Experta señala las revisiones ginecológicas como "cruciales" para el diagnóstico precoz del cáncer de ovario

La jefa de servicio de Oncología Médica del Hospital Quirónsalud Córdoba, María Jesús Rubio.

Las revisiones ginecológicas son "cruciales" para aumentar el diagnóstico precoz del cáncer de ovario, según ha indicado la jefa del servicio de Oncología Médica del Hospital Quirónsalud Córdoba, María Jesús Rubio, que ha añadido que "hasta un 70% de los casos se diagnostican en etapa avanzada", por lo que ha insistido en la importancia de acudir a los controles rutinarios.

Según ha indicado la institución hospitalaria en una nota, Rubio ha señalado que cada año se diagnostican en España unos 3.500 casos de esta enfermedad, el 5,1 por ciento de los cánceres entre las mujeres, por detrás de los de mama, colorrectal y útero, afecta a una de cada 70 mujeres y es más habitual entre los 45 y 75 años. El cáncer de ovario, cuyo día mundial se celebra mañana, es el quinto tumor más frecuente en mujeres, el cáncer ginecológico con mayor mortalidad.

En estadios iniciales no suele producir ningún síntoma y el diagnóstico suele ser un hallazgo casual en una revisión ginecológica. En fases avanzadas de la enfermedad, la sintomatología es inespecífica, con dolor y distensión abdominal y digestiones pesadas. Los síntomas que nos pueden hacer sospechar son la presencia de ascitis, masa en el abdomen, sensación de llenado gástrico rápido o la existencia de una masa abdominal palpable.

La doctora ha querido destacar que "la creencia de que si una madre ha padecido cáncer de ovario, sus hijas lo van a heredar no es correcta", ya que, "si bien tener un familiar directo con esta enfermedad es un importante factor de riesgo, esto solo se produce entre el diez y el 15 por ciento de los casos."

En este sentido, ha explicado que ser un familiar portador de mutación "no significa que se vaya a desarrollar la enfermedad, sino que existe un mayor riesgo, por lo que la portadora sana tendrá que tener controles especiales y habrá que ir tomando decisiones a lo largo de la vida para reducir el riesgo de desarrollar este tumor".

La especialista ha llamado también la atención en la creencia de que al diagnosticarse un cáncer de ovario en situación avanzada no existe tratamiento curativo, y esto no es del todo así. La realidad es que aunque la esperanza de vida es menor cuanto más avanzada está la enfermedad, sin embargo el 70 por ciento de pacientes se diagnostican en etapa avanzada y se tratan.

La combinación de la cirugía con enfermedad residual 0 (no enfermedad macroscópica visible) seguida de quimioterapia complementaria con antiangiogénicos --agentes reductores de la formación de nuevos vasos sanguíneos en el tumor, impidiendo su crecimiento-- y posteriormente terapia de mantenimiento, ha supuesto un aumento de la supervivencia libre de enfermedad en pacientes con enfermedad avanzada y alto riesgo de recaída.

La llegada de nuevas dianas terapéuticas como son los inhibidores de la PARP (enzima que repara el daño de las células y que se inhibe para que no repare las células cancerosas y éstas mueran) y su importante impacto en la supervivencia, está cambiando el pronóstico de las mujeres con esta enfermedad, por lo que hoy día es necesario conocer el estatus BRCA de estas mujeres en el momento del diagnóstico, esto es, saber si las pacientes padecen un cáncer hereditario o esporádico.

Además, la combinación de estas nuevas dianas con inmunoterapia nos da una esperanza de convertir esta enfermedad en fase avanzada en una enfermedad curable.

Etiquetas
Publicado el
8 de mayo de 2021 - 04:09 h