Medio siglo de vocación de las primeras enfermeras de Córdoba

Córdoba rinde homenaje a sus primeras enfermeras

El 13 de febrero de 1970, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba la creación de la Escuela de Ayudantes Técnicos Sanitarios (ATS) femenina de la Diputación Provincial de Córdoba. Unos meses antes, comenzó el curso para quienes integraron la primera promoción de enfermeras de Córdoba, 61 mujeres que abrieron el camino de la enfermería cordobesa y que han cumplido ahora medio siglo de vocación desde su graduación.

Diecisiete de esas primeras enfermeras de Córdoba -donde hasta entonces no existía una titulación para su oficio-, han estado presentes este miércoles en el acto de homenaje que les ha dedicado el Colegio Oficial de Enfermería de Córdoba, un reconocimiento a su vocación, a su esfuerzo y a su trabajo, desarrollado desde aquella aventura nueva de estudiar enfermería en la primera escuela que se abrió, hasta la trayectoria profesional completada ya de cada una de ellas.

Quienes integraron la primera promoción de enfermeras tituladas en Córdoba fueron las encargadas de abrir camino y ser las primeras profesionales en su ámbito en la ciudad: inicialmente estuvieron como internas en el antiguo Hospital de Agudos de Córdoba (hoy sede de la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba), y un año después en el por entonces nuevo Hospital Provincial.

“Aprender y vivir la enfermería”

“Estábamos felices”, recuerda Isabel Ruiz, una de aquellas primeras enfermeras que habla con entusiasmo de esos años. Con sus estudios de Bachillerato entonces, vio la oportunidad de iniciarse en una profesión cuando crearon la Escuela. Y allí, toda la promoción, fueron “aprendiendo y viviendo la enfermería” -cuenta- una profesión donde “la vocación vino poco a poco, en esos años”.

Una vocación que tuvo que arremangarse y ponerse manos a la obra enseguida. “En nuestra época, había una cosa importante, y es que en el Hospital no había tituladas, había pocos practicantes, solo dos o tres. Así que la primera promoción tuvimos que echarnos para adelante para todo. Teníamos una responsabilidad enorme, porque tratábamos con personas y todo lo que hacíamos teníamos que hacerlo bien”, rememora de sus años más jóvenes ejerciendo como enfermera.

“Recuerdo a magníficos profesores”, señala también Carmen Marín, que de sus años formándose recuerda la huella que le dejaron personalmente: “El crecimiento personal que yo tuve estudiando Enfermería fue el mejor”. Y en su memoria desgranda, uno a uno, a profesores y al personal que acompañó a esta primera promoción: “Nos enseñaron grandes personas que tuvimos a nuestro lado, como las monitoras y todos los colaboradores del Hospital que estuvieron con nosotros. Y grandes profesores con muchas clases prácticas”.

Homenaje al esfuerzo de toda una vida profesional

“Este es un merecidísimo homenaje a las primeras enfermeras, primeras ATS de entonces, que salieron de la Escuela creada por la Diputación en 1969”, explica el presidente en funciones del Colegio Oficial de Enfermería de Córdoba, Enrique Castillo. “Hoy (por este miércoles) se cumplen 50 años, es su aniversario de oro”, dice haciendo el símil. “Y este es un homenaje a todo el esfuerzo que hicieron durante su trayectoria proifesional y que algunas siguen dando, porque la enfermería no acaba cuando uno se jubila. Enfermeros y enfermeras somos siempre y las 24 horas del día, hasta después de la jubilación”.

Las palabras de cariño y homenaje han hilado el acto en el que las 17 enfermeras presentes de aquella primera promoción han sido las protagonistas, en el Salón de Mudéjar del Rectorado de la Universidad de Córdoba. Las autoridades han reconocido su esfuerzo y su labor, en un acto en el que las primeras ATS han recibido un diploma y la Medalla del Colegio Oficial de Enfermería.

Un reconocimiento que también la sociedad en su conjunto hace hoy en día a los profesionales de la enfermería, más si cabe tras su labor con el Covid19. “Con la pandemia, evidentemente, la población reconoció la labor que está haciendo la enfermería. Somos unos profesionales muy queridos”, reconoce con orgullo Castillo, que recuerda que los cordobeses dieron un 9,5 de nota sobre 10 a las enfermeras y enfermeros en una reciente encuesta realizada por el Colegio Oficial. “Ahí se notó el aprecio que se nos sigue teniendo. Creo que la población cordobesa nos tiene en muy gran estima”.

Etiquetas
stats