Crece un 20% el número de personas que vive en la calle en Córdoba en el último año

Cruz Roja reparte comida a personas sin hogar

Un total de 369 personas vive en las calles de la ciudad de Córdoba, un 20% más que en 2021, según los datos aportados este martes por el director de la Casa de Acogida Madre Redentor de Cáritas, José Luis Rodríguez, junto a la teniente de alcalde delegada de Servicios Sociales del Ayuntamiento, Eva Contador (PP).

Los datos los han facilitado en una rueda de prensa con los representantes de la Red Cohabita, ante la celebración del Día de las personas sin hogar, y tras una marcha silenciosa hasta el Consistorio. Este miércoles se celebra la VI Jornada de Buenas Prácticas en intervención con personas sin hogar, bajo la temática del 'Derecho a una vivienda digna'.

Según ha expuesto la edil, “éste es un fenómeno que alcanza a todo el mundo, a todas las ciudades, y cada vez más la población de las personas sin hogar, sin techo, llega a cualquiera”.

Si bien, ha manifestado que “lo importante es mirar esta perspectiva individualmente, porque cada persona tiene unas circunstancias personales distintas y así hay que tratarlos también”, de ahí que “sea importante que desde el 2015 el Consistorio empezó la andadura con la Red Cohabita, que ha sido fundamental para el buen funcionamiento dentro de la ciudad de la red de personas sin hogar”, ha valorado.

Además, “es importante que no sólo el Ayuntamiento, sino las entidades sociales que en Córdoba trabajan por y para las personas sin hogar, estemos caminando juntas intentando buscar siempre mejorar y acudir a atender al máximo número de personas”, ha dicho Contador.

Al respecto, se cuenta con distintos recursos que aportan, además del Consistorio, Adeat, Cáritas, Cruz Roja, Fundación Don Bosco, Hogar Sí, Prolibertas, API, Red Eapn y Proyecto Hombre, si bien la edil ha defendido que “hay que seguir mejorando y buscando nuevos recursos para que nadie se quede fuera”.

También, la edil ha aseverado que “las ayudas a la vivienda en los últimos años han subido un 300%, desde 500.000 euros en 2018 a dos millones este año”, entre otras ayudas que ha citado, subrayando que “hay que seguir trabajando”.

Sube el número de jóvenes

En concreto, según los datos a principios de noviembre, existen 369 personas que “viven en una situación de 'sinhogarismo' más vulnerable y extrema”, de las que “169 personas han comunicado que se encuentran en una situación de calle, fuera de los servicios de alojamiento que se encuentran completos”, ha informado Rodríguez.

En este sentido, ha comentado que “a una situación de sin hogar llegan hoy más hombres que mujeres, concretamente el 82,2% de los encuestados, 304 personas son hombres, frente a un 17%, que son 65 mujeres”.

Sin embargo, ha puntualizado que “la situación de la mujer en la calle es de extrema vulnerabilidad y su deterioro es mucho más evidente”, a lo que ha agregado que “se detecta que la mayor parte de los encuestados se encuentra en una franja de edad media de los 30 a los 65 años, que supone el 71%, siendo mayor la franja de los 46 a los 64 años, con un 40%, edad en la que existen mayores dificultades para la empleabilidad y el acceso a la vivienda, sin nómina y avales”.

Igualmente, ha destacado “el aumento de jóvenes en situación de calle entre 18 y 29 años, que supone un 21%, que ha aumentado también en los últimos años y que muestra también la debilidad que tienen los jóvenes a encontrar un empleo estable y una vivienda acorde a sus ingresos que puedan mantener”. Y ha subrayado que “unas 16 personas mayores de 65 años se encuentra en una situación de sin hogarismo”.

Asimismo, ha detallado que “la mayoría de las personas que están en situación de sin hogar son nacionales, concretamente el 51%, con 191 personas, frente a un 39% de personas extracomunitarias y un 8%, unas 31 personas, de procedencia comunitaria”.

Por otra parte, Rodríguez ha comentado que “los sucesos vitales que desencadenan que una persona llegue a una situación tan extrema de vulnerabilidad se deben a un encadenado de causa y que corresponden a cada persona de forma única”. “Aún así las migraciones, con el 30%; la falta de empleo, con casi un 23%, y los problemas familiares, con un 21%, son las más comunes”, ha dicho.

También, “se ha detectado que la mayoría de las personas encuestadas no tiene sensación de padecer enfermedad ni adiciones, un 40%, unas 174 personas, pero un 30% manifiesta sufrir algún tipo de adicción y el 12% padece alguna enfermedad de salud mental diagnosticada”.

Según ha expuesto, “la salud en personas en situaciones de sin hogar, en muchos casos, constituye un valor subjetivo, ya que es difícil que una persona pueda correctamente tratar una enfermedad física y/o mental estando en una situación de 'sinhogarismo', lo que puede provocar que se cronifique o que desencadene en patologías más graves”.

“En los últimos tres meses, las personas en situaciones de sin hogar acuden en mayor medida a recursos propios de la Red Cohabita, tales como la Casa de Acogida, comedor social y centro de día, destacándose que un porcentaje muy pequeño acude a servicios de empleo u otros servicios propios de la administración”, algo que “puede tener una explicación ante la dificultad que se plantea para su acceso ante la brecha digital”, ha mantenido.

En cualquier caso, ha aclarado que “hoy no existe un perfil concreto de persona sin hogar, porque cada persona es distinta, cada una tiene una historia de vida diferente, a pesar de tener puntos en común entre todos ellos, no existe un perfil tipo, porque muchas de las nuevas realidades de pobreza que llegan a situación de calle no pueden sobrevivir en una sociedad que cada vez cierra más las puertas a aquellos que no son productivos”.

Al hilo, ha citado a “personas con Ingreso Mínimo Vital, cobrando pensiones no contributivas, que no pueden acceder a una vivienda por los requisitos y por los elevados precios, además de un parque de viviendas sociales prácticamente inexistente y que tienen que acudir a comedores sociales y a por alimentos para sobrevivir; personas sin ningún tipo de ingreso, en búsqueda activa de empleo y sin oportunidades; trabas burocráticas para conseguir documentación; asilados; migrantes; personas con problemas de salud mental o física”.

“Hay personas que necesitan acompañamiento, porque no todas las personas tenemos las mismas capacidades y habilidades para enfrentarnos a los problemas que plantea la vida”, ha remarcado, agregando que “en mucha ocasiones la red se encuentra con dificultades y limitaciones que no dependen de las entidades, ni de las propias personas”.

Por eso, Rodríguez ha pedido “mayor apoyo de todas la entidades públicas y privadas, de todos los profesionales que intervienen en la vida de una persona, de los ciudadanos y los medios de comunicación para acabar con el 'sinhogarismo'”.

“Debería haber más agilidad en la respuesta a la ayuda social y económica; más facilidad en los trámites burocráticos, porque una situación de emergencia no puede esperar meses a una primera intervención”, entre otros aspectos que ha defendido, como “eliminar la barrera de acceso a los recursos”.

Respuesta al PSOE

Mientras, la edil ha explicado tras las críticas del PSOE que la mesa del 'sinhogarismo' “se creó en su momento porque desde el Gobierno central iban a mandar recursos para que a través de la Junta se pusieran en marcha unos protocolos y unos servicios que iban a llegar a cada provincia”.

Así, ha señalado que “ahora mismo la Junta está a punto de sacar estos recursos y lo importante es aunar los recursos que como administraciones tenemos para trabajar usando recursos para que sumen, no para que cada uno vayamos a nuestro aire”, a lo que ha añadido que “desde el Consistorio no se ha dejado de trabajar en las personas sin hogar”, de modo que “cuando lleguen los recursos de la Junta, se mirará de qué forma se ponen en marcha para que sumen a lo que ya hay”.

Etiquetas
stats