¿Se puede volar en paramotor sobre el casco urbano?

Vuelo con paramotor.
La Policía tiene orden de denunciar a aquellos que sobrevuelen los núcleos habitados de la ciudad

Cada domingo y cada día festivo, casi la misma historia. El ruido de un motor procedente del cielo despierta a los que por la noche decidieron darlo todo o simplemente a los que aprovechan que no hay que madrugar para descansar. Después, algunos muestran su indignación a través de las redes sociales. Y otros ya están llamando directamente a la Policía Local. “Oiga, ¿se puede volar con un paramotor sobre el casco urbano?”.

La respuesta es que no, que no se puede, y se invita al ciudadano a que denuncie el hecho. Desde hace meses, fuentes de la Policía Local reconocen que han tramitado decenas de denuncias de ciudadanos. No obstante, estos hechos son trasladados a la Subdelegación del Gobierno en Córdoba, que es la competente para autorizar los vuelos sobre población.

Las fuentes consultadas por este periódico rechazan que se pueda sobrevolar sobre casco urbano salvo autorización de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa). De hecho, en Córdoba, los parapentistas con paramotor que surcan los suelos de la ciudad (cerca de 70 con licencia en vigor) tienen establecidos unos recorridos en los que en ningún momento sobrevuelan sobre zonas habitadas. Hay dos zonas de despegue. Una justo enfrente del Estadio del Arcángel, al otro lado de la autovía, y otra en las faldas de la Sierra bajo el camino del Patriarca.

Tanto desde Aesa como desde los colectivos paramotor de Córdoba se insiste en que en la mayoría de las ocasiones los paramotores con licencia de la ciudad cumplen con las reglas y evitan sobrevolar la zona urbana. No obstante, animan a los ciudadanos que vean a los intrusos que no están cumpliendo las normas a que lo denuncien.

¿Y cuáles son las normas? Según Aesa, volar a una altura de entre 150 y 300 metros de altura, no sobrevolar nunca núcleos urbanos ni lugares con gente alvo espectáculos aéreos autorizados por Aviación civil, y también está terminantemente prohibido acercarse a aeropuertos, zonas militares, centrales nucleares, parques naturales, cárceles, etcétera.

Las sanciones por incumplir estas normas oscilan entre los 6.500 y los 70.000 euros. En algunos casos, la Subdelegación del Gobierno ha comenzado por advertir y en otros directamente por denunciar a aquellos que incumplen las normas.

Etiquetas
stats