, así como momentos importantes en la vida de Picasso que fueron determinantes en la creación del cuadro. La Obra Social “la Caixa” ha producido varias piezas audiovisuales que ayudan a entender la historia del Guernica y su influencia. Destacan la obra audiovisual del artista Rogelio López Cuenca y otros dos audiovisuales de nueva producción, acerca del contexto histórico del Guernica, las características técnicas de la obra y los daños que han causado los desplazamientos del cuadro y sus restauraciones.

En enero de 1937, el Gobierno de la Segunda República española encargó a Pablo Picasso pintar un cuadro para el Pabellón de España en la Exposición Internacional de París de ese mismo año. Pese a su inicial reticencia, Picasso aceptó el encargo, pero no empezó a pintar inmediatamente. El 26 de abril de 1937, durante la Guerra Civil española, las fuerzas aéreas alemanas e italianas bombardearon la población de Gernika-Lumo, a favor del bando sublevado.

Picasso tuvo noticia de este bombardeo a través de la prensa gráfica, en concreto los periódicos L’Humanité y Ce Soir. Las imágenes y el relato del episodio bélico actuaron como un reactivo para que el artista emprendiera de forma definitiva la obra que el Gobierno de la Segunda República le había encargado. La creación del Guernica duró apenas cinco semanas, y su proceso de creación puede verse documentado en la exposición a través de las fotografías de Dora Maar, con quien mantenía una relación sentimental en aquella época.

El Guernica fue la respuesta de Picasso al encargo del Gobierno de la Segunda República española, en plena Guerra Civil y con claras denuncias antibélicas. Las circunstancias políticas impidieron que el cuadro llegara a España hasta 1981. A lo largo de cuarenta y cuatro años, la obra se presentó en distintas ciudades de Europa y América: primero, como un elemento de propaganda a favor de la República y de ayuda a los refugiados durante la Guerra Civil, y, más tarde, como pieza fundamental en la construcción del relato del arte moderno y de la reconstrucción de un nuevo orden geopolítico tras la Segunda Guerra Mundial.

Etiquetas
stats