El 'travelling' del tiempo de Luis Medina

.
El músico y letrista cordobés llena la sala Polifemo del Teatro Góngora en la presentación de su último disco, 'Presente continuo'

“¿Es necesario un nuevo disco de Luis Medina?”, se preguntaba, entre bromas, su telonero, Juanjo Fernández Palomo. Anoche, el músico cordobés llenó la sala Polifemo del Teatro Góngora durante la presentación de su último disco, Presente continuo, que pone fin a una década no de silencio pero sí sin nueva obra. El telonero, además, resumió el disco citando a José Manuel Caballero Bonald: “Somos el tiempo que nos queda”.

El tiempo es relativo y quedó demostrado anoche en la sala Polifemo. Y también la poesía. Presente continuo es un disco que “llega en ese momento de la vida en el que alguien nos diga: no es verdad, eres joven; solo necesitas un descanso”. El verso se lo ha cogido prestado Luis Medina a Pablo García Casado, “un poeta imprescindible”, cuya obra coincide con la del cantautor en ese tema eterno que es el tiempo, su paso, su presente y su futuro. “El tiempo cuando estamos en un mal momento hasta juega a nuestro favor”, explicó Medina, antes de empezar con Celebración, la segunda canción en la que usa un poema de García Casado en este disco que también cuenta con textos de Tomás Segovia.

Pero el tiempo pasó ayer también como una especie de travelling por el teatro Góngora para quedarse congelado durante un rato por algo único. Gracias a Presente continuo, Luis Medina ha conseguido reunir a su alrededor a una banda musical superlativa, que al final de las dos horas de concierto alcanzó un clímax con la llegada del saxofonista Cristóbal Agromonte, un trocito de La Habana en Córdoba.

Tiempo y poesía. Luis Medina, en Presente continuo, es un cantautor nada convencional, mucho más lírico y profundo que los que estilan la canción de autor. Las diez canciones de su nuevo disco más su larga trayectoria responden, quizás, a esa pregunta de Juanjo Fernández. ¿Era necesario, Luis?

Etiquetas
stats