El tren del futuro, el Hyperloop de Virgin, se probará en el Sur de Córdoba

El prototipo de Hyperloop desarrollado ya por Virgin.

El Hyperloop está llamado a ser el tren de futuro. Capaz de desarrollar velocidades de 1.200 kilómetros por hora dentro de un tubo en el que se suspenderá para evitar el rozamiento, este tren uniría Córdoba con Madrid en 25 minutos, con Barcelona en 53 minutos y con Moscú en cuatro horas y 12 minutos (un avión tardaría algo más de siete). Y este tren, que está siendo desarrollando en Estados Unidos por Virgin, se probará en el Sur de Córdoba si finalmente fructifican los planes del Ministerio de Fomento. Pero hay que ir por partes.

¿Qué es el Hyperloop? El Hyperloop One es el nombre comercial registrado por la empresa de transporte aeroespacial SpaceX para el transporte de pasajeros y mercancías en tubos al vacío a alta velocidad (Wikipedia dixit). Está llamado a ser el tren del futuro, pese al escepticismo a todo lo que promueve el dueño de SpaceX, Elon Musk. En 2013, él mismo resumió su proyecto: "Es una mezcla de un Concorde, un cañón de riel y juego de hockey de mesa".

¿Qué tiene que ver el Sur de Córdoba con este proyecto? En principio, nada. O todo a partir de ahora. En 2013 quedó desierto el concurso para construir el llamado anillo ferroviario de Antequera, que alcanzaba la provincia de Córdoba. El proyecto, que contaba con fondos europeos, pretendía construir una zona de pruebas para trenes de alta velocidad en la zona. Las industrias se construirían en toda la Vega de Antequera, en dos anillos circulares. El más amplio, de casi 60 kilómetros y que pasaría por Benamejí, pretendía poder probar trenes de alta velocidad que superasen incluso al AVE. Antequera pretendía así convertirse en una especie de centro europeo del ferrocarril por alta velocidad.

En 2013 el proyecto quedó desierto. En Europa no había empresas interesadas en desarrollar nuevos sistemas de ferrocarril de alta velocidad. Tampoco, por tanto, en construir el llamado anillo ferroviario. Ese fue precisamente el año en el que Elon Musk anunció su proyecto de Hyperloop, pero a diferencia de Tesla o SpaceX (que diseña cohetes espaciales reutilizables) optó por lanzarlo en código abierto. Entonces se inició una especie de fiebre de la ingeniería en todo el mundo por llevar a la práctica lo que no dejaba ser una idea: construir un tren similar a los tubos de los supermercados que llevan el dinero de las cajas a una central.

Virgin está desarrollando con éxito su primer prototipo. Hyperloop One ya es una realidad a pequeña escala. La empresa ha creado una cápsula que gracias al magnetismo del tubo ha alcanzado cerca de 400 kilómetros por hora en un tramo de apenas 8 kilómetros. A través de un concurso internacional, también ha puesto en marcha diez rutas que serían prioritarias para iniciar su servicio con, incluso, una fecha horizonte: 2021. Dentro de tres años.

Pero aún hay mucho por hacer. Y mucho por experimentar. Y es ahí precisamente donde se abre el interés de Virgin por Antequera. El Ministerio de Fomento, Adif y la empresa norteamericana han mantenido contactos para construir un anillo ferroviario en el que probar el Hyperloop en Europa. Y donde desarrollarlo también.

El proyecto de Antequera tiene varias ventajas. La principal, que está diseñado, con los estudios de impacto ambiental aprobados y muy bien comunicado. Se estimó un coste para su construcción incluso asumible y hasta subvencionable con fondos europeos (algo más de 345 millones de euros). Antequera, además, tiene suelo disponible. E incluso este mismo miércoles el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, firmó un acuerdo para implantar en la ciudad malagueña una unión temporal de empresas llamada The Railway Innovation Hub, para impulsar la innovación del sector ferroviario, así como la generación de proyectos colaborativos de I+D.

El círculo ferroviario de Antequera, no obstante, necesitará de algunas obras que no son simples. Las más importantes se localizan, precisamente, en Córdoba. En Benamejí habría que desviar un par de kilómetros la Autovía de Málaga (A-45) recién construida.

El proyecto dispone de la Declaración de impacto ambiental favorable desde noviembre de 2011 y está declarado de interés estratégico para Andalucía.

La instalación consta de circuitos de ensayos y conexiones ferroviarias de vías de ensayos singulares, de un Centro Integral de Servicios Ferroviarios (Nave Taller y Laboratorio) y una subestación multitensión. Esta instalación permitirá realizar las pruebas necesarias para homologar nuevos desarrollos de material rodante, además de poder ensayar y experimentar en proyectos relacionados con el ferrocarril, tanto en la infraestructura, como en las vías e instalaciones y en los trenes.

El trazado diseñado permitirá alcanzar velocidades de homologación de 450 kilómetros por hora y máximas puntuales de hasta 520 kilómetros por hora, con una recta de 9 kilómetros y curvas de gran radio para poder realizar los ensayos y pruebas previstos. Esta infraestructura dispondrá también de estructuras tipo viaducto y túnel para poder realizar pruebas especializadas en este tipo de estructuras.

Etiquetas
stats