'Navega con Álvaro': la idea de un cordobés para convertir el mar en la ilusión de niños enfermos

Una de las salidas al mar del proyecto 'Navega con Álvaro'.

Álvaro tenía 24 años cuando le diagnosticaron leucemia. Nacido en Córdoba y de familia también cordobesa, aunque entonces residían fuera, quiso tratarse de su enfermedad en el hospital Reina Sofía. La planta de Hematología del centro cordobés se convirtió en protagonista de los largos ingresos del joven y fue en ese periodo cuando a su padre, Fernando Jiménez-Castellanos -amante del mar y patrón de embarcaciones-, se le ocurrió la idea de ofrecer su velero para que niños y jóvenes con enfermedades oncológicas y crónicas graves salieran a navegar.

Un tiempo después, la muerte de su hijo en noviembre del año pasado sirvió para que Fernando tomara la determinación de hacer su idea realidad y continuar una singladura, ahora en el mar, por la ilusión y el bienestar de niños y jóvenes enfermos. Y así surgió Navega con Álvaro -cuenta a Cordópolis- nombre de esta iniciativa solidaria que aprovechó el barco que la familia tiene en Punta Umbría (Huelva) y que este verano ya ha salido al Atlántico para hacer de la brisa marina una terapia de ilusión para los más pequeños.

"Este deseo se me ha hecho realidad", "Me ha encantado la experiencia, ha sido superchula y repetiría toda mi vida", "Quiero volver otro día", "Deseo volver otra vez. Y voy a volver". Son algunos de los mensajes que, después de la experiencia vivida, ha recibido y conserva Fernando de los más pequeños, olvidándose de su enfermedad y aún con la sonrisa por haber navegado gracias a su proyecto.

Hasta ahora, han sido una veintena de niños y jóvenes enfermos, con algún tipo de cáncer o enfermedad crónica grave, de entre 4 y 18 años, los que han navegado este verano en la iniciativa que impulsó la fuerza de Álvaro. "Hemos hecho ya cuatro salidas y en septiembre también lo haremos", explica Fernando sobre unas jornadas de navegación que se extienden entre las 11:00 y las 18:00 y donde muchos de los chicos tienen su primer contacto con el mar.

"Que lo pasen bien y se evadan"

"Acaban impresionados, por bañarse en el mar desde el barco, en alta mar como dicen ellos, o por ayudar a izar las velas o dejarlos llevar el barco. Lo que pretendemos es que lo pasen bien y se evadan" de la rutina de su enfermedad, afirma.

Esta iniciativa particular y altruista, cuenta ya con un total de cuatro barcos que se han sumado al proyecto. Mantiene contacto, a través de profesionales sanitarios interesados que han conocido la idea, con los hospitales Juan Ramón Jiménez de Huelva y el Virgen del Rocío de Sevilla, ciudades de donde han llegado los niños y jóvenes que en este verano han participado en Navega con Álvaro.

En la mente de Fernando está el reto de que también puedan acudir niños desde Córdoba y espera contactar para ello con el hospital Reina Sofía, donde tanto tiempo pasó con su hijo. La distancia de la capital cordobesa hasta Punta Umbría hace algo más complicado que los chicos participen en una jornada de navegación y vuelvan a su ciudad, como sí pueden hacer desde Sevilla o Huelva, pero Fernando espera encontrar la ayuda necesaria para que, pronto, niños de Córdoba puedan pasar allí un par de días y experimentar también la ilusión de salir a navegar, lejos del hospital.

Etiquetas
stats