El Papa prohíbe las misas en latín como las que recuperó el obispo en la Mezquita Catedral

En las misas tradicionales la comunión se recibe de rodillas, un rito ahora prohibido.

El Papa Francisco acaba de prohibir las popularmente conocidas como misas tradicionales, en las que el sacerdote oficia el rito de espaldas a los feligreses y en latín. Estas misas ya fueron prohibidas durante el Concilio Vaticano II presidido por Juan XXIII en el año 1959. Estas misas, que fueron admitidas de nuevo por Juan Pablo II, establecen que el sacerdote debe estar mirando al altar, oficiar en latín y dar la comunión en la boca. Además, señala que las mujeres tienen que estar separadas de los hombres y usar mantillas blancas.

Los sectores más conservadores de la Iglesia fueron recuperando poco a poco estas misas. De hecho, hay asociaciones que las promueven. Es el caso de la asociación Una Voce Córdoba, que siempre las ha reclamado. En Córdoba, la Diócesis permitió este tipo de misas todos los domingos y festivos en la iglesia de Santa Ana en la calle Ángel de Saavedra, tal y como sigue apareciendo en su web.

Es más, el propio obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ofició una misa tradicional en la Mezquita Catedral que tuvo una amplia repercusión, ya que anunciaba que regresaba esta liturgia al templo cordobés 40 años después. Demetrio Fernández dio esta misa por el II encuentro Summorum Pontificum que se organizó en Córdoba en el año 2017. Esos encuentros persiguen, de hecho, la recuperación de este tipo de misas. Su nombre es, precisamente, la orden firmada por Benedicto XVI para recuperar estas liturgias.

Esta asociación también ha promovido la celebración de este tipo de misas, ahora prohibidas, en los municipios de Lucena, Cabra o Puente Genil. También lo ha hecho en Espiel y, en ocasiones, en El Vacar, según detalla en su propia página web. La última misa tradicional celebrada en Córdoba fue el pasado 10 de julio en Lucena, en el santuario de la Virgen de Araceli.

Etiquetas
Publicado el
17 de julio de 2021 - 06:00 h