La inflación se come 140 euros al mes de media en los salarios de los cordobeses

Una cordobesa reposta en una gasolinera

La inflación en la provincia de Córdoba es una de las más altas de España precisamente en una de las zonas con los salarios más bajos de todo el país. Esto está provocando un fenómeno masivo del que es imposible escapar: mes a mes, miles de trabajadores ven como su salario cada vez les cunde menos.

Según los datos del mes de junio, en la provincia la inflación se fue a un 11,2% de media. Es decir, los precios han crecido en Córdoba más que en el resto de Andalucía (10,5% de inflación) o España (10,2%). Esto provoca que la capacidad adquisitiva se reduzca de la misma manera si no se producen incrementos salariales, algo que no está ocurriendo en el corto plazo. Los trabajadores bajo convenio laboral en muchos casos verán incrementos salariales ya en 2023, si han conseguido negociar con sus empresas. Y todos esos convenios se están negociando en cifras que siempre están siendo inferiores al Índice de Precios al Consumo (IPC). Es decir, aunque cobren más, los trabajadores cordobeses serán más pobres.

De media, según datos de 2021, los trabajadores y autónomos cordobeses cobran un salario anual de 14.889 euros. Eso son 1.240 euros al mes. La inflación se está comiendo prácticamente 140 euros todos los meses. Es decir, con el mismo salario, un trabajador tiene que gastarse 140 euros más cada mes si quiere mantener su nivel de vida. Eso provoca que en términos relativos, miles de trabajadores se estén convirtiendo técnicamente en mileuristas y en que el salario no les llegue a final de mes.

Lo mismo está ocurriendo con los pensionistas cordobeses, que ven mermada su capacidad adquisitiva. Eso sí, no es el caso de las pensiones mínimas. El Gobierno aprobó un incremento del 15% para el 2022. En el caso de Córdoba, esos pensionistas están teniendo un levísimo margen de mejora. De los 60 euros al mes más que están cobrando los jubilados con pensiones mínimas, la inflación se ha comido ya prácticamente 45 euros. En la práctica, estos pensionistas que ya eran pobres tienen ahora un margen de apenas 15 euros más al mes de lo que disponían antes del estallido de la inflación.

En abril, UGT ya advirtió del “insoportable encarecimiento de los precios, que está mermando la capacidad adquisitiva de las familias y provocando el aumento del número de trabajadores pobres”. El sindicato señalaba que había constatado la existencia de miles de cordobeses “que tienen un trabajo, pero que tienen serias dificultades para llegar a final de mes, pagar suministros o afrontar un mínimo gasto imprevisto”. La situación se sigue agravando.

Este miércoles, el sindicato CCOO reclamaba una subida salarial “justa y suficiente” por la vía de la negociación colectiva para “evitar la conflectividad en la calle”, en palabras de su secretaria general, Marina Borrego. “El 11,2% de inflación se sitúa lejos de las subidas salariales que se vienen aplicando hasta el momento, lo que supone una progresiva pérdida de poder adquisitivo”, dijo Borrego quien puntualizó que “además, hay que tener en cuenta que los bienes y servicios que han experimentado un mayor incremento son los más básicos, lo que agrava la situación de muchas personas trabajadoras que, aunque están trabajando, no llegan a fin de mes ni pueden hacer frente a imprevistos”.

En este sentido, la responsable sindical indicó que en junio “solo han bajado los precios del vestido y el calzado, por las rebajas, y de las comunicaciones, todo lo demás sube, suben los alimentos y bebidas no alcohólicas un 1,9, acumulando en un año una subida del 15,3%, sube la vivienda, la electricidad, el agua y el gas un 3,7%, casi un 19% en un año, sube el transporte un 5,1%, y acumula ya una subida anual del 20,2%... pero los sueldos no suben apenas”.

Para la secretaria General de CCOO de Córdoba, detrás de estás subidas “hay mucha ambición de las empresas por mantener sus márgenes de beneficios y por recuperar, con la excusa de la guerra en Ucrania, lo perdido durante lo peor de la pandemia. De hecho, un estudio realizado por CCOO calcula que el 83,4% de la subida de precios en el primer trimestre de este año se debió al aumento de beneficios empresariales mientras que los salarios fueron responsables de la inflación en un 13,7%”.

En Córdoba, el único convenio laboral que se ha revisado con un incremento salarial notable ha sido el de Peninsular del Latón. En total, el aumento pactado por los sindicatos es superior al 7%. Algo más del 4% se cobrará ya en 2022 y el resto en 2023. A pesar de ser un enorme incremento, se queda a cuatro puntos de la tasa de inflación actual. Es decir, aunque cobren más, estos trabajadores, los únicos que han logrado una subida salarial tan importante, van a ser más pobres y van a perder poder adquisitivo.

Etiquetas
stats