PISOS TURÍSTICOS

El número de viviendas y pisos turísticos de Córdoba vuelve a los datos prepandemia

Turistas por el casco antiguo de Córdoba

A finales de junio de 2020, cuando sólo habían pasado dos meses y medio desde el inicio del confinamiento estricto en gran parte del mundo occidental, el presidente de la compañía Airbnb, Brian Chesky, saltó a los medios por su visión pesimista del futuro de su negocio: “Tardamos 12 años en construir el negocio de Airbnb y perdimos casi todo en cuestión de 4-6 semanas”, dijo el directivo en una entrevista.

Mapa de la vivienda turística en Córdoba en el año 1 después de la pandemia

Mapa de la vivienda turística en Córdoba en el año 1 después de la pandemia

En aquel momento, el turismo internacional estaba paralizado y la sociedad y los poderes públicos y políticos se intentaban imaginar cómo iban a ser las ciudades tras la pandemia. Fue un momento en el que se comenzó a hablar de burbuja turística y, más concretamente, del pinchazo de la burbuja de los pisos turísticos en Córdoba. El pesimismo del CEO de Airbnb y del propio sector del alojamiento no les permitió tener una visión muy certera, ya que en los meses que siguieron la recuperación fue paulatina y menos problemática que para su principal competencia en el sector del hospedaje: hoteles y apartamentos turísticos.

Hoy, dos años y medio después del inicio de la pandemia, las viviendas, pisos y casas con fines turísticos de Córdoba capital han vuelto a números de febrero de 2020. Concretamente, según el análisis de la web AirDNA, el Open Data de plataformas como Airbnb o Vrbo (empresas especializadas en este tipo de alojamiento), Córdoba ha ofertado en el tercer trimestre de 2002 un total de 1.839 anuncios de alquiler vacacional. Este es el número de viviendas o habitaciones de Córdoba que, o bien han sido alquiladas o bien han sido ofertadas en el último mes (a partir de varios meses inactivas, esta aplicación deja de contabilizarlas).

El dato sorprende por dos motivos: es exactamente el mismo número de ofertas que había activas en el primer trimestre de 2020; y es bastante similar al número de licencias de esta naturaleza que tiene registradas la Delegación de Turismo de la Junta de Andalucía en Córdoba capital, donde hay 1.845 licencias de viviendas con fines turísticos, que ofertan un total de 9.137 plazas de hospedaje.

El verano de la recuperación

El dato del tercer trimestre en este ámbito también es sorprendente si se tiene en cuenta que el verano ha sido tradicionalmente la época del año en la que menos anuncios de este tipo de alojamiento suele haber en Córdoba. Por poner un ejemplo: en el verano de 2019, en pleno boom turístico y con Córdoba marcando récords de registros, había 1.771 anuncios activos, casi un 4% menos de los que hay ahora, en un momento en el que una parte del turismo internacional aún no ha vuelto a Córdoba (el mercado asiático) y en una coyuntura nacional marcada por la inflación.

La tendencia postpandemia ha sido clara. El año 2020, las viviendas turísticas aguantaron en Córdoba capital a la espera de mejoría en el sector, aunque a finales de aquel año, muchas salieron del mercado. Unas acabaron como alquiler de larga duración y otras se quedaron apalancadas a la espera de tiempos mejores, de forma que en enero de 2021, el número de anuncios de pisos y casas turísticas en Córdoba era de 1.305. La oferta cayó un 30% entre marzo de 2020 y enero de 2021.

El año 2022, sin embargo, fue distinto, y arrancó con unos 1.500 anuncios activos y con una tendencia alcista que ya no se ha detenido, incluso en verano, en la teórica temporada baja de Córdoba, que ha ofrecido, sin embargo, unos números muy potentes de viajeros y pernoctaciones tanto en apartamentos turísticos como en hoteles. Este otro tipo de alojamiento, a diferencia de la vivienda turística, es una actividad empresarial, que tiene que soportar mayores costes de personal y de mantenimiento que los pisos y casas de alquiler vacacional.

Más alojamiento en todos los tipos de hospedaje

En general, todo el sector del alojamiento se ha recuperado y está hoy en las mismas condiciones que antes de la pandemia. Según el registro del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de hoteles de la capital es de 77, frente a los 73 que había en marzo de 2020. En cuanto a los apartamentos turísticos, la subida ha sido enorme, y hoy hay 239 apartamentos frente a los 112 que había antes de la pandemia.

Además, se consolida la tendencia de buscar un alojamiento lo más privado posible, algo que también ha ido ligada a la pandemia. En este sentido, lo que más cae es el alquiler por habitaciones. El 87% de los anuncios ofertan toda la estancia completa.

También ganan espacio las empresas especializadas, de forma que AirDNA señala a la compañía Jitkey como la que aglutina mayor oferta de pisos turísticos en la ciudad, con un total de 51 pisos o casas turísticas activas entre julio y septiembre.

Por zonas, el distrito centro, con 1.119 anuncios activos, aglutina el mayor número de oferta de vivienda turística, seguido del distrito de Poniente Sur, con 154, y el distrito Sur con 143.

Sentencias y normativas

En este tiempo, además, se ha producido en Córdoba un hecho jurídico relevante relacionado con los pisos y casas turísticos: en su sentencia de 12 de julio de 2022, la Audiencia Provincial de Córdoba sentenció la nulidad de un acuerdo adoptado por una Junta de propietarios que prohibía que los vecinos usar su vivienda como pisos turísticos, un fallo que no fue recurrido, convirtiendo la decisión judicial en pionera en España, un país en el que ya hay ciudades que están tomando medidas contra la proliferación de este tipo de alojamiento.

Un ejemplo es Cádiz, donde el equipo de Gobierno aprobó hace justo un mes la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para evitar la excesiva turistificación en la ciudad tras una moratoria de unos diez meses en los que no se han tramitado licencias para viviendas con fines turísticos.

Etiquetas
stats