La sangría que no cesa en las oficinas bancarias: cierran el 32% en Córdoba en la última década

Imagen de archivo de una protesta ante el Banco Popular | TONI BLANCO

La sangría de cierres de oficinas bancarias en la última década ha dejado el número de sucursales en cifras de la década de los años 80 del pasado siglo. El número de oficinas que han cerrado en Córdoba a lo largo de la última década se ha reducido en un 32%, según los datos que ha publicado recientemente el Banco de España.

Si en 2008, en el inicio de la crisis, el número de oficinas bancarias era de 687 en la provincia cordobesa -en una cifra que había ido en aumento en las tres décadas anteriores-, ahora, al cierre de 2018, ese número ha bajado hasta las 465 oficinas, lo que ha significado el cierre de 222 sucursales, el 32,3%. Y, con ello, la pérdida de puestos de trabajo que ha conllevado.

Los efectos de la crisis económica y las compras, absorciones y fusiones de las entidades bancarias en los últimos años ha dejado el número de oficinas en número que no se veían desde los años 80. En Andalucía, se han cerrado en la última década 2.738 oficinas, al pasar de las 7.007 que había en 2008 a las 4.269 en 2018. Y en España, la tendencia ha sido similar: de las 45.707 que había hace una década, ahora solo se cuentan 26.011 oficinas bancarias. Han desaparecido el 43%, con una pérdida de empleo de más de 85.000 puestos de trabajo en todo el país, 12.000 de ellos en Andalucía.

Se ha dado así, desde 2008, un descenso imparable. En septiembre de ese año, la banca española sumaba el mayor número de oficinas de Europa y de su historia. Pero la crisis financiera frustró esa estrategia expansiva. La desaparición de decenas de entidades por la crisis financiera, la oleada de fusiones y adquisiciones, la digitalización del sector y la necesidad de reducir costes han provocado un ajuste radical de la red de sucursales que aún continúa. De media, la banca ha cerrado algo más de cinco oficinas al día desde hace diez años.

Datos en las provincias de Andalucía

En el entorno más próximo de Córdoba, en el resto de las provincias andaluzas, el cierre de oficinas bancarias ha sido, incluso mayor en muchas de ellas. En ese listado se sitúa en cabeza Almería, que ha visto cómo en la última década han cerrado casi la mitad de sus sucursales: 331, al pasar de 707 en 2008 a 376 ahora, un 46,8%.

Le sigue Málaga, con una reducción del 45,2% y 629 oficinas bancarias menos -de 1.393 ha pasado a 76-, Sevilla ha visto cerrar el 43,5% de sus sucursales, 658, al pasar de 1.514 a 856, y Cádiz ha echado el cierre al 42,1% de sus oficinas, 333, desde las 791 con las que contaba en 2008 hasta las 458 actuales.

Asimismo, Huelva se ha quedado con 168 oficinas menos -el 37,9% de las que tenía-, al pasar de 443 a 275 sucursales, Granada también ha echado el cierre a 231 oficinas -el 27,5%-, desde las 840 que tenía a las 609 actuales, y por último, Jaén, ha bajado de 632 oficinas a 466, perdiendo 166, el 26,3% de ellas.

Según publicó el Banco de España hace un año, 4.109 municipios, con el 2,7% de la población, carecían de oficinas bancarias al cierre de 2017, aunque las entidades argumentan que internet evita en gran parte la exclusión financiera.

Etiquetas
stats