Los sindicatos piden más plantilla en la cárcel tras la última agresión

Prisión de Córdoba.
CSIF y CCOO reclaman medidas y muestran su condena después de las lesiones sufridas por uno de los trabajadores de la prisión provincial de Alcolea

Los sindicatos con representación entre la plantilla de funcionarios y trabajadores de la prisión provincial de Córdoba pidieron a través de comunicados de prensa un aumento de la plantilla después de la última agresión, en la que un funcionario resultó herido tras los puñetazos de un interno.

Así, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Córdoba denuncia que la “preocupante” falta de personal en la Prisión de Alcolea y “las elevadas tasas de hacinamiento en este centro, que incrementan los niveles de inseguridad de los trabajadores y el riesgo de sufrir agresiones por parte de los internos”.

En este sentido, CSIF Prisiones Córdoba, sindicato mayoritario en la Prisión de Alcolea y del Sector de Administración General del Estado (AGE) en Córdoba, muestra su absoluta repulsa a este nuevo capítulo de violencia y expresa su preocupación por la posibilidad de que se hubiera tratado de un accidente biológico, “que es el que se produce cuando hay contacto temporal o por vía aérea que pudiera derivar en un contagio infeccioso o transmisión de una enfermedad grave, como el SIDA, por ejemplo”. Por este motivo, CSIF solicita una reunión urgente del Comité de Seguridad y Salud Laboral para analizar este asunto.

El delegado de CSIF en la Prisión de Alcolea, César Torres, expresa la solidaridad de este sindicato con “el compañero afectado en el incidente de ayer. Deseamos que el funcionario agredido, cuya trayectoria es intachable y su profesionalidad está plenamente reconocida, se recupere pronto”, recalca Torres.

Por su parte, CCOO ha reclamado este lunes “más plantilla” para la prisión de Córdoba tras la agresión sufrida este domingo por un funcionario en el Centro Penitenciario de Alcolea, una agresión que en opinión del sindicato pone de relieve “la incapacidad y la indolencia con la que la secretaria General de Instituciones Penitenciaras contempla las agresiones al personal penitenciario”.

Según apunta CCOO, en el suceso “el preso reaccionó de forma violenta propinando varios fuertes puñetazos en la cara a uno de los funcionarios, uno de los cuales le produjo un corte bajo el ojo izquierdo”.

El sindicato ya había avisado del “aumento de la conflictividad” en el Centro Penitenciario de Córdoba, así como “una plantilla absolutamente insuficiente para acometer con garantías sus funciones legales y constitucionales”. De hecho, las agresiones en prisiones se han duplicado en el último año, “sin que se haya tomado ninguna medida”, advierte CCOO.

En este sentido, el sindicato defiende que “no va a caer en el sensacionalismo ni en el amarillismo de sucesos con este grave problema”, pero sí quiere “señalar alto y claro quiénes son los responsables del mismo”.

A su juicio, “las agresiones en prisiones no son inevitables ni están contempladas en la nómina del personal; se producen porque a los gestores en los centros, y a la cabeza de ellos, el secretario General de Instituciones Penitenciarias, no les preocupa este problema, que queda muy lejos de sus despachos”.

Etiquetas
stats