El PP insiste en que la responsabilidad de la pista de Los Villares es de la Junta

.
Rosario Alarcón dice que tanto el Ayuntamiento como el Gobierno “han sabido estar a la altura” y que trabajan para hallar una solución

La portavoz adjunta del grupo Popular en el Parlamento de Andalucía, Rosario Alarcón, ha señalado que “el papel de la Junta es fundamental para resolver el futuro de la pista de aterrizaje de Los Villares”, ya que “en vez de buscar la colaboración no puede responsabilizar de este problema a otras administraciones cuando conoce desde 2006 cuál es su situación”, según ha informado el PP a través de una nota de prensa.

Alarcón recordó que Aviación Civil elaboró hace siete años una normativa para la adecuación de las pistas de los aeródromos privados, como el de Los Villares. Esta regulación “sacó a la luz las deficiencias de esta instalación, como su escasa longitud, su ancho insuficiente o su pendiente pronunciada”. Estas circunstancias objetivas fueron reconocidas por el delegado de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Francisco Zurera, quien asumió que “mucho nos tememos que no puede ampliarse”. La administración andaluza, que es la responsable de esta pista que sirve de base a los dispositivos para la lucha contra los incendios forestales, “no tomó en su momento ninguna medida para solucionar este problema, o para buscarle una alternativa, y ahora culpa directamente de la situación a otras administraciones que, curiosamente, están gobernadas por el PP”. Sobre este aspecto, ha añadido que la Junta llegó a elaborar un proyecto de actuación, de seis millones de euros, “que no se ejecutó”.

La portavoz adjunta en el Parlamento ha explicado que “tanto la Subdelegación del Gobierno con el Ayuntamiento de Córdoba han sabido estar a la altura y en vez de entrar en una confrontación han actuado con responsabilidad en favor de la protección del medio ambiente y de los vecinos que reclaman la plena actividad de esta pista de aterrizaje”. Sobre este aspecto, Alarcón ha recordado que “desde la Subdelegación trabaja para garantizar la seguridad de los vecinos y del medio ambiente y de los equipos humanos de extinción de incendios en la Sierra cordobesa y que el Ayuntamiento mediará para buscar una solución”.

Alarcón ha destacado que los trabajos que debieron realizarse en 2006 para adaptar el recinto a la nueva normativa eran ampliar la longitud de la pista de 700 a 1.000 metros, así como su ancho de 25 a 60 metros. Además, la pendiente del 7% había que reducirla al 2% para “garantizar tanto el aterrizaje como el despegue de las avionetas”.

Etiquetas
stats