La vuelta al cole con más incertidumbre

Preparativos para el inicio del curso en el colegio Salvador Vinuesa | ÁLEX GALLEGOS

Y llegó el 10 de septiembre. Es el día marcado en el calendario escolar para iniciar el curso 2020/2021 pero, además, es el día en el que se pondrán a prueba todos los protocolos y las medidas establecidas para poder volver de manera presencial a las aulas en Educación Infantil y Primaria en mitad de la pandemia del Covid-19.

El coronavirus cerró las puertas de los colegios el 13 de marzo y, seis meses después, van a recibir de nuevo a alumnos y profesores en un curso marcado por la incertidumbre sobre cómo se podrán llevar a cabo las clases en un entorno que se ha preparado con medidas de prevención para evitar contagios pero sobre el que la administración ha admitido que “no existe el riesgo cero”.

Los nervios clásicos que cada año acumulan sobre todo los más pequeños en la vuelta al cole se suman este año a los de la mayoría del alumnado y también a los del profesorado, padres y madres, que han vivido los días previos entre el deseo de que los escolares vuelvan al colegio, que recuperen su normalidad escolar, y la incertidumbre sobre el riesgo que asumirán en unas aulas donde no se ha bajado la ratio y se ha fiado todo al uso de la mascarilla, el gel hidroalcohólico, la limpieza del centro, la separación en grupos de escolares, el material individualizado y el buen hacer de pequeños y mayores.

Entre el profesorado, se han realizado más de 5.200 test de coronavirus, entre los que -según los últimos datos aportados por la Junta de Andalucía-, solo se había registrado un caso positivo. Los equipos directivos han trazado un protocolo en cada uno de los centros para adaptar las instrucciones generales dadas por Educación, dependiendo de las posibilidades de cada edificio, de las dimensiones, las puertas de acceso para escalonar entradas y salidas del colegio y adaptar las clases a los hábitos que el Covid-19 ha impuesto.

Asignaturas, presencialidad y señalizaciones

Con la pandemia, la preparación de cada asignatura por parte de los maestros parece que haya pasado a un segundo plano para el arranque del inicio de curso. Pero el profesorado tiene también a punto los mimbres para que los niños vuelvan a adquirir los conocimientos que el colegio les ofrece, con la socialización imprescindible que aprenden en el centro. Y, como plan B, preparados también por si algún grupo o centro tuviera que volver al aprendizaje on line por una cuarentena tras detectarse casos de coronavirus.

Los últimos días antes del inicio del curso han estado marcados por la desinfección y limpieza de los colegios -una tarea hecha por Sadeco en cada uno de los 85 centros de la capital-, y que seguirá a lo largo del curso con dos limpiezas diarias -una por la noche y otra por la mañana- en cada colegio.

Junto a ello, se han ultimado los preparativos en las aulas, los pasillos y los patios para marcar las normas que regirán desde este jueves la vida en los colegios. Y, a la vez, en algunos centros, profesores y madres y padres se han unido para poner a punto los colegios, con las señalizaciones de última hora para que los escolares tengan claro cómo pueden actuar dentro del colegio, en un entorno que les es conocido pero que ha tenido que modificar su funcionamiento para poder echar a andar frente al Covid-19.

Esa es la asignatura de la que todos se examinan este primer día de clase.

Etiquetas
stats