El testimonio de 1936 clave para localizar las fosas con 80 represaliados que se buscan en Aguilar

Una máquina en los primeros movimientos de tierra en la búsqueda de las fosas en el cementerio de Aguilar de la Frontera.

En 1936, tras el golpe de estado y el estallido de la guerra civil, Manuela Molina Castro fue testigo de cómo en el cementerio del municipio cordobés de Aguilar de la Frontera se abrieron varias fosas para enterrar allí a las personas represaliadas que fueron ejecutadas. En 2007, con 87 años, Manuela ofreció su testimonio que ahora es clave en los trabajos de localización de esas fosas donde se cree que hay inhumadas unos 80 represaliados del municipio y que han arrancado este lunes en el cementerio de la localidad, casi 85 años después del inicio del horror de la guerra que vivió.

Con el impulso de la Asociación para la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa), que lleva 15 años trabajando en la investigación de estos hechos, recopilando documentos y los valiosos testimonios de quienes eran los mayores de la localidad para recuperar los restos de sus vecinos represaliados, las máquinas excavadoras han empezado a realizar los primeros movimientos de tierras este lunes. Trabajan en la parte del cementerio donde los estudios y los recuerdos como el de Manuela ubican las fosas: ocho grandes y otros dos más pequeños enterramientos, en una zona de entre 3.000 y 4.000 metros cuadrados, explica a este periódico el portavoz de Aremehisa, Rafael Espino.

Las fosas llevan ubicadas sobre el plano desde 2010, pero la falta de financiación ha hecho imposible hasta ahora la labor de búsqueda. Ahora ya, la tarea de la retroexcavadora en estos primeros días dará paso a mediados de esta semana al inicio de los trabajos ya manuales, a cargo de técnicos especializados con los que Aremehisa viene trabajando desde hace años en la localización de restos de represaliados, la empresa Arataspi bajo la dirección de la arqueóloga Virginia Barea.

Otros 66 cuerpos ya fueron recuperados

Espino recuerda que en Aguilar de la Frontera se represaliaron por el golpe de estado y la dictadura franquista alrededor de 200 vecinos, algunos de los cuales fueron fusilados en otros municipios. De unos 150 que fueron asesinados en Aguilar, entre los años 2010 y 2012, esta asociación logró localizar y recuperar 66 cuerpos. Ahora, cerca de otros 80 esperan que la búsqueda iniciada ahora dé también sus frutos y los familiares puedan recuperar los restos de sus seres queridos.

Esta intervención ha logrado inversión de cuatro administraciones, desde el Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera, a la Diputación Provincial, una ayuda de la Federación Española de Municipios y provincias (FEMP) y una partida del Gobierno de España. "La gran ausente es la Junta de Andalucía", lamenta Rafael Espino.

Ahora, con un plazo de ejecución de dos meses, esperan que la búsqueda dé sus frutos. Y poder alcanzar así los 150 cuerpos de aguilarenses que fueron asesinados por el régimen franquista.

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2021 - 05:30 h