Imputan al exdelegado de Empleo por una ayuda a Graficromo

Antonio Fernánez, en una imagen de archivo | MADERO CUBERO
La Guardia Civil concluye un atestado sobre las ayudas tramitadas en esta empresa y en Taller de Libros, presidida por el exministro Manuel Pimentel

Agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil han culminado un atestado en el que ha imputado un nuevo delito al exdelegado de Empleo Antonio Fernández por un presunto tráfico de influencias cometido cuando firmó ayudas para la empresa Graficromo y Taller de Libros, de las que era presidente el exministro de Trabajo con Aznar Manuel Pimentel. El atestado, avanzado anoche por la agencia Europa Press, ya ha sido remitido al Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, donde hay dos juezas, una de ellas Mercedes Alaya, para que lo incorpore a la causa sobre los cursos de formación que está instruyendo. Fernández ya fue detenido en primavera por este caso.

Ahora, y según consta en el atestado, avanzado por la agencia y al que ha tenido acceso este periódico, Fernández es imputado por un presunto delito de tráfico de influencias cometido por las ayudas concedidas a estas dos firmas. Así, en su atestado, los agentes del instituto armado relatan cómo se constituyó en 1996 Graficromo y como en 2006 se firmó un expediente de extinción de empleo a sus más de 20 empleados. De forma paralela, se creó Taller de Libros, que recibió parte de la masa social de la anterior. Así, y según el atestado, “las condiciones” para favorecer un traspaso de empleados entre ambas empresas, dirigidas en su momento por Pimentel, “se fueron eliminando mediante las gestiones de los representantes de CCOO con el grupo empresarial y el comité de empresa de Graficromo; del comité de empresa de Graficromo con los trabajadores afectados --los diez que constituían la asociación de prejubilados--, y de ambos juntos a través del delegado de Empleo de Córdoba”.

“Este último constituyó la solución definitiva, la económica, para que todas las partes, Graficromo, Taller de Libros y los trabajadores que quedaban excluidos en la nueva empresa, quedasen acordes en el expediente de regulación y la subrogación de la nueva empresa”, asegura en su atestado la Guardia Civil. “Todas las partes salían beneficiadas, Graficromo no tuvo que prejubilar a ningún trabajador, tan sólo se realizaron expedientes de finalización de contratos con unas indemnizaciones pactadas con los trabajadores”, aseguran. Así, señalan que el delegado de Empleo tramitó cuatro ayudas laborales por importe de 634.526,90 euros.

“Durante la irregular tramitación de estas ayudas interviene de forma activa y vehicular, en la consecución de las ayudas para la asociación de prejubilados de Graficromo y posteriormente para la ayuda a Taller de Libros, el delegado provincial de Empleo en Córdoba Antonio Fernández ante los directores de Trabajo Francisco Javier Guerrero y Juan Márquez”, llegan a afirmar los guardias civiles.

Durante la investigación, y a finales de junio, Manuel Pimentel ha declarado como testigo ante la Guardia Civil, que no le imputa delito alguno y que llega a afirmar que tuvo un “papel inconcreto” en la tramitación de estas ayudas.

Etiquetas
stats