“Se ha ido el poeta grande que nos quedaba vivo”

La presidenta, a la izquierda, con la alcaldesa, el presidente de la Diputación y la consejera Rosa Aguilar | MADERO CUBERO

“Se nos ha ido el poeta grande que nos quedaba vivo”. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se ha trasladado en la tarde de este lunes a Córdoba para dar el pésame a la familia de Pablo García Baena, en la capilla ardiente que se ha instalado para velar al escritor que nació en la calle Parras en el salón de plenos del Ayuntamiento.

La presidenta de la Junta destacó de García Baena “su amor por la belleza” y que era “un gran ser humano”. “Pierde mucho Córdoba y los andaluces” con su fallecimiento, destacó la responsable autonómica durante su visita. Susana Díaz también firmó en el libro de condolencias instalado por el Ayuntamiento a la entrada de la capilla ardiente.

Díaz llegó acompañada de la consejera de Justicia Rosa Aguilar, ex alcaldesa de Córdoba y amiga del poeta fallecido. “Me embarga la tristeza”, confesó Aguilar ante los periodistas. “He tenido la oportunidad de compartir muchos momentos con Pablo García Baena”, dijo, quien consideró al escritor un “poeta magistral” que ayudó a hacer una “Córdoba mejor”.

Por su parte, el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, también acompañó a la familia de García Baena en un duelo en el que aseguró que “se nos va uno de los mejores poetas de Andalucía”. Vázquez también consideró al escritor un “maestro” de otros poetas en Córdoba. “Es un día muy triste, pero siempre nos quedará el legado de Pablo García Baena. Su poesía pervivirá siempre”.

El presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, acompañó a la alcaldesa en la capilla ardiente, donde dijo que “Cántico se queda sin voz” con la muerte de “todo un referente literario” como es Pablo García Baena, “un cordobés comprometido con su obra”.

La familia del poeta, presente en el acto, también le dedicó unos poemas a García Baena al cierre de la capilla ardiente, quizás en el momento más emotivo de la jornada, acompañados por poetas y amigos del fallecido. Poco a poco, el salón de plenos se fue llenando de flores en forma de ramos y coronas, depositados por muchos amigos del poeta.

Etiquetas
stats