Pronostican que las olas de calor en Córdoba durarán diez días más para el año 2050

Un termómetro de Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

El principal peligro meteorológico al que se enfrenta Andalucía en este siglo es a las olas de calor, que serán más frecuentes, largas e intensas y se superarán los 45ºC que se registran en la actualidad y, particularmente en Córdoba, la duración de las olas de calor en 2050 será de diez días más que a finales del siglo pasado. Son algunos de los pronósticos que ha realizado eltiempo.es en un mapa que plasma la ruta que seguirá el cambio climático en España.

Dicha publicación ha identificado los puntos que estarán más perjudicados, y pronostica, por ejemplo, en el caso de Madrid, temperaturas similares a las de Marrakech. La capital actualmente tiene unas máximas de 30ºC en verano pero en 2080 podrían superar los 35ºC. Estos valores tan altos podrán registrarse casi todos los días de verano, concretamente 79 días.

Además, el portal meteorológico espera también menos días de lluvia en Madrid y una menor cantidad de precipitaciones, combinado al mismo tiempo con una mayor duración de los periodos secos.

En el caso de Barcelona, la ciudad condal no está acostumbrada a que los termómetros rocen o superen los 35ºC y menos que en el futuro puede haber 16 días en los que se llegue a esta temperatura.

A finales de este siglo, el nivel medio podría estar situado entre 0,45-0,82 metros más alto que a finales del siglo XX. Esto provocaría que, en la segunda mitad de este siglo, más de 200 hectáreas de terreno de la costa de Vizcaya podría estar en riesgo de inundación. Así pues, el riesgo de inundación en la costa de Bilbao, entre 2050 y 2100, podría triplicar los extremos registrados en la actualidad.

El sureste de la Península tampoco se escaparía de los efectos del cambio climático. Concretamente Murcia estaría afectada por la aridez y la sequía. En estos momentos, la Región de Murcia tiene un alto o muy alto riesgo de desertificación, un tercio de la región es árida.

El aumento de la temperatura de 0,5ºC cada año y la reducción del cinco por ciento de las lluvias supondría que el 85 por ciento de la región estaría por debajo de los 10 litros por metro cuadrado de escorrentía total anual. Como resultado final de esta situación, en 2050, Murcia registraría un 40 por ciento menos de los recursos hídricos propios actuales.

Por último, los archipiélagos del territorio español también estarán entre las áreas más perjudicadas. En primer lugar, Baleares está en el punto de mira de la actividad tormentosa, por lo que se prevé una mayor frecuencia de DANAs, debido a una mayor ondulación de la corriente en chorro. El Mediterráneo está cada vez más cálido y su temperatura puede alimentar sistemas tormentosos que pueden ganar una intensidad torrencial.

En cuanto a Canarias, el estudio meteorológico pronostica que podrá tener una mayor impacto de por las calimas. De hecho, a principios de 2020, el archipiélago registró el peor episodio de calima que se recuerda. Las entradas de calima o polvo en suspensión procedentes del Sáhara podrían ser más habituales. Además, estarían acompañados de altas temperaturas pero ese aumento no sería tan acusado como en otras zonas de España.

Etiquetas
stats