Un coche de caballos, dos actores, un megáfono y mucha poesía

Acción poética de Eutopía. | LUCÍA VIDA
La Bella Varsovia colabora con Eutopía en una acción callejera y cultural

Dos actores, un coche de caballos y megáfonos. Y poesía. Los actores Juan Diego Calzada y Nazario Díaz recitaron ayer poemas de autores andaluces menores de 35 años, seleccionados por La Bella Varsovia de entre las últimas generaciones literarias surgidas en la comunidad. Así es Eutopía. Un nido de locos la mar de divertido. Los dos actores recorrieron las calles con un megáfono, subidos a un típico coche de caballos que les guió por el casco histórico y el centro de Córdoba, sorprendiendo con versos tanto a turistas como a habitantes de la ciudad, en una auténtica antología hablada y en movimiento.

Juan Diego Calzada (Villa del Río, 1982) es autor, actor y director. Formado en la ESAD de Córdoba, su creación se mueve entre el teatro y la performance. Son una buena muestra ¿Ciudadanos? (2008), Esta es la compresa de la maricona de Juan Diego Calzada (2009), Estudio para el amor, la muerte y la paciencia (2010) o Emoticonos. El diagnóstico en común (2013), que actualmente representa en las calles de Córdoba. Para Vértebro Teatro, compañía de la que forma parte, escribió y dirigió Oro. Petróleo. Escarcha. ¿Y si ya no vuelvo a ser la misma persona? (2011).

Nazario Díaz es actor y docente teatral, con formación en la ESAD de Córdoba y estancias de creación e investigación en diversos centros artísticos a nivel internacional, en países como Polonia. Miembro de Vértebro Teatro, con esta compañía ha actuado —y ejercido como ayudante de dirección o responsable del espacio escénico— en montajes como Crea tu propio ciudadano (2007), ¿Ciudadanos? (2008) u Oro. Petróleo. Escarcha. ¿Y si ya no vuelvo a ser la misma persona? (2012). Actuó también en el Ricardo III de Atalaya Teatro.

Por otro lado, los jóvenes poetas cordobeses Raquel Boucher, María Mercromina, Verónica Moreno, Juanma Prieto y Alejandra Vanessa interactuaron con los viandantes y turistas para leerles y regalarles un poema de su cosecha. Igual que los miembros de oenegés intentan captar a asociados, los poetas participantes se acercaron a quienes se cruzaban con ellos para captar a lectores y oyentes de poesía, recitándoles un poema de su autoría si lo desean o —al menos— regalándoselo impreso.

Etiquetas
stats