IU y Podemos denuncian la falta de ordenanzas en los Servicios Sociales Comunitarios

Concejalas de Podemos e IU ante un centro de servicios comunitarios.

Los grupos municipales de IU y Podemos Córdoba visitaron en la mañana del viernes diversos centros sociales para constatar lo que "sospechaban" y que es la falta de ordenanzas para la atención primera de los usuarios y usuarias que acuden a esos espacios para cubrir una necesidad de emergencia social.

Según informan en una nota conjunta, "al menos se ha podido comprobar que no hay ordenanzas para atender al público en los centros de Levante, Sur y Centro", por lo que, en palabras de la edil de IU Amparo Pernichi, "la gente llega a dichos centros con una emergencia social, como un corte de luz o que no tienen para comer, y se encuentran con las puertas cerradas, algo que no nos podemos permitir”.

Señalan que, si eso es ya de por sí grave, la situación se agrava aún más por el hecho de que también hay una falta de personal técnico y aun así son los propios técnicos quienes en muchas ocasiones tienen que cargar sobre sus espaldas esa atención inicial, y, además, haciendo uso de un tiempo que lo tienen que dedicar prioritariamente a tratar de resolver los problemas que les plantean los usuarios y usuarias del servicio.

Hay que tener en cuenta, en opinión de IU, que los y las ordenanzas funcionan como orientadores y como un primer filtro tranquilizador de profesionales que reciben, guían y aportan esas importantes soluciones primeras a personas que no tiene por qué conocer ni el centro social ni su funcionamiento interno ni si está o no en ese momento el o la técnico con quien tiene que tratar.

La vuelta a una cada vez mayor normalidad que aporta la situación de alerta cero en la capital "ha desvelado que durante el año y pico de pandemia el Ayuntamiento no ha sido previsor ni ha trabajado para una vuelta a la normalidad sobre la situación de unos centros cuyos problemas han estado ocultos por la Covid", en opinión de Pernichi, quien ha señalado que ahora ya no hay excusa, porque "han tenido todo este plazo de tiempo para trabajar la situación y no han hecho absolutamente nada, es decir que ni han estudiado una segunda actividad de la gente que podría estar cubriendo esos puestos ni han trabajado en una contratación especial para cubrirlos; nada de nada ante una situación que se nos antoja dramática".

De igual modo, la portavoz de Podemos Córdoba, Cristina Pedrajas, ha calificado de "impresentable" la "persistente" falta de personal en estos centros que han de mantenerse cerrados para personas que llegan con problemas variados y algunos de extrema urgencia, como es el caso de suministros en pocas horas.

Pedrajas, de hecho, ha comparado esta situación con lo que está ocurriendo a nivel de centros de educación Infantil y Primaria, donde la falta de porteros/ordenanzas se está supliendo por el cogobierno municipal por personal de seguridad. "Aunque Bernardo Jordano siga sosteniendo que con esas funciones es suficiente, de todos es sabido que las labores que realizan los porteros, en colaboración con los equipos docentes, va mucho más allá y es absolutamente necesaria, especialmente en los colegios situados en zonas con mayor problema de exclusión social".

De este modo, desde Podemos Córdoba se ha reclamado que todos los usuarios y usuarias de todos los centros sociales de Córdoba "tienen los mismos derechos a estar dotados de todo el personal necesario" a fin de contar "exactamente con el mismo derecho de atención a la ciudadanía", pero más si cabe en determinadas zonas de la ciudad, como es el Distrito Sur, donde "hemos constatado la desesperación de muchas personas al no tener una puerta abierta para solicitar atención y tener que llamar a un teléfono, donde con suerte alguna vez te contestan, o hacerlo a través de una web, vía imposible para muchas personas con poca alfabetización digital, porque este problema se acentúa por la gran brecha digital en muchas zonas de la ciudad".

Para Podemos el problema no se centra sólo en la falta de ordenanzas, que ni se sustituyen en sus bajas por enfermedad, sino que, en el caso del Distrito Sur, además, únicamente tienen cuatro trabajadoras fijas, dos de ellas interinas, mientras que el resto vienen de los programas de Intervención en Zonas Desfavorecidas (ERACIS) que en agosto de este año terminan sus contratos.

A eso se le une la falta de dependencias adecuadas, que en el caso del Centro Social Sur se comparte el servicio de la calle Motril con otro local en la Avenida de Granada sin ventanas y compartimentos sin aislamiento acústico, que provoca "una absoluta falta de intimidad en temas muy delicados, por lo que los trabajadores y las trabajadoras viven situaciones de estrés, mientras los usuarios y usuarias se "desesperan por una falta de atención que no entienden, y que en muchas ocasiones achacan a estas trabajadoras, provocando situaciones muy desagradables que tienen que soportar con la mejor cara".

Etiquetas
Publicado el
3 de octubre de 2021 - 04:45 h
stats