Imágenes frescas para construir una memoria

Fotógrafos que participan en la exposición.
La Escuela de Fotografía De Cero expone la obra de sus alumnos en el Salón Julio Romero de Torres del Círculo de la Amistad

Sesenta fotos sin una línea argumental fija. Libertad absoluta. En color, en blanco y negro, con filtros y sin ellos. Paisajes, retratos, montajes... La Escuela de Fotografía De Cero ha llevado el trabajo de sus alumnos al Salón Julio Romero de Torres del Círculo de la Amistad, donde desde el pasado día 4 y hasta el próximo 19 se exponen 60 fotografías de 38 autores en la que “se muestra la realidad de una forma natural y no contaminada por ninguna tendencia concreta”, según explica Pepe Cañadilla, director del centro y promotor de un certamen fotográfico que nace con vocación de continuidad.

Las imágenes están tomadas en su mayoría en las salidas que la escuela organiza durante los fines de semana. “De ahí la frescura -indica Cañadilla-, porque hay que pensar que los alumnos que más tiempo han estado entre nosotros de forma continuada lo han hecho durante cuatro meses”. La memoria se sostiene con imágenes es el título de la muestra, cuyo estilo “no trata de buscar un resultado estético concreto”, sino que busca la expresión de “una realidad vivida por los alumnos”.

Fomentar la pasión por la fotografía y formar técnicamente a los autores no es el único propósito de la Escuela De Cero, que también se ha embarcado en algún proyecto con carácter social. “En estos momento hemos iniciado, con una magnifica acogida por parte de nuestros alumnos, un proyecto que ya es una realidad llamado Polaroid. Consiste en que cada persona aporte 1,50 euros y nosotros le realizamos un retrato en formato polaroid que luego le enviamos a su teléfono móvil para que lo pueda poner en su perfil y lo difunda”, explica Cañadilla, quien apunta que el destino de la recaudación irá a ayuda familiar a colectivos necesitados. “Lo destinaremos a pagar bombonas de butano o recibos de la luz de familias donde haya niños pequeños para que puedan ducharse o calentarse. Esto lo estamos realizando en el entorno de la escuela y queremos sacarlo a la calle”, añade.

Las salidas a distintos puntos de la provincia son una de las señas de identidad del grupo de fotógrafos de la Escuela De Cero, que ya han expuesto sus obras en algunos pueblos. “Tenemos un proyecto bastante avanzado que consiste en fotografiar nuestra provincia. No solo la parte arquitectónica sino también a sus personajes, costumbres o gastronomía. Es un proyecto muy ambicioso en el que queremos avanzar, aunque nuestros recursos son limitados”, manifiesta Cañadilla.

Etiquetas
stats