Cierre de bancos

Sigue el cierre de sucursales de bancos en Córdoba: 51 menos en los primeros meses de 2022

Imagen de archivo de una persona ante un cajero automático

El número de oficinas bancarias en la provincia de Córdoba sigue un goteo incesante de cierres. En los primeros meses de este año 2022, entre enero y marzo, echaron el cierre 51 sucursales, siguiendo la tendencia de los últimos años en los que las entidades van echando la persiana de cada vez más oficinas.

Según los datos del Boletín Estadístico del Banco de España a cierre de marzo -consultado por Cordópolis-, en marzo quedaron abiertas en la provincia de Córdoba 358 oficinas de bancos, 51 menos que las que había al final del ejercicio de 2021, cuando se podían contabilizar 358.

Esta tendencia de cierre de sucursales de pudo comprobar también durante el año anterior, en plena pandemia. Si en diciembre de 2020, la provincia de Córdoba contaba con 423 oficinas bancarias, un año después, en diciembre de 2021, esa cifra se había reducido a 372.

Cierre de oficinas en toda España

En el conjunto del país, el número de oficinas bancarias en España ha continuado reduciéndose en el primer trimestre, hasta situarse por debajo de las 19.000 sucursales a cierre de marzo, según los datos recogidos por el Banco de España.

En concreto, la red de sucursales bancarias en el país terminó marzo en las 18.556 oficinas, una cifra que no se registraba desde 1976, poco antes del comienzo de la serie histórica sobre la evolución de las oficinas en España en 1975.

Esto supone que el número de sucursales se ha recortado en 548 entre finales de diciembre de 2021 y finales de marzo de este año, un 2,87% menos, aunque si se compara con la situación del año pasado, cuando la red se componía por 21.901, el número de sucursales se ha reducido en 3.149 oficinas, un 14,5% en términos relativos.

Con respecto al máximo histórico, de 46.118 oficinas a cierre de septiembre de 2008, el descenso es del 59,8%.

Este recorte en sucursales es consecuencia de varios factores, entre ellos, la búsqueda de la banca por ganar en eficiencia, reduciendo costes, lo que ha llevado a varias de las grandes entidades españolas a aplicar procesos de ajuste, particularmente en los últimos dos años, como es el caso de Santander, BBVA, CaixaBank o Sabadell.

Como explicación, el sector ha apuntado al entorno persistente de tipos de interés bajos o negativos --situación que ahora comenzaría a invertirse, con el aumento de tipos de 50 puntos básicos aprobada por el Banco Central Europeo (BCE) el pasado jueves-- ha presionado sus márgenes, reduciendo su rentabilidad.

También ha señalado a la entrada de nuevos competidores, especialmente bigtechs y fintechs, y a la preferencia cada vez mayor de los clientes por los canales digitales como razones para llevar a cabo los ajustes.

En este sentido, el sector ha experimentado en los últimos años un proceso de digitalización, una tendencia que se ha acelerado desde la pandemia de Covid-19, cuando los confinamientos dificultaron la atención personal en las oficinas.

Sin embargo, estos ajustes han generado algunas tensiones. En enero, el jubilado Carlos San Juan ponía en marcha una campaña de recogida de firmas para pedir un mejor trato en las sucursales bancarias, lo de daría lugar a la actualización del protocolo de medidas para mejorar la inclusión financiera del ámbito rural para incluir las necesidades de determinados colectivos, como el de las personas con discapacidad o los mayores.

Cierre de oficinas por comunidades

El cierre de oficinas se ha producido en todas las comunidades autónomas, aunque en mayor grado en Baleares (-19,9%), Murcia (-19,7%), Cataluña (-19,4%), Madrid (-18,5%) y Castilla y León (-18,3%), si se comparan los datos a cierre de marzo con los del mismo periodo de 2021.

En donde menos se recorta la red de sucursales bancarias es Navarra (-5,9%), Castilla-La Mancha (-7,3%) y Aragón (-7,9%).

Etiquetas
stats